65°F
weather icon Clear

El cambio climático está perjudicando a las comunidades hispanas en Nevada

La contaminación del aire es la principal causa de muerte a nivel mundial vinculada al medio ambiente y resulta en más muertes anuales que los accidentes de tránsito. Estamos aprendiendo más sobre cómo este asesino silencioso, que está totalmente entrelazado con el cambio climático, afecta más a algunas comunidades que a otras. Un estudio de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos recientemente concluyó que las comunidades hispanas están expuestas a más contaminación de la que producen, en comparación con comunidades anglosajonas y de mayores ingresos.

En promedio, las comunidades hispanas están expuestas a un asombroso 63 por ciento de más contaminación de lo que producen. Como demuestra el estudio, las comunidades anglosajonas y de mayores ingresos frecuentemente consumen más y producen niveles más altos de desechos que causan efectos secundarios dañinos, incluyendo las partículas de aire y desechos que a menudo son trasladados a basureros que colindan con las comunidades más pobres, las cuales tienden a ser afroamericanas e hispanas. En el caso de las comunidades hispanas, estas son especialmente propensas a sufrir riesgos elevados a la salud, como derrames cerebrales, ataques al corazón, asma y muerte prematura.

Este estudio se une a un creciente cuerpo de investigación que muestra cómo el cambio climático está perjudicando a las minorías raciales con mayor intensidad y con consecuencias más devastadoras. Según las estadísticas, las minorías son más propensas a vivir cerca de sitios peligrosos como basureros y plantas industriales. También, son más propensas a vivir en comunidades con mala calidad de aire y agua. De hecho, casi la mitad de todos los latinos en Estados Unidos viven en condados que frecuentemente caen muy por debajo del estándar de aire sano debido a los altos niveles de ozono en la baja atmósfera, un contaminante que ha sido vinculado con el asma, las enfermedades pulmonares crónicas y otras emergencias médicas. Además, los niños hispanos son dos veces más propensos a morir de asma en comparación con los niños no hispanos. Aunque todas las comunidades están sintiendo los efectos del cambio climático, las áreas con mayor número de inmigrantes y residentes de bajos recursos a menudo enfrentan dificultades adicionales, como la falta de acceso a servicios médicos, aire puro y agua limpia.

A medida que trabajamos para enfrentar el cambio climático, es importante que entendamos que las consecuencias más graves del cambio climático no afectan a todos de igual manera.

Hace sólo un mes en Las Vegas, participé en una mesa redonda con Chispa Nevada, Sierra Club, NextGen Nevada, el Consejo Asiático de Desarrollo de la Comunidad, la Liga de Conservación de Nevada y otros, para hablar sobre cómo el cambio climático afecta a las minorías de manera diferente. Las Vegas se está calentado más rápidamente que cualquier otra cuidad en la nación, según el grupo de investigación Climate Central, y fue reprobada por la Asociación Americana del Pulmón por la contaminación de partículas y el número de días con altos niveles de ozono. Escuché a muchas personas hablar sobre cómo sus comunidades y familias se ven afectadas. Escuché a las madres cuyos niños pequeños enfrentan problemas de salud, desde asma grave hasta paro cardíaco. El momento para abordar el cambio climático es ahora, pero también necesitamos avanzar una legislación significativa para garantizar protecciones para las comunidades minoritarias.

Es por eso que recientemente copatrociné el proyecto de ley Protección y Promoción de la Salud del Cambio Climático. Esta legislación ayudaría a los departamentos de salud locales y estatales a realizar investigaciones y así desarrollar planes para que nuestras comunidades estén mejor preparadas para hacer frente a los efectos del cambio climático en la salud. Durante el Congreso anterior, también copatrociné una resolución que hubiera permitido la inclusión y participación activa de los latinos en la elaboración de las futuras protecciones ambientales. La resolución reconoce las contribuciones de la comunidad latina a la protección ambiental y de la vida silvestre e insta a mayor acceso a las tierras púbicas para todos los estadounidenses. Siempre estoy buscando nuevas maneras de trabajar con líderes locales y promover nuestra economía de energía limpia – atrayendo así a nuevos negocios e invirtiendo en tecnología verde – y a la vez proteger nuestros recursos naturales.

Por estas razones copatrociné el proyecto de ley Energía Limpia para América para promover la producción de energía verde en Nevada. Esta legislación reduciría la contaminación de carbono en la próxima década a través de una serie de incentivos para la energía limpia y la promoción de nuevas tecnologías. También seguiré apoyando propuestas a nivel estatal, como la pregunta en la reciente boleta electoral para elevar la cartera de energía renovable de Nevada al 50 por ciento para el año 2030. Este voto y la reciente aprobación de proyectos de ley relacionados en la Legislatura de Nevada son un paso importante para reducir significativamente la contaminación y mejorar la salud de comunidades por todo el estado.

Estoy haciendo todo lo posible por escuchar a las comunidades afectadas, reunir a todos los interesados y luchar por políticas que protejan a nuestro planeta – y siempre incluyendo las voces de nuestras poblaciones más vulnerables-. Me siento honrada de haber sido seleccionada recientemente para ser parte del Comité Especial de los Demócratas del Senado sobre la Crisis Climática. Este comité es el primero de su clase y el único órgano del Senado dedicado exclusivamente a investigar y resolver las consecuencias de gran alcance del cambio climático en los empleos, la salud pública y la económica de Estados Unidos. Me comprometo a usar mi puesto para asegurar que las comunidades hispanas en Nevada y en todo Estados Unidos, cuyas voces no siempre son tomadas en cuenta, sean incluidas en esta lucha.

En este debate sobre el cambio climático, todos debemos recordar que no hay un Planeta B. Es necesario que todos trabajemos juntos, usando nuestras voces, para encontrar una solución a la crisis climática. Como senadora por Nevada y la única latina en el Senado de los Estados Unidos, abogaré por nuestras comunidades y haré que esta Administración rinda cuentas.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.