52°F
weather icon Drizzle

El negacionismo presidencial

Decir que el Presidente vive en una realidad alternativa puede resultar gracioso para quien lo escribe o quien lo lee, pero es una desgracia atroz, porque el negacionismo en que se ha instalado nos está llevando a una catástrofe nacional.

Pide no darle importancia a la caída del PIB –“un término que debe entrar en desuso”– que este año será cuando menos del ocho por ciento, aunque puede ser del diez o más.

Cada punto que cae el PIB implica la pérdida de 200 mil empleos formales. Tal vez cree que con sus programas sociales va a solucionar esa crisis. Se equivoca. Los cerca de dos millones de personas que quedarán sin trabajo (familias sin ingresos) no están en el padrón de apoyos porque, precisamente, tenían empleo.

¿Y cómo vamos a hacer con el millón 200 mil personas que este año van a tocar las puertas del mercado laboral porque llegaron a edad de trabajar?

Si no hay crecimiento de la economía, no hay nuevas fuentes de empleo.

Tampoco habrá recursos suficientes para programas sociales.

Al bajar la actividad económica disminuyen los ingresos presupuestarios. Para este año se estima una pérdida de 317 mil millones de pesos en ingresos del gobierno calculados en la ley respectiva. Para el próximo será peor.

Además, si el crecimiento del PIB es irrelevante, ¿por qué prometió hacerlo crecer al cuatro por ciento anual? Sin crisis lo tiró a -2.4 en el primer trimestre.

El sector privado presentó esta semana un plan de recuperación económica de 68 puntos. AMLO los mandó a volar. Le pueden entregar un programa de dos mil puntos y la respuesta será igual: ni los va a leer.

“No habrá más de lo mismo. No habrá rescate para los potentados”, respondió al planteamiento del CCE.

Le proponían contraer deuda entre 0.5 y 5 puntos del PIB para reactivar la economía, proteger empleo y cadenas de valor. Les dijo que no, que él ya tiene un plan y se llama austeridad.

“Es una irresponsabilidad fiscal no gastar más en estos momentos”, dijo ayer en el Foro de El Financiero el director de estudios económicos de BBVA, Carlos Serrano, en consonancia con lo que recomiendan organismos internacionales.

Totalmente ajeno a la realidad, nuestro Presidente va a inyectar dinero, pero no a la recuperación económica, sino a Pemex, que en 15 meses de su gobierno perdió 900 mil millones de pesos.

Por cada barril producido se están perdiendo entre 12 y 13 dólares.

Por cada barril refinado se perdieron 12.5 dólares adicionales en el trimestre, de acuerdo con el reporte financiero dado a conocer por Pemex.

Además, canceló todos los proyectos de producción de energía por medio de fuentes limpias –solar, viento y geotermia–, porque cuando pasó por la Rumorosa le pareció que afeaban el paisaje.

Es un eufemismo: tiene aversión a la iniciativa privada, que produce y vendía a la CFE energía a la mitad del precio que le cuesta producirla a la paraestatal.

López Obrador está estrangulando las finanzas públicas y privadas, y en su mundo piensa –y dice– que vamos requetebién.

Ajeno a la realidad, concretamente a la suya, López Obrador nos pide que nos olvidemos de lo material y nos concentremos en lo espiritual. Por favor. Él no fue elegido pastor, sino Presidente de la República, y su obligación es mejorar el bienestar material y dar seguridad personal y patrimonial a la ciudadanía.

Del bienestar espiritual se encarga cada quien, no el Estado.

En su mundo alternativo el Presidente ya domó al coronavirus, y el políticamente ambicioso doctor López-Gatell hace de comparsa al informar que ya achatamos la curva cuando en México se realizan 0.4 pruebas por cada mil habitantes, contra 22.9 en el resto de países de la OCDE.

El negacionismo llevó a AMLO a rechazar que hubiera desabasto de medicinas, calumnió a los médicos, y en marzo salió la Secretaría de Salud a reconocer el problema y anunció que ya se había comprado Ciclofosfamida para tres meses. Ya se acabó, para desgracia de 30 mil niños con cáncer.

Ninguna gracia tiene que nuestro Presidente viva en una realidad alternativa y lleve al país a la ruina.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Cosas que nunca le dije a Sheldon Adelson

Los críticos filosos salieron en enero de 2017 cuando llegué a Washington como corresponsal en la Casa Blanca del Review-Journal (RJ). Verá usted, trabajo para lo que a los regañones les gustaba llamar “el periódico de Sheldon Adelson”, y eso es un rotundo no-no.

¿Qué nos espera en este 2021?

Para muchos, aunque el 2020 fue un año muy duro, el 2021 será aún más difícil. ¿Por qué? Porque muchos tuvieron ayuda del gobierno en el 2020. Beneficios como el desempleo, días de vacaciones, préstamos para negocios, ayuda de agencias de gobierno o privadas ayudaron a muchos.

¿Los políticos son sexólogos?

Hoy de nuevo vuelvo a enfatizar que los políticos no son sexólogos y que varias instituciones e intereses están empujándonos por el mal camino. La mal llamada “nueva educación sexual” es un desastre que tendrá pésimas consecuencias en la sexualidad humana, las familias y la salud mental del mundo.

Adiós a un reformista intrépido

El ex-senador del estado de Nevada, Joe Neal, siempre se inclinaba hacia los molinos de viento.

Cómo iniciar una guerra civil

Una cosa que la derecha siempre pretendió fue la creencia de que, a diferencia de Black Lives Matter y las protestas por la justicia social, el Tea Party y las posteriores manifestaciones del MAGA eran un discurso político pacífico, aunque a veces profano.

Si lo puedes imaginar, lo puedes lograr

“Algunos investigadores hambrientos de realidad tuvieron la audacia… de contemplar la enfermedad desde otro prisma, buscando lo que la desencadenaba en lo que no es material, en la memoria de la angustia, acercándose tanto a la mente como a la genética. Lo que describieron y las curaciones obtenidas revolucionaron el arte terapéutico y la civilización entera”. Patrick Obissier.

Los republicanos del Congreso se separan del presidente Trump

“Así que pasamos toda una elección de mi lado de la cerca hablando de ‘Tenemos que luchar contra el socialismo’. Y ahora vas a tirar medio billón de dólares” sin “absolutamente ningún objetivo” para los asalariados económicamente perjudicados por el ¿coronavirus?

Cuatro cambios para hacer que el Año Nuevo sea venturoso

Si está leyendo esto, felicidades ha sobrevivido al 2020. Quizá llego al 2021 de “panzazo”, aruñando, o tal vez sin mayor percance. Sea cual sea su situación, todos esperamos un mejor 2021. ¿Qué puede hacer para asegurar que este año sea más seguro para usted y su familia? Hoy hablaremos de cuatro cosas importantes:

Lo que dejó 2020 para la educación en EE.UU.

“Que hablen mal de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen”, afirmaba el famoso escritor Oscar Wilde. Así, fuera a favor o en contra, con la designación de Betsy Devos como secretaria de Educación del gobierno de Donald Trump y con la llegada de la pandemia, el tema de las opciones escolares (school choice) recibió más atención en los últimos cuatro años que en cualquier otro momento de la historia.