53°F
weather icon Clear

El gobierno estadounidense necesita dos para bailar tango

El ex-senador de Nevada Harry Reid dijo la semana pasada algo inesperado, especialmente para un hombre que dirigió a los demócratas en el Senado durante 12 años.

Reid señaló que el país necesita republicanos.

“Creo en un sistema bipartidista fuerte”, dijo Reid. “Esa ha sido la fuerza de nuestro país durante generaciones”.

Pero, agregó, “creo que los republicanos necesitan encontrar su camino, porque el Partido Republicano que tenemos hoy no es el Partido Republicano de John Chafee (ex-senador de Rhode Island) y Mark Hatfield (ex-senador de Oregon), esas personas que fueron realmente incondicionales en hacer avanzar el país”.

También se une al coro: el presidente Joe Biden.

“Necesitamos urgentemente un Partido Republicano”, dijo Biden. “Necesitamos un sistema bipartidista. No es saludable tener un sistema de partido único. Y creo que los republicanos están más lejos de tratar de averiguar quiénes son y qué representan de lo que pensé que estarían en este momento”.

El expresidente Donald Trump mantiene un control férreo sobre la mayor parte del Partido Republicano. Debido a Trump, muchos republicanos al menos dicen que las cosas que saben, o deberían saber, son falsas, como que se robaron las elecciones de 2020. Los desleales son vilipendiados.

Considere la censura sin sentido de la secretaria de Estado de Nevada, Barbara Cegavske, basada en denuncias de fraude electoral rechazadas por los tribunales y desacreditadas después de una investigación.

O qué tal el abucheo entregado al senador de Utah, Mitt Romney, en la convención republicana del estado de Beehive el 1 de mayo. Romney, uno de los siete republicanos que votaron para condenar a Trump durante su segundo juicio político en febrero, fue el candidato presidencial republicano en 2012.

¿O qué hay de los esfuerzos para expulsar a la representante republicana de Wyoming, Liz Cheney, de su puesto número 3 en el caucus republicano de la Cámara de Representantes? Cheney, quien también votó para acusar a Trump en febrero, ha sostenido que el expresidente no debería tener ningún papel en el Partido Republicano. En respuesta, Trump ha desatado el desprecio y ha respaldado un movimiento para instalar a la representante de Nueva York, Elise Stefanik, en el puesto de liderazgo de Cheney.

Antes de Trump, Cheney era considerada una republicana sólida. De hecho, el sitio web FiveThirtyEight.com determinó que votó con Trump el 92.9 por ciento de las veces, una puntuación mucho más favorable a Trump que el 77.7 por ciento de Stefanik.

Pero no se trata de política o filosofía. Se trata de la lealtad a un solo individuo, uno cuyo ego no tolera la disensión. Alabadle y tus pecados te serán perdonados. Abjura (renuncia) de él y serás un enemigo.

Eso no es un partido político, es una secta. Y como muchos cultos a la personalidad, Trump condujo inevitablemente al homicidio, ya que sus fuerzas enérgicas irrumpieron en el Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero en un intento de evitar que el Congreso certificara los resultados legítimos de la votación del Colegio Electoral.

Algunos en la derecha pueden argumentar que los demócratas han construido movimientos en torno a personalidades como Barack Obama, Bernie Sanders o Alexandria Ocasio-Cortez. Pero ninguno de ellos ha llevado a sus seguidores al Capitolio para frustrar un proceso democrático, ni ha exigido una lealtad personal inquebrantable como precio de admisión.

De la misma manera inútil, aunque no tan peligrosa de inmediato, es la actitud expresada por el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, quien dijo que “el 100 por ciento” de su enfoque estaba de acuerdo con detener la administración de Biden. Los adictos a la política recordarán que dijo algo similar después de la elección de Obama, diciendo que su principal objetivo era convertir a Obama en presidente por un periodo.

