61°F
weather icon Clear

Selección Femenil de EE.UU. tiene caso creíble para un aumento salarial

El partido más competitivo que enfrentará el equipo de fútbol soccer femenino de Estados Unidos este año no ocurrirá en el campo en la Copa Mundial Femenina, se llevará a cabo en un palacio de justicia de Los Ángeles.

Ahí es donde cada miembro del equipo presentó una demanda federal contra la Federación de Fútbol de Estados Unidos en marzo. Alegan que la federación ha participado en la discriminación de género pagándoles menos que a los futbolistas masculinos, pese a tener el mismo trabajo. Las jugadoras reciben cuatro mil 950 dólares por juego en comparación con los hombres que recolectan 13 mil 166 dólares por juego, de acuerdo con la demanda.

El equipo de mujeres tiene un caso creíble, pero no por la mayoría de las razones que afirman sus miembros.

“No debería ser un tema de debate si gano la misma cantidad que un hombre si hago el mismo trabajo y en verdad lo hago, laboro las mismas horas, obtengo mejores resultados y mejoro”, declaró la portera estadounidense Ashlyn Harris.

Harris y sus compañeras de equipo no están haciendo el mismo trabajo que el equipo masculino, el equipo masculino está jugando contra otros hombres, el equipo femenino no. Si el equipo masculino participara en la Copa Mundial Femenina, dominaría. Si el equipo de mujeres intentara clasificarse para la Copa Mundial, fracasarían de una manera aún más espectacular que los hombres.

El argumento del esfuerzo también cae plano. Sin lugar a dudas, cada miembro del equipo femenino y masculino entrena increíblemente duro. Si bien el trabajo duro es una necesidad para los atletas de clase mundial, no es suficiente para garantizar el éxito. La persona promedio no está formando parte del equipo nacional de fútbol de EU, no importa lo difícil que trabaje. Las personas no merecen que se les pague por trabajar arduamente si no producen resultados.

Los resultados para el equipo femenino han sido impresionantes. Desde 1991, ha ganado tres Copas Mundiales de Mujeres y cuatro medallas de oro olímpicas.

Sin embargo, cuando se trata de ganar dinero, la competencia real no es ganar campeonatos: es poner a los fans en asientos y asegurar ofertas de televisión y publicidad. Si eres el mejor jugador en un deporte que a nadie le importa, no ganarás mucho dinero. Esa es la realidad de la oferta y la demanda.

Por eso, el argumento clave en contra de la demanda de las mujeres es que generen más dinero que el equipo masculino. Los estados financieros auditados de la federación muestran que el equipo de mujeres trajo más dinero de la venta de boletos y otros ingresos de juegos en los últimos tres años. Las mujeres generaron 51 millones de dólares en comparación con 50 millones de dólares para los hombres.

La federación tiene argumentos plausibles para usar en defensa. El poder de ganancia actual del equipo femenino es una anomalía histórica. De 2009 a 2015, el equipo de mujeres generó 28 millones en comparación con 92 millones de dólares para los hombres. La venta de entradas es solo una fuente de ingresos y no incluye ofertas de televisión ni de marketing. El equipo masculino de los Estados Unidos por lo general obtiene calificaciones de TV más altas. Los miembros del equipo de mujeres reciben un salario garantizado, mientras que los hombres ganan solo las tarifas de aparición.

Ambas partes tienen argumentos y pruebas plausibles para respaldar sus afirmaciones. A diferencia del juego femenino de Estados Unidos contra Tailandia, este torneo es altamente competitivo.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.