36°F
weather icon Clear

El caso de Epstein todavía se usa para difamar a Acosta

Antes de que lo encontraran muerto en una celda de la cárcel de Nueva York, en lo que un forense describió como un suicidio, Jeffrey Epstein era un abusador sexual en serie -súper rico- con conexiones políticas impecables y una racha despiadada. Un año después de su muerte, Epstein acecha a un sistema de justicia penal que falló a sus muchas víctimas.

En 2005, los padres de una niña de 14 años se quejaron ante el Departamento de Policía de Palm Beach en Florida de que Epstein le había pagado a su hija por un masaje. La investigación llevó al descubrimiento de que Epstein utilizó asistentes personales para reclutar chicas para que le proporcionaran masajes y los masajes a menudo conducían a abusos sexuales.

Después de que la oficina del fiscal estatal presentó su caso, un gran jurado acusó a Epstein de un delito grave de solicitud de prostitución. En busca de una sentencia más dura y apropiada, la policía local se acercó al FBI con la esperanza de que los federales pudieran presentar cargos que reflejaran mejor los crímenes de Epstein.

En 2007, el fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Florida, Alex Acosta, emitió una acusación de 53 páginas.

Ingrese al equipo de abogados de ensueño de Epstein, que incluía a Alan Dershowitz (de O.J. la fama del juicio de Simpson); Roy Black, quien ganó la absolución de un cargo de violación de William Kennedy Smith, sobrino de JFK; y Ken Starr, quien se desempeñó como abogado especial contra el presidente Bill Clinton.

Como Acosta escribió más tarde, los abogados de Epstein investigaron a los fiscales federales y sus familias “en busca de pecadillos personales”, que intentaron utilizar para descalificar al menos a dos fiscales.

La perspectiva de poner a las víctimas adolescentes vulnerables en el estrado para que testifiquen ante tiburones bien pagados que esperan destrozar su credibilidad, hizo que sea fácil ver que Epstein podría ser declarado inocente.

Entonces Acosta trabajó en un acuerdo de no enjuiciamiento que requería que Epstein se declarara culpable de solicitar prostitución y procurar menores para la prostitución en un tribunal estatal. Lo más importante es que el acuerdo requería que Epstein se registrara como delincuente sexual, aceptara un mínimo de dos años tras las rejas, luego reducido a 18 meses, y pagara una restitución.

No fue la dura sentencia que Epstein merecía, pero venció a la absolución. Al menos, como Acosta argumentó más tarde, el acuerdo “avisó al mundo” de que Epstein, una especie de amigo de hombres poderosos como el príncipe Andrew, Clinton y el desarrollador inmobiliario Donald Trump, “es un depredador sexual”.

Después de declararse culpable en 2008, Epstein jugó con la policía local. Solicitó el programa de liberación laboral del sheriff del condado de Palm Beach. Sin una buena razón, su solicitud fue aprobada, lo que significaba que Epstein pasaba 12 horas al día, seis días a la semana en su oficina privada. No es de extrañar que los críticos lo llamaran un trato agradable.

Después de cumplir su condena, Epstein volvió a su estilo de vida de ricos y famosos. Sí, era un delincuente sexual registrado. Aun así, vivió a lo grande y evitó en gran medida el interés de la prensa.

Los fiscales en otros lugares, como en Nueva York, donde Epstein era dueño de una casa, no estaban obligados por el trato de Acosta, pero ninguno lo acusó.

Luego, en 2017, Trump, ahora presidente, eligió a Acosta como su secretario de Trabajo. Solo entonces el Miami Herald echó un vistazo a la saga de Epstein y produjo la serie de 2018 “Perversión de la justicia”.

Solo después de que la historia fuera noticia candente en 2019, el fiscal federal de Nueva York, Geoffrey Berman, acusó a Epstein de explotación sexual con menores, entre 2002 y 2005.

Las noticias por cable aplaudieron a Berman por actuar con más de una década de retraso. Acosta, el único fiscal que puso a Epstein tras las rejas, fue expulsado de su trabajo. Por sus problemas, Acosta recibió una bonificación: una investigación federal sobre su manejo del caso.

Adivina qué: el departamento no encontró mala conducta de la fiscalía, aunque dijo que el acuerdo de culpabilidad constituía un “mal juicio”. Teniendo en cuenta lo que siguió con la Oficina del Sheriff de Palm Beach, ¿quién puede discutir?

“Por supuesto, si el secretario Acosta hubiera sabido entonces lo que sabe ahora, habría tomado un camino diferente”, reaccionó Acosta en un comunicado. En 2008, su oficina no conocía “acusaciones de viajes al extranjero, uso de fuerza física o violencia; “Más bien, las víctimas fueron a la casa de Epstein, fueron victimizadas y regresaron a sus propias casas, todo en el condado de Palm Beach. El caso Epstein entendido hoy es mucho más amplio que lo que se entendió en 2008”.

Es indignante que Epstein haya podido aprovecharse de adolescentes vulnerables durante una década después de su declaración de culpabilidad. Pero hay algo de malo en apuntar al único fiscal que alejó a Epstein, especialmente cuando tantos en el poder miraron para otro lado durante una década.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Ahora al hombre “le duele la cabeza”

El deseo sexual ha sido un gran desconocido por años. Hoy, el famoso Dr. Francisco Cabello, psicólogo, médico y sexólogo, además director del Instituto Andaluz de Psicología y Sexología, demostró en mi programa diario en todas las redes —“Dra. Nancy”— que sexualmente hablando es al hombre al que, a la hora del sexo hoy en día, “le duele la cabeza”. Este cambio viene cocinándose desde los años 80.

¿A quién elegirá Biden como titular en Educación?

No hay que tener una bola de cristal para saber el presidente electo Joe Biden buscará un nominado que cuente con el apoyo de la Asociación Nacional de Maestros (NEA) y la Federación Americana de Maestros (AFT, por sus siglas en inglés).

Violencia en Estados Unidos: Detengamos este disparate

Estados Unidos se ha convertido en un país sumamente violento. En este país hay más armas letales que personas viven aquí. Lo peor es que están en manos de jóvenes, y de cualquiera que tenga dinero para comprarlas.

La validez pedagógica de la danza

A propósito de que el 16 de noviembre se celebra el Día Internacional del Flamenco, nos interesa explorar la función que la danza juega en el ámbito educativo. En sánscrito, la palabra danza quiere decir «anhelo de vivir». Y de ahí que a esta práctica se le atribuyen beneficios que traspasan los límites de lo corporal y se percibe como un medio capaz de expresar las emociones y los sentimientos.

Dos preocupantes pandemias

Hablar con el gran amigo Tony Jiménez, siempre es una delicia. Tengo que agradecer a mi nuevo programa, “Dra. Nancy”, que me ha permitido volver a entrevistar a seres inteligentes, con los que crezco y aprendo, y que aman, como yo, servir y ayudar.

¿Por qué renuncian masivamente los maestros?

Tres de cada cinco llamadas de parte de los administradores de las escuelas de D.C., tienen como objetivo plantear la renuncia permanente a sus funciones. Una de las razones más contundentes es la falta de moral, asociada con el desconocimiento de los procesos implicados en la reapertura de los planteles escolares.