Como dijo el comentarista conservador Bill Kristol en MSNBC, un líder minoritario normal debería decir que trabajará con la administración donde tienen intereses comunes, tratará de persuadir a la administración en áreas en las que no están de acuerdo y se opondrá cuando los principios hagan imposible el compromiso.

Los votantes en 2020 enviaron un gobierno dividido a Washington, D.C., presumiblemente esperando que los legisladores trabajaran juntos para resolver problemas por el bien común. Un compromiso entre los que tienen puntos de vista fuertemente opuestos es el estilo estadounidense. Pero eso no puede suceder si una de las dos partes presenta miembros que no pueden o no quieren reconocer la realidad.

Y no es como si no hubiera necesidad de una oposición republicana tradicional en el debate actual. Biden ha propuesto billones en nuevos gastos, pero los republicanos que defienden la moderación fiscal, como tienden a hacer cuando un demócrata ocupa la Oficina Oval, son ahogados por los republicanos que ni siquiera reconocen que Biden es el presidente legítimo.

Eso debe cambiar, o corremos el riesgo de perder la capacidad de gobernar por consenso por completo. Eso requiere al menos dos partes adversarias en funcionamiento.

O como dijo Reid durante su entrevista, “y es por eso que hay gente que quiere un buen Partido Republicano, proyectos como el Proyecto Lincoln, (que) están haciendo todo lo posible para restablecer el Partido Republicano, un partido de solucionadores de problemas, no un partido de tonterías liderado por nuestro ex-presidente”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Pensamientos que destruyen tu salud

Nos ha tocado vivir una época muy dura. Las consecuencias psicológicas son muy fuertes, pero, como me decía mi esposo mientras veíamos la televisión cuando esto comenzó y estábamos encerrados, el problema mayor es subir el sistema inmunológico. O sea, lo que nos defiende de bacterias, virus, hongos…

Resultados de la Semana Binacional de Salud en Nevada

En octubre, todos los Consulados de México en Estados Unidos celebraron la XXI Semana Binacional de Salud, con el objetivo de acercar servicios de salud, información y prevención a la comunidad mexicana que vive en este país. Para el Consulado de México en Las Vegas, la salud es fundamental para el bienestar general de la comunidad. Por ello, durante todo este mes y con el apoyo de REACH, agencia que opera la Ventanilla de Salud, se llevaron a cabo diversas actividades, seminarios en línea y ferias enfocadas en promover salud preventiva y mayor acceso a servicios para los mexicanos e hispanos en Nevada.

No se sustituye la experiencia

Ha sido una dura competencia, pero la Junta de Fideicomisarias del Distrito Escolar del Condado Clark ha recuperado el trofeo al “Peor organismo público” en Nevada.

Terminar con la violencia contra las mujeres y las niñas

Como encargada del Departamento de Protección Consular y Asuntos Jurídicos, he presenciado de primera mano las múltiples consecuencias que conlleva ser víctima de algún abuso. No se trata de un problema exclusivo de un grupo de personas o de una región en particular; los abusos contra la mujer están presentes en todas las latitudes. Ninguna mujer o niña está exenta de padecerlos y cualquier persona puede llegar a ejercerlos; por eso resulta primordial abordar el tema y conocerlo. Sólo mediante acciones concretas y el compromiso de todos, podremos erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas.

Las arrugas, el principal enemigo público

De todos es bien sabido que, con el paso del tiempo, la piel y, en especial, la del rostro, pierde brillo y lozanía, y entonces aparecen las primeras arrugas. No es un problema de las personas mayores, sino también de los no tan jóvenes. A partir de los 30 años, ya puede empezar a verse la pérdida de colágeno en forma de arrugas finas.

La pareja, fantasía de una relación

Tener a Joaquín Disla Ph.D en mi show dranancy.com, es una maravilla. Ese día tocó un tema muy común e importante en la pareja: “La fantasía de una relación”.

Mark Amodei se perderá toda la diversión

El representante Mark Amodei no se postulará para gobernador de Nevada en 2022, lo que demuestra que es el inteligente en el campo republicano.