92°F
weather icon Clear

El desastre educativo de las Américas

Los resultados de las nuevas pruebas internacionales PISA de estudiantes de 15 años de edad deberían hacer sonar campanas de alarma en toda América Latina: muestran que el 63 por ciento de los estudiantes de la región carecen de habilidades básicas en matemáticas, y en algunos países ese porcentaje llega al 91 por ciento.

Estos nuevos datos son un recordatorio de que la educación debería convertirse en el tema central de la agenda política latinoamericana. En una economía global impulsada por la innovación en la que las matemáticas, las ciencias y la ingeniería son claves para la prosperidad, el triste rendimiento académico de la región es uno de los mayores obstáculos para el progreso económico.

La prueba PISA, un test estandarizado que fue tomado por más de medio millón de estudiantes en 70 países y ciudades importantes, es considerada como el principal medidor internacional de la educación. Mide las habilidades de los estudiantes en ciencia, matemáticas y comprensión de lectura.

En la prueba de matemáticas, Singapur salió en primer lugar este año, seguido por Hong Kong, Macao, Taiwán y Japón.

Estados Unidos salió en un vergonzoso lugar número 40 en matemáticas, aunque le fue mejor en las pruebas de ciencia (25) y lectura (24.) La mayoría de los países latinoamericanos, con excepción de la Ciudad de Buenos Aires en Argentina (42) y Chile (48), está cerca de los últimos lugares en matemáticas, incluyendo México (56), Colombia (61), Perú (62), Brasil (65) y la República Dominicana (70).

El 70 por ciento de los estudiantes en Brasil y el 91 por ciento en la República Dominicana carecen de destrezas básicas en matemáticas, según el estudio.

Lo que es aún peor, Cuba, Bolivia, Venezuela y Panamá ni siquiera tuvieron la valentía de participar en la prueba PISA, lo que genera dudas sobre sus estándares educativos. Cuba, en particular, se ufana de tener un buen sistema educativo, pero su falta de participación en la prueba PISA genera escepticismo sobre las estadísticas educativas de la isla.

No me sorprende que los países asiáticos hayan salido en los primeros puestos. Una de las cosas que más me impresionó en Singapur, China y otros países asiáticos que visité en años recientes es su obsesión nacional por la educación.

En Singapur y Pekín, visité los institutos privados nocturnos que enseñan matemáticas, ciencias e inglés, y me sorprendió verlos repletos de estudiantes hasta altas horas de la noche. A las 9 de la noche, vi a estudiantes sentados en sus pupitres con los mismos uniformes escolares con los que habían salido de sus casas a las 6:30 de la mañana.

Lo que es más, sus padres y abuelos estaban sentados en la parte de atrás del aula, matando el tiempo leyendo revistas, para luego llevarlos a sus casas. Una parte considerable de la población de estos países tiene una cultura familiar de educación: los padres y los abuelos invierten gran parte de su tiempo y dinero en la educación de sus hijos.

La principal ambición de muchos padres asiáticos es que sus hijos logren entrar en una buena universidad en Estados Unidos o Gran Bretaña. No es sorprendente que más del 31 por ciento de los estudiantes extranjeros en las universidades estadounidenses sean de China, y que incluso pequeños países asiáticos como Vietnam y Taiwán tengan más estudiantes en las universidades estadounidenses que Brasil (1.9 por ciento) y México (1.6 por ciento), según el Instituto de Educación Internacional.

Mi opinión: Es hora de que América Latina ponga la educación de calidad –y no sólo la educación cuantitativa– en el centro de su agenda política.

Y es una tarea que no debe ser dejada únicamente a los gobiernos. Los empresarios, los dueños de los medios de comunicación y los académicos deberían, entre otras cosas, lanzar campañas mediáticas para crear una cultura familiar de obsesión por la educación, como lo están haciendo grupos como Todos Pela Educação en Brasil y Mexicanos Primero en México.

Las pruebas de PISA deberían ser una llamada de atención para América Latina, y también para los Estados Unidos. A menos que mejoremos nuestro nivel académico, nos vamos a quedar cada vez más atrás.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Sí, la hipocresía enferma

Cada día entiendo menos al mundo. La hipocresía es nuestra forma más “normal” de comunicarnos. Hemos llegado al espacio, hemos descubierto muchas cosas, la tecnología nos domina, a pesar de sus fallas. Como el internet, del que dependemos y aún sigue fallando, no importa cuán cara sea la cuenta. Pero es sorprendente lo poco que hemos crecido como seres humanos.

Dejen al presidente (s) en paz

La decisión del fiscal general Bill Barr, de defender una demanda civil por difamación, presentada contra el presidente Donald Trump generó muchas críticas.

Detenme antes de tuitear

Cuando los adultos jóvenes que comienzan una carrera en el periodismo o en el servicio público me preguntan si deberían crear una cuenta de Twitter y unirse a la refriega, todos obtienen la misma respuesta.

Mirarse al espejo y revisar las prácticas racistas

En Estados Unidos hay más o menos 3,5 millones de profesionales ejerciendo el magisterio. El 79% de ellos son blancos y el 76 % del total son mujeres. Y así ha sido durante las últimas dos décadas, aun después de los esfuerzos realizados por promover la importancia de la diversidad racial en el seno de las instituciones dedicadas a la educación.

¿Está la ética por encima del ser humano?

Me enseñaron en la universidad que “por ética” no debemos criticar a otro profesional o colega. ¡Tamaño problema! Una cosa es recurrir al chisme y a la bajeza para dañar reputaciones, y otra muy diferente es dejar que roben y engañen a un ser humano.

Se extiende la moratoria de desalojos

Desde el 29 de marzo hay una moratoria en desalojos o “evictions”, como son conocidas en inglés. Esta moratoria iba a terminar el primero de septiembre, pero el gobernador lo extendió para otros 45 días.

El monorriel de Las Vegas termina como comenzó

El monorriel de Las Vegas siempre ha tenido la pretensión de ser más de lo que realmente es, un servicio de transporte que trae turistas de un puñado de casinos en el lado este del Strip.

Joe Biden: casado con la mafia

En lo que The New York Times describió como una “reprimenda contundente”, el vicepresidente Joe Biden pronunció un discurso en el que dijo: “Pregúntese: ¿Parezco un socialista radical con una debilidad por los alborotadores? ¿De verdad?”

¿Formar autómatas o personas?

Para Confucio, la educación era crucial. Basándose en sus propias vivencias, él entendía que pensar de manera crítica era el camino para auto-cultivarse.

Luchando contra los mitos sobre las elecciones de Nevada

Milton preguntó una vez: “¿Quién supo que la verdad empeoró, en un encuentro libre y abierto?” Pero fue Jonathan Swift quien escribió “La falsedad vuela, y la verdad viene cojeando tras ella”.