72°F
weather icon Clear

El muro fronterizo es más inútil de lo que se pensaba

Un nuevo informe sobre el muro fronterizo de $21,600 millones planeado por el presidente Trump es la demostración más contundente que he visto hasta ahora de que la obsesión de Trump con los indocumentados mexicanos está basada en falsedades, y que el presidente está fomentando el pánico racial para su beneficio político.

Hasta ahora, la mayoría de los críticos del muro citaban estudios que señalaban que alrededor del 40 por ciento de los inmigrantes indocumentados no entran en el país por la frontera con México, sino que llegan en avión como turistas y se quedan más allá de lo permitido por sus visas.

Pero el nuevo estudio del Centro de Estudios sobre Migración (CMS, por sus siglas en inglés), titulado El muro de 2,000 millas en busca de un propósito, muestra que el porcentaje real de indocumentados que se quedaron después de vencidas sus visas es del 66 por ciento, o sea mucho más de lo que se pensaba.

En otras palabras, la inmensa mayoría de inmigrantes indocumentados están entrando a Estados Unidos a través de aeropuertos o puestos fronterizos con visas válidas, lo que haría el muro fronterizo de Trump un monumental desperdicio de dinero.

El informe deja claro que el argumento de Trump de que los indocumentados están invadiendo Estados Unidos está basado en una falsedad.

Según el informe del CMS, ha habido “un dramático descenso en la población indocumentada de Estados Unidos entre 2008 y 2014”, especialmente de México. Las entradas ilegales de México cayeron de 390,000 en el año 2000 a 110,000 en 2013, dice.

Y un porcentaje cada vez mayor de los que cruzan ilegalmente la frontera mexicana no son mexicanos, sino personas de El Salvador, Honduras y Guatemala que huyen de la violencia política, de las bandas de narcotraficantes o de las pandillas. “Muchos de ellos son, de hecho, refugiados, y no ilegales”, dice.

Asimismo, Trump basó su campaña presidencial y sigue diciendo que los indocumentados están causando una ola de crímenes en Estados Unidos. Trump rutinariamente cita los casos de madres y viudas de personas asesinadas por inmigrantes mexicanos, como lo hizo en su discurso del 27 de febrero ante el Congreso.

Lo que es más, Trump anunció en ese discurso la creación de una nueva oficina gubernamental llamada VOICE, o Víctimas de Crímenes Relacionados con la Inmigración, que registrará y dará a conocer los crímenes cometidos por inmigrantes. Muchos críticos señalan que se trata de una medida fascista que intenta culpar falsamente a una minoría por un problema nacional.

Al contrario de la campaña de pánico contra los inmigrantes que está llevando a cabo Trump, el informe del CMS señala que la abrumadora mayoría de los estudios muestran que los inmigrantes –incluyendo a los mexicanos– son menos propensos a cometer crímenes que los nacidos en Estados Unidos.

El Cato Institute, por ejemplo, concluyó en un estudio de 2015 que “tanto los estudios basados ​​en datos de la Oficina del Censo como los estudios a nivel macro encuentran que los inmigrantes son menos propensos a la delincuencia que los nativos, con algunas pequeñas excepciones potenciales”. Entre otras razones, los inmigrantes indocumentados cometen menos crímenes por miedo a ser deportados, dice.

Por lo tanto, en vista de todo lo anterior, ¿qué sentido tiene desperdiciar $21,600 millones para un muro fronterizo que hará poco y nada para frenar la inmigración ilegal, que ya se viene reduciendo por sí sola?

Mi opinión: La respuesta es que no hay razón para este derroche absurdo de dinero, más que la necesidad de Trump de mantener su narrativa antinmigrante para complacer a su base política, que incluye a muchos supremacistas blancos.

Si Trump realmente quiere reducir el número de indocumentados, debería poner más dinero en reforzar los controles en los aeropuertos y –más importante aún– reforzar los programas del Departamento de Estado para mejorar los sistemas de justicia y promover el desarrollo económico en los países centroamericanos, que son la mayor fuente de inmigración ilegal.

Si se construye, el muro fronterizo de Trump no sería más que un monumento inútil –y muy costoso– a la demagogia xenófoba.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Más accidentes de auto

Con la reapertura de hoteles, otros negocios y con las escuelas regresando a la nueva normalidad, hay más tráfico y con ello, también se eleva –en consecuencia- la cantidad de más accidentes.

¿Son los hogares de acogida la mejor opción?

Un hogar de acogida es un sitio donde el Estado lleva a los niños a vivir, cuando han sido sacados de su casa por abuso infantil, sea sexual, físico, psicológico o negligencia. Estos permanecen allí hasta que se decida si pueden devolverse a su familia de origen o ser adoptados.

El gran plan de “Big Dan”: el Congreso o la quiebra

BOSTON.- 4 de enero de 2028: Un candidato sorpresa se unió a la concurrida carrera por el Séptimo Distrito del Congreso, uno cuya colorida historia incluye temporadas en World Wrestling Entertainment y postulaciones anteriores para cargos públicos en otros cinco estados.

Una cuestión de tácticas y estrategias

Amor, tácticas y estrategias. Así se llamaba el entrenamiento que finalmente me ayudó a elegir bien pareja. Además de enamorarte, necesitas desarrollar habilidades y destrezas para que el amor te funcione. Lo mismo sucede con el momento extraordinario que estamos viviendo con la pandemia.

¿Por qué hice el cambio a la energía solar?

¿Por qué nuestra familia decidió hacer el cambio para energizar nuestra casa con paneles solares? Varias razones, pero en el fondo de todas hay un tema común: el futuro. El futuro financiero de nuestra familia, el futuro de esta casa y su valor, además del futuro de nuestra comunidad.

La estrategia importa, incluso en una pelea de existencia

A fines de febrero, Southwest Gas Co. lideró una coalición de grupos en escribir al gobernador Steve Sisolak, para objetar un aspecto de su proyecto Estrategia Climática de Nevada.

Nuevas directrices para grandes eventos en Las Vegas

Hasta hace poco la directriz emitida por las autoridades sanitarias y del gobernador Steve Sisolak sobre eventos grandes era la siguiente: Eventos grandes, en lugares para más de 2,500 personas, serían limitados al 20% de su capacidad normal. Y convenciones serían limitadas a 1,000 personas.

Una película imprescindible para todo el que se llame maestro

Mi hija Estefanía me tenía loca para que viéramos la película “La pequeña princesa”. Es sencillamente una joya. Sobre todo, una gran lección de educación infantil. Aún hoy, mucha gente sigue pensando que educar es amarrar, encadenar y poner límites tan rígidos como los que hay en ese internado adonde llevan a la pequeña princesa. Más que un centro educativo es un cuartel de la guardia, no un lugar para enseñar.

Triángulos amorosos, ¿quién es el responsable?

El engaño es doloroso, pero mal harías en tildar a tu pareja de monstruosa por hacerlo. En un triángulo amoroso, todos son responsables. Admitirlo es el primer paso para superar esta mala experiencia.