De la MLB a la disciplina escolar, es hora de reconsiderar las causas de las disparidades raciales

La existencia de disparidades raciales, ya sea en la Liga Mayor de Béisbol (MLB, por su sigla en inglés) o en la disciplina escolar, no es una prueba automática de discriminación.

“¿Dónde están los jugadores afroamericanos de la MLB?”, Se lee en el titular de una reciente columna deportiva de USA Today de Bob Nightengale.

Es una pregunta interesante. En 1981, el 18.7 por ciento de los jugadores de las grandes ligas eran afroamericanos, según la Society for American Baseball Research. Esa cifra cayó a menos del 10 por ciento para el 2005. En 2016, solo el 6.7 por ciento de los jugadores de la liga mayor eran afroamericanos.

Nightengale no fue el primero en hacer esta observación. En 2014, The New York Times escribió un artículo titulado: “El informe de la MLB destaca el gran número de jugadores afroamericanos”.

La implicación inevitable en ambas partes es que la discriminación racial, ya sea abierta o no intencional, es la culpa.

Observe con qué frecuencia esta suposición se abre camino en las noticias e incluso en la política del gobierno.

La ciudad de Nueva York cuenta con un grupo de escuelas públicas selectivas en las que los estudiantes obtienen admisión basándose únicamente en su desempeño en una prueba de aptitud. Stuyvesant High School es la más elitista de estos campus. Aceptó a 952 estudiantes. Solo siete eran afroamericanos. En general, los estudiantes de color e hispanos, recibieron solo el 10.5 por ciento de todas las ofertas de admisión a las escuelas seleccionadas. Sin embargo, casi el 66 por ciento de los estudiantes del distrito son afroamericanos e hispanos.

En la superficie, parece evidencia de racismo laboral.

En 2014, esta línea de pensamiento llevó a la administración de Obama a amenazar a los distritos escolares por sus políticas de disciplina. Por ejemplo, en muchos distritos, los hombres afroamericanos son más propensos a recibir suspensiones o expulsiones que otros estudiantes. Este “impacto dispar” fue evidencia, según la Casa Blanca de Obama, de que la política disciplinaria de una escuela tenía una orientación racial.

Pero hay más en cada una de estas historias.

El porcentaje de jugadores de béisbol blancos disminuyó constantemente después de que Jackie Robinson rompiera la barrera del color en 1947. Cuando la cantidad de jugadores afroamericanos de la MLB alcanzó su punto máximo en 1981, el 70.1 por ciento de los jugadores eran blancos. En 2016, el número de jugadores blancos había caído a 63.7 por ciento.

¿Cómo es eso posible? Porque la cantidad de jugadores latinos se ha disparado. En 1981, el 11.1 por ciento de los jugadores eran latinos. En 2016, fue del 27.4 por ciento.

Se puede ver algo similar en las selectas escuelas secundarias de Nueva York. Los estudiantes afroamericanos e hispanos representan solo el 4 por ciento de los estudiantes en Stuyvesant. Pero solo el 19 por ciento de los estudiantes son blancos. Eso es porque un asombroso 74 por ciento de los estudiantes son asiáticos.

La evidencia muestra algo similar en la disciplina escolar. El liberal Brookings Institute informa: “Los jóvenes de 12 a 17 años que provienen de familias monoparentales tienen al menos el doble de probabilidades de ser suspendidos que los niños de familias biparentales”. En 2017, el 65 por ciento de los niños afroamericanos vivía en familias de padres solteros. Ese número fue del 24 por ciento entre las familias blancas, según la Fundación Annie E. Casey.

Con solo esa información, esperaría ver diferencias entre los grupos raciales en lo que respecta a la disciplina escolar, pero no por el racismo.

La existencia de una disparidad racial no siempre es atribuible a la discriminación.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like