44°F
weather icon Clear

¿Dejará Biden a las “Little Sisters” libres para elegir?

WASHINGTON – Al presidente Joe Biden le gusta hablar sobre la unidad y su intención de superar el rencor partidista para curar las divisiones que llevaron a una turba enardecida pro-Trump a invadir el Capitolio el 6 de enero. Dado su historial de cerrar acuerdos con los republicanos, yo creo que quiere hacerlo y trabajar al otro lado del pasillo.

Pero un comportamiento cordial, amistoso y agradable, no puede ocultar la intolerancia y disposición de su partido a usar al gobierno como un club para vencer a los disidentes y someterlos. ¿Elección? Eso no es para “Las Hermanitas Católicas de los Pobres”, o al menos no fue el año pasado cuando Biden era el presunto candidato demócrata y la Corte Suprema falló a su favor.

Déjame retroceder y preparar la escena. “Las Hermanitas de los Pobres” es una organización de monjas católicas que quieren, como explica su declaración de misión, proporcionar a “los ancianos más necesitados de todas las razas y religiones un hogar donde serán recibidos como Cristo”.

Luego se encontraron con las regulaciones de la administración de Obama que requerían que la mayoría de los empleadores incluyeran en sus planes de atención médica para empleados métodos anticonceptivos gratuitos. “Las Hermanitas” se opusieron porque creen que “evitar deliberadamente la reproducción por medios médicos es inmoral”.

Uno pensaría que el gobierno federal tendría mejores cosas que hacer que meterse con las monjas que cuidan a los ancianos. De hecho, el Congreso no aprobó ninguna legislación con este mandato y Barack Obama nunca firmó una ley de ese tipo. Su Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, sin embargo, ordenó que los beneficios esenciales se incluyan en la mayoría de los planes de atención médica proporcionados por los empleadores, y luego burócratas sin nombre hicieron el resto.

En 2012, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Obama declaró que la anticoncepción era una atención preventiva esencial y, por lo tanto, estaba exenta de copagos. Así comenzó una serie de batallas legales en las que “Las Hermanitas” generalmente se impusieron contra la maquinaria federal porque no retrocedieron.

En julio, “Las Hermanitas” ganaron uno de los muchos casos contra el grupo por un margen de 7-2. Los jueces Elena Kagan y Stephen Breyer, quienes fueron designados por presidentes demócratas, estuvieron de acuerdo con la mayoría. ¿La respuesta de Biden? Encajaba con la respuesta de un candidato presidencial demócrata.

El ex-vicepresidente emitió un comunicado en el que dijo: “La atención médica es un derecho que no debe depender de la raza, el género, los ingresos o el código postal. Sin embargo, como resultado de la decisión de hoy, innumerables mujeres corren el riesgo de perder el acceso a una atención preventiva asequible”.

Nota: Las mujeres que trabajan para la organización benéfica no perderían el acceso a la atención médica. Todavía podrían ir a una clínica o ver a un médico para obtener anticonceptivos. Solo tendrían que pagar por ello. Tanto los empleados como los empleadores podrían elegir libremente.

Biden también nominó como su secretario de Salud y Servicios Humanos a Xavier Becerra, quien demandó a las monjas cuidadoras para obligarlas a obedecer el mandato de Obamacare.

En la rueda de prensa diaria, le pregunté a la secretaria de prensa Jen Psaki si Biden todavía planeaba ir tras las exenciones de objeciones religiosas y morales dado su objetivo declarado de unir al país.

Su respuesta: “No he hablado de ese tema en particular con él. Estoy feliz de volver contigo, pero no, no hay un cambio en su posición con respecto a lo que dijo a principios de este verano”.

No estoy de acuerdo con “Las Hermanitas de los Pobres”, pero un gobierno que trabajaría para hacer que estas monjas compasivas se rindieran es un gobierno que se preocupa más por la conformidad que por las personas. ¿Dónde está la tolerancia? No hay tolerancia para los cristianos conservadores.

Y si Biden sigue este camino, dividirá aún más a Estados Unidos.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Préstamos “Compre ahora, pague después” presentan riesgos para comunidad latina

“Compre ahora, pague después” (BNPL, por sus siglas en inglés) es un producto nuevo para financiar compras que es promocionado como una alternativa a los préstamos tradicionales. Sin embargo, a medida que ha ganado popularidad, hemos visto varios problemas que deben abordarse, como la falta de términos transparentes, el enfoque a consumidores con menos opciones de crédito, falta de supervisión regulatoria, y las complicadas políticas de devolución.

Futuras noticias: los demócratas lamentan haber eliminado al filibustero

WASHINGTON, D.C., 14 de mayo de 2026.- Los demócratas del Senado organizaron una huelga el jueves 13, en protesta por un proyecto de ley de revisión electoral republicano que exige la identificación de votantes en todo el país, limita la votación anticipada a los días de semana y otorga a los estados la autoridad para aprobar reglas aún más restrictivas.

“No miren arriba”: una película para ver con nuestros hijos

Enferma, en plena Navidad, dediqué tiempo a Netflix. La película “No miren arriba” atrajo mi atención, sobre todo por sus actores: un Leonardo di Capio con 30 libras más, y mi preferida, Meryl Streep. No es común actualmente ver algo que te haga pensar, y que aporte a una sociedad que anda más loca cada día.

¿Es una bancarrota la mejor opción?

Muchos me preguntan si una bancarrota es la mejor opción para su situación financiera. La respuesta varía dependiendo de las circunstancias de la persona y su familia. No hay una cifra o cantidad exacta de deuda para que una bancarrota sea la solución a sus problemas financieros.

Ni “torpes” ni “estúpidos”: no pongas etiquetas a tus hijos

Yugle Rivas es una de nuestras psicólogas infantiles en el show dranancy.com. A mí, personalmente, me encanta. Escogimos este tema porque aún hay gente, y sobre todo padres, que opinan todo lo contrario. Siguen pensando que “la letra con sangre, entra”.

Diez libras de más estas Navidades: ¡quiero perderlas!

El organismo trabaja incesantemente 365 días al año para mantenernos sanos. Todos hacemos esfuerzos para controlar el exceso de peso con dietas, ejercicios, etcétera. Pero, entonces llegan las Navidades, periodo en el cual bajamos la guardia y dejamos que penetren el azúcar, los carbohidratos de mala calidad y la grasa animal. ¿El resultado? Entre seis y 15 libras de más.