57°F
weather icon Clear

Dinero a partidos, oportunismo y trampa

La propuesta de Morena para bajar el financiamiento público a los partidos políticos, tal y como está planteada, es oportunismo que tiende a aniquilar económicamente a la oposición.

Es totalmente cierto que las prerrogativas establecidas en la reforma electoral de 1997 son exageradamente altas.

Sin embargo, Morena plantea ese recorte ahora que está en el gobierno, y su antecedente, el PRD, jamás rehusó recibir la millonada que les correspondía.

López Obrador era presidente nacional del PRD durante la peor crisis económica de los últimos 30 años, y no devolvió un solo peso de lo que el gobierno de Ernesto Zedillo decidió entregarle a los partidos políticos.

Se perdían los empleos, la gente se quedaba sin casa a causa de las altas tasas de interés, y la devaluación disparó una inflación bárbara provocada por el mal manejo de una crisis cambiaria.

¿Dónde estuvo la solidaridad del PRD para con los millones de afectados por esa mega crisis?

¿Alguna vez el líder nacional del PRD, Andrés Manuel López Obrador, acudió a la ventanilla del IFE a devolver parte de las prerrogativas que recibía su partido?

Jamás. Venga ese dinero, dijeron en aquel entonces y en los años siguientes, mientras estaban en la oposición.

Ahora al mismo personaje, pero sentado en la silla presidencial, el monto del subsidio a los partidos políticos le parece “corrupción” y que debe achicarse porque “no estamos en tiempos de derroche”.

¿Y cuando la economía se iba por la borda, las empresas quebraban y la población se quedaba sin ingresos, sí era “tiempo de derroches” y de recibir eso que ahora llaman corrupción?

Lo que se afina como propuesta es reducir en 50 por ciento el financiamiento a partidos, ahora que Morena va a recibir mil 800 millones de pesos este año.

Es decir, le quedarían 900 millones, que es el doble de lo que recibiría su más cercano competidor, el PAN.

Si en realidad a Morena y al presidente les parece “corrupción” recibir el dinero asignado en la ley, que renuncien de manera voluntaria a la mitad o más de las prerrogativas.

No lo hacen así porque lo que se busca es dejar muy estrechos los presupuestos de la oposición, mientras Morena recibe 900 millones y controla el gobierno federal.

Con 26 millones de personas recibiendo los cheques de los programas sociales de manos de los súper delegados, que son dirigentes y futuros candidatos de Morena, para qué necesitan dinero.

Y lo van a tener, pues aún renunciando al 50 por ciento de las prerrogativas les quedarán 900 millones de pesos.

Sin duda se requiere una reforma para ajustar lo que se hizo mal en 1997: abrir las arcas de manera inmoderada a los partidos políticos. Y lo que se hizo pésimo en la reforma de 2007.

Pero hacerlo ahora tiene un claro beneficiario y es preciso volver a plantear el tema cuando el terreno esté más parejo. En la siguiente legislatura, por ejemplo.

Y que Morena sea congruente y devuelva ese dinero “corrupto” que les da la ley, pero sin imponer la obligación a los demás partidos.

Ese dinero del que, hay que subrayarlo, no devolvieron un centavo cuando su presidente nacional era López Obrador y México padecía la peor crisis económica que arrastró a la pobreza a millones de personas.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.