Dos de los senadores que promueven encubrimiento de pagos del PERS, reciben pensiones públicas de seis cifras

Los senadores estatales David Parks y Joyce Woodhouse reciben cada uno una pensión de seis cifras del Sistema de Retiro de Empleados Públicos (PERS). Ahora, copatrocinan un proyecto de ley para evitar que en el futuro se conozca cuánto cobran ellos y otros jubilados.

La ley estatal requiere que el PERS revele nombres de jubilados, pagos e información de empleo, como años de servicio y último empleador. Necesita estos detalles para calcular la generosidad de los pagos del sistema. Este dato es especialmente importante porque expone que su responsabilidad no financiada es de más de 13 billones de dólares. Sin embargo, utilizando la contabilidad del sector privado, esa cifra supera los 40 billones de dólares. El PERS está aumentando las tasas de contribución este año para pagar esa deuda.

Los pagos altísimos son una parte importante de este problema. Rossi Ralenkotter, el ex director general deshonrado de la Autoridad de Visitantes y Convenciones de Las Vegas, se retiró el año pasado. Ahora está cobrando una pensión vitalicia de $284 mil al año, sobre la base de su historial salarial, parece que tomó una pensión reducida para proporcionar un beneficiario en caso de su muerte.

El ex superintendente del Distrito Escolar del Condado de Clark, Pat Skorkowsky, se retiró el año pasado con 30 años de servicio. Su pensión anual es de $238 mil.

El ex ayudante del alguacil Todd Fasulo ganó $190 mil en sueldo base en 2017. Su pensión vale $168 mil al año, lo que representa más del 88 por ciento de su salario base del último año. Después de “retirarse” del gobierno después de solo 27 años de servicio, comenzó a trabajar como vicepresidente de seguridad en Wynn Las Vegas.

David Noahr recibió un salario base de $157 mil en el departamento de policía de North Las Vegas en 2017. Su pensión anual ahora es de $177 mil al año, lo que representa el 113 por ciento de su último año completo de pago base. Thomas Carroll se retiró como fiscal adjunto del distrito en 2018. Su sueldo base era de $161 mil en 2017. Ahora cobra una pensión anual de $156 mil, equivalente al 97 por ciento de su salario final.

Los datos de pensiones provienen del PERS a través de una solicitud de registros públicos; proporcionaron pagos de febrero de 2019: las pensiones anuales se extrapolan de eso. Los datos salariales son de TransparentNevada.com.

Este análisis revela la generosidad de los beneficios del sistema pero es imposible prescindir de los nombres de jubilados. Sin embargo, tres senadores estatales no quieren que veas esta información.

La senadora estatal Julia Ratti, D-Sparks, Parks, D-Las Vegas y Woodhouse, D-Henderson, están patrocinando el Proyecto de Ley Senatorial 224, que está programada para una audiencia el viernes. Cubriría en secreto los nombres de los jubilados públicos. Casualmente o no, ese grupo incluye a Parks y Woodhouse. La pensión de Parks es de $106 mil al año, que comenzó a cobrar a los 50 años. La pensión de Woodhouse es de $118 mil al año.

A los empleados públicos les gusta reclamar que sus nombres sean privados porque es su pensión. Eso sería cierto si el PERS fuera un programa de contribución definida, pero, en cambio, es uno de beneficio definido. Eso significa que los contribuyentes son responsables de cualquier escasez, como la actual que está causando el aumento de las tasas de contribución.

Cuando firman los cheques, tenemos derecho a ver para quién están hechos.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like