Despiden a conductor de limusina tras charlar con el propietario de los Raiders, Mark Davis

Como tantas otras personas de Las Vegas desde que se anunció que los Raiders de la NFL se mudarían aquí en 2020, un compañero llamado Dan Holmgren tuvo recientemente un encuentro casual con Mark Davis, el propietario accesible y amable del equipo.

Fue una gran emoción para el conductor de limusina que creció en el Área de la Bahía.

La breve conversación le costaría a Holmgren, de 53 años, su trabajo. Llevaba menos de un mes conduciendo para el Servicio Abraham Limo.

El 28 de enero, Holmgren estaba de servicio en el área de preparación en Caesars Palace, primero en la fila. Había estado inactivo casi cuatro horas, sin una tarifa. La culpa es de Uber y Lyft.

Fue alrededor de las 10:45 p.m., dijo, cuando a lo lejos notó un corte de cabello familiar cerca de la línea de taxi más allá de la entrada principal de Caesars.

Siendo un devoto seguidor de todo lo que es plateado y negro, y miembro de un consorcio que compró ocho licencias de asientos a $7 mil 500 cada uno para cuando se abra el Estadio de Las Vegas, Holmgren identificó de inmediato al hombre que estaba al lado de Mark Davis como el presidente de los Raiders, Marc Badain.

Holmgren relató que le dijo al iniciador, el hombre a cargo del servicio de limusina en la acera, que iba a saludar a Davis, si eso estaba bien. Necesitaba estirar las piernas, de todos modos.

“Le dije a Davis que era un fan de los Raiders”, continuó Holmgren. “Se rió y dijo ‘Yo también’”.

“No pudo haber sido más amable”

“Me dio la mano, hablamos sobre el estadio, le dije que fui al juego de los Raiders en 2011 en Houston, el día después de que su padre (el antiguo propietario de los Raiders, Al Davis) falleció”, comentó el conductor de la limusina. “Le conté todas las cosas que seguían siendo de un fan de los Raiders, ir a los juegos con mi padre, comprar los PSL, no pudo haber sido un tipo más amable”.

“Mientras hablaba con él, Marc Badain me dio un pin de los Raiders”.

Holmgren detalló que la conversación tomó menos de cinco minutos.

Mencionó que cinco minutos después recibió una llamada de despacho para traer el auto.

Fue despedido, afirma, por dejar su vehículo.

“En ninguna parte del manual para empleados dice algo así”, criticó Holmgren.

“La señora de nómina me dijo: ‘Fuiste despedido porque cuando tienes clientes, se supone que no debes interactuar con ellos excepto ‘sí señor, no señor ‘. Yo respondí: “Señora, no entiende lo que pasó, no eran mis clientes, no eran los clientes de Caesars, no solicité su negocio, estaban esperando que alguien se detuviera”.

Después de varios intentos de contactar al propietario del Servicio Abraham Limo, un empleado finalmente respondió que el Sr. Abraham estaba fuera de la ciudad y no estaba disponible. Después de ser presionada, la persona en la línea contestó que la compañía no tenía comentarios sobre el despido.

Un regalo de despedida encantador

Un portavoz de Presidential Limousine de Las Vegas manifestó que su política era que los conductores permanecieran a una distancia de 20 pies de sus vehículos en todo momento, que si un cliente buscaba contratar la limusina y el chofer estaba lejos del automóvil, podría parecer poco profesional. El portavoz también declaró que ser despedido por una ofensa por primera vez, como lo describió Holmgren, parecía severo.

Holmgren agregó que dejar el vehículo no fue discutido durante el entrenamiento. Había conducido para otra compañía de limusinas desde que se mudó aquí en 2006, informó, e hizo muchos contactos y amigos, incluido el ex entrenador de fútbol de la UNLV, Harvey Hyde, quien lo llama Dan The Limo Man.

Añadió que estaba molesto por haber perdido su trabajo, pero estaba encantado de haber conocido a Mark Davis.

“Le dije dónde estaban nuestros asientos en la Sección 143, Fila 38, tres filas desde la parte superior al nivel de la plaza donde van a construir la llama eterna para Al Davis”, apuntó Holmgren. “Dijo increíble, qué gran lugar para sentarse”.

Holmgren indicó que no pidió un autógrafo ni una autofoto porque “no quería exagerar”.

“Pero luego obtuve ese pin como prueba de que fue un buen encuentro”.

Y luego comenta que tuvo un resbalón.

Dan Holmgren cree que podrá encontrar otro trabajo y señaló que si lo despedían por violar la política de la empresa … bueno, al menos pudo conocer a Mark Davis.

Si bien hay dos lados en cada historia, lo único que agregaré es esto: es bueno que Jessica Tandy no haya hecho que Morgan Freeman se atenga a las políticas no escritas en las películas, o que a la señorita Daisy no la hubieran llevado a ninguna parte.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like