46°F
weather icon Clear

¿Debemos ayudar a los hijos con las tareas escolares?

¿Se debe o no ayudar a los niños y niñas con sus deberes escolares? La respuesta es sí y no. La práctica imperante de enviarlos con la mochila cargada de lecturas, proyectos y actividades para hacer y resolver en la casa, permea casi al mundo entero.

En cuanto a lo académico, a los padres nos preocupa dejarlos a la deriva, con los retos que no pueden (o no quieren) descifrar. De ahí que nos sentamos con ellas a la mesa, a veces a guiarlos, a veces a hacerles tareas, y también, siendo sinceros, a confundirlos.

Los que han estudiado el tema han encontrado que, cuando se trata de niños de primaria, la colaboración del adulto es beneficiosa, siempre y cuando no tomemos el lápiz y el papel para ofrecer las respuestas; sino que se le permitas a los pequeños averiguar las soluciones por sí solos. En este caso, se aconseja emplear técnicas que faciliten la comprensión y/o refresquen la memoria. Por ejemplo, hacer preguntas, relacionar una cosa con otra, repasar el material aprendido, entre otros métodos.

Cuando se trata de estudiantes de intermedia y preparatoria, se ha encontrado que muchas veces la ayuda de los familiares es una piedra de tropiezo. Esto se debe a varias razones. Una es la posibilidad de que a los padres se les haya olvidado el contenido: la mamá o el papá no recuerdan o recuerdan mal la materia en cuestión. En consecuencia, la imparten incorrectamente, perjudicando la comprensión que el estudiante hubiera podido tener sobre el tema.

Asimismo, la evidencia sugiere que, en los grados escolares más avanzados, la asistencia constante de un adulto inhibe la capacidad de trabajar y pensar de forma independiente. Algo que, sin lugar a dudas, va a necesitar en el transcurso de su vida universitaria.

En lo relativo a lo emocional, la colaboración de los padres es saludable, especialmente durante los años elementales, en la medida en que el adulto no proyecte sus ambiciones, sueños y metas en las niñas y niños.

Por eso, es de capital importancia no pretender esperar de ellos lo que nosotros no conseguimos. Porque, como dijo Khalil Gibrán: “Tus hijos no son tus hijos. Son hijos e hijas de la vida deseosa de sí misma. No vienen de ti, sino a través de ti y aunque estén contigo no te pertenecen… Puedes darles tu amor, pero no tus pensamientos, pues ellos tienen sus propios pensamientos… Puedes hospedar sus cuerpos, pero no sus almas, porque ellas viven en la casa del mañana, que no puedes visitar ni siquiera en sueños…”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Futuras noticias: los demócratas lamentan haber eliminado al filibustero

WASHINGTON, D.C., 14 de mayo de 2026.- Los demócratas del Senado organizaron una huelga el jueves 13, en protesta por un proyecto de ley de revisión electoral republicano que exige la identificación de votantes en todo el país, limita la votación anticipada a los días de semana y otorga a los estados la autoridad para aprobar reglas aún más restrictivas.

“No miren arriba”: una película para ver con nuestros hijos

Enferma, en plena Navidad, dediqué tiempo a Netflix. La película “No miren arriba” atrajo mi atención, sobre todo por sus actores: un Leonardo di Capio con 30 libras más, y mi preferida, Meryl Streep. No es común actualmente ver algo que te haga pensar, y que aporte a una sociedad que anda más loca cada día.

¿Es una bancarrota la mejor opción?

Muchos me preguntan si una bancarrota es la mejor opción para su situación financiera. La respuesta varía dependiendo de las circunstancias de la persona y su familia. No hay una cifra o cantidad exacta de deuda para que una bancarrota sea la solución a sus problemas financieros.

Ni “torpes” ni “estúpidos”: no pongas etiquetas a tus hijos

Yugle Rivas es una de nuestras psicólogas infantiles en el show dranancy.com. A mí, personalmente, me encanta. Escogimos este tema porque aún hay gente, y sobre todo padres, que opinan todo lo contrario. Siguen pensando que “la letra con sangre, entra”.

Diez libras de más estas Navidades: ¡quiero perderlas!

El organismo trabaja incesantemente 365 días al año para mantenernos sanos. Todos hacemos esfuerzos para controlar el exceso de peso con dietas, ejercicios, etcétera. Pero, entonces llegan las Navidades, periodo en el cual bajamos la guardia y dejamos que penetren el azúcar, los carbohidratos de mala calidad y la grasa animal. ¿El resultado? Entre seis y 15 libras de más.

Los Reyes Magos junto a Santa Claus

Buscando un cuento sobre Navidad, cayó en mis manos un libro del profesor Juan Bosch, uno de los cuentistas más famosos del mundo y expresidente de República Dominicana. Era precioso, lo devoré en un día; pero, ¿quién se atrevería a darle a Bosch un libreto sobre su cuento?