48°F
weather icon Clear

El Presidente que difama

Cuidado con lo que dice el Presidente, porque su manifiesta intolerancia a la crítica pone en riesgo el empleo y la vida de periodistas y comunicadores.

Sus nuevos amigos los narcos, o los fanáticos camisas pardas de la 4T que por ahora sólo son tropas de asalto en redes sociales, conforme se agudice la polarización por la crisis van a pasar a los hechos.

La satanización de los críticos en medios, alentada por la máxima autoridad del país desde Palacio Nacional, llevará la sangre al río.

Si algo le sucede a alguno de los periodistas que han sido agredidos por el Presidente, la culpa será suya y la responsabilidad política también.

Dicho lo anterior, hay que ver cómo ha escalado la animadversión de AMLO hacia los periodistas y comunicadores, para ver de qué se trata.

Al principio de su gobierno sólo la emprendía contra un columnista y el diario Reforma. Luego atacó a Enrique Krauze.

Fue aumentado el número de nombres y llegó a sugerir, en el lenguaje político, el despido de dos periodistas.

Dijo en su conferencia que El Financiero era un muy buen periódico, aunque ahí escribieran fulano y Raymundo Riva Palacio.

Sin olvidarse del Reforma y de los otros, Carlos Loret se convirtió en su pluma de vomitar. Odio manifiesto contra el reportero yucateco.

Le siguió con Ciro Gómez Leyva, al que no suelta porque develó el desabasto de medicinas provocado por la criminal política de austeridad del gobierno, y ahora muestra la falta de protección con que trabaja, se contagia y hasta muere, el heroico personal de los hospitales públicos.

Desde el púlpito mañanero manifestó su profundo desagrado contra Proceso porque publicó una foto suya en que no se veía bien. Un par de meses después el director de la revista, Rafael Rodríguez Castañeda, se hizo a un lado y asumió la dirección un periodista que ha convertido las portadas de la revista en gelatinas sin sabor ni color cuando del gobierno se trata, y cuyo sentido debe explicar después en Twitter.

Entretanto, circuló una lista sesgada, parcial y alevosa de periodistas que dirigen medios de comunicación digitales “a los que se les pagaba por sus servicios”, repitió AMLO en las mañaneras.

Se paga por la publicidad que ahí se despliega, con factura e impuestos de por medio. No hay tal pago “por sus servicios”, como si fuera una compra de personas y no de espacio en que se publica el anuncio.

Los camisas pardas que en las redes sociales comanda Jesús Ramírez, el vocero presidencial, nos hostigaron y crearon la percepción de que éramos delincuentes, chayoteros, pagados por Peña.

Eso es tan falso como decir que los que tienen publicidad ahora –y también tenían antes– estuvieran pagados por AMLO. No es así. Pero hacia allá llevan la insidia para desprestigiar a algunos de sus críticos. Son perversos.

A López-Dóriga, con más de nueve millones de seguidores en las redes, los camisas pardas y los moneros del régimen lo han bombardeado de forma procaz y artera.

El Presidente la emprendió contra los que hacen periodismo en Televisa, Azteca, El Universal, Reforma, Leo Zuckerman, Carlos Marín, Pascal Beltrán del Río (al director de Excélsior le cargó las tintas por “conservador”), de nuevo contra Ciro (que “venía de hacer un periodismo profesional, nuevo, independiente”), y creo que hasta contra Milenio.

López Obrador no soportó la presión de la crítica, porque es un autoritario sin el temple de un hombre de Estado.

Algunos se asombraron con los ataques de AMLO y dijeron que había cambiado. No. Es el mismo de siempre. Toda la vida ha sido así.

AMLO no se satisface con el elogio: exige subordinación absoluta. Como Dios a Abraham en Jerusalén.

En Palacio dio una lección de periodismo: “El buen periodismo es el que defiende al pueblo, el que está distante del poder, el que no defiende al poder, el que defiende al pueblo”.

¿Cómo entonces?

Agrede a los periodistas que critican al poder, es decir a él, y enaltece a los que trabajan para el poder, es decir para él. Y dice que el buen periodismo es “el que está distante del poder, que no defiende al poder”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Infidelidad: ¿cómo contribuí a que esto pasara?

¿Se debe perdonar una infidelidad? ¿Quién es el responsable? ¿Por qué una mujer recoge a un hombre después de una infidelidad? ¿Por qué el matrimonio comienza muy bien y se va desgastando con los años? Realmente, el matrimonio no es la tumba del amor. Es la falta de comunicación e intimidad la que daña la relación en cualquier pareja.

La gente todavía lo llamará el “aeropuerto de Las Vegas”

El debate de la Comisión del Condado Clark, sobre el cambio de nombre del Aeropuerto Internacional McCarran, por el del ex-senador Harry Reid, cristalizó perfectamente la división entre los enterados de la política y el público en general.

Entregarnos con confianza y lealtad

Cuando nos gusta alguien, sea hombre o mujer, decimos “vamos a empezar a conocernos”, porque no se puede amar lo que no se conoce. Nada vive solo. Es necesario encontrarme contigo, pero no basta solamente con encontrarnos.

Senador, enjuíciate a ti mismo

WASHINGTON – El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, dijo a los senadores republicanos que su voto sobre el juicio político debe basarse en la “conciencia”.

Restauremos el programa “Beca de la Oportunidad”

Si bien sabemos que la comunidad Hispana ha sido la más afectada llegando a niveles de contagios muy altos por la pandemia de COVID-19. Irónicamente la comunidad hispana es también la que, por generaciones, ha sido víctima de un sistema educativo que los ha dejado sin Opciones Escolares y que no hace mucho tiempo también los dejó sin computadoras y sin Internet.

¿Por qué es importante tener un directriz médico y testamento?

La pandemia del COVID-19 nos hace reflexionar en que, un suceso imprevisto, nos puede afectar a todos y cambiarnos la vida en un día. Por eso es importante estar preparados y prevenidos.

¿Es sano el romanticismo?

¿El amor se debe basar en el romanticismo? Hemos crecido en un ambiente de mentiras y mitos sobre el amor, con canciones como esta: “Sin ti no podré vivir jamás, y pensar que nunca más, estarás junto a mí”.

No hay que “bajar la guardia”

Se sintió bien pasar la página al 2020. Con dos vacunas para el COVID-19 aprobadas y millones de vacunas ya administradas en todo el país, finalmente ha surgido una sensación de esperanza de que el 2021 traerá días mejores.