El presupuesto de Sisolak no incluye dinero para los aumentos de maestros

El truco de magia del año de Nevada no tuvo lugar en el Strip. Fue del gobernador Steve Sisolak quien convenció al público de que su presupuesto incluía un aumento del 3 por ciento para los maestros.

No lo incluye. El dinero no está ahí.

Para entender el truco de Sisolak, considera esta analogía: Digamos que tú ganas 50 mil dólares al año. Tu jefe anuncia que le dará a los empleados un aumento del 3 por ciento, genial. Esperas que pronto ganarás 51 mil 500 dólares al año. Luego, te sorprende saber que después del aumento del “3 por ciento” solo ganas 50 mil 500 dólares al año.

Sin tu conocimiento, tu jefe redujo tu salario a 49 mil dólares, por lo que tendría el dinero para reclamar que te dio un aumento del 3 por ciento a mil 500 dólares.

Eso es deshonesto. También es análogo a lo que hizo Sisolak en su presupuesto de educación.

Para el año escolar 2018-19, Nevada gastó nueve mil 329 dólares por alumno, excluyendo los costos de capital. Existen varias fuentes de financiamiento para la educación, pero la que está en cuestión es la cantidad básica de apoyo por alumno. Eso es lo que el estado da a los distritos escolares para cada estudiante. Este año escolar, el apoyo básico por alumno es de cinco mil 967 dólares.

Dar a los empleados del distrito escolar un aumento del 3 por ciento costará 89.4 millones de dólares el próximo año, con $78.9 millones provenientes del apoyo básico. Con una inscripción proyectada de 490 mil estudiantes, el costo por alumno de aumentos es de $161.

Ese no es el único gasto aumentado que enfrentan los distritos escolares. El presupuesto de Sisolak requiere 51.9 millones de dólares o $106 por estudiante, para aumentar los méritos. Para cubrir los aumentos en las contribuciones de jubilación y los costos de atención médica, Sisolak asignó 19.3 millones de dólares o $39 por estudiante. Su presupuesto incluye unos pocos millones de dólares más para estos artículos fuera del soporte básico.

Suma esas tres cantidades a cinco mil 967 dólares y el total es de seis mil 274 dólares, un aumento de $307 por estudiante. Tú esperarías, entonces, que Sisolak propusiera aumentar el apoyo básico por alumno al menos en esa cantidad. En cambio, Sisolak propuso gastar seis mil 52 dólares, un aumento de solo $85. Gracias a Kenny Retzl, director de política educativa del Centro Guinn, por descubrir esto.

Proporcionar $85 para pagar $307 en nuevos gastos no es una ganancia inesperada. Es un déficit de $222. Esa es una receta para la decepción.

La propuesta de Sisolak es el equivalente a que alguien saque $222 de su bolsillo izquierdo, ponga $307 en su bolsillo derecho y luego reclame que ahora es 307 dólares más rico. No

No es de extrañarse que los funcionarios del Distrito Escolar del Condado de Clark hayan levantado la alarma sobre el presupuesto de Sisolak. No quieren que los maestros los culpen por no entregar los aumentos que prometió Sisolak, pero que no entregaron los fondos para ellos.

Se proyecta que los distritos escolares recibirán un aumento de $165 por estudiante en los ingresos tributarios locales. Los distritos escolares podrían usar ese dinero para financiar parcialmente los aumentos de maestros, pero esos dólares no provinieron de Sisolak.

Todo este episodio ha sido especialmente embarazoso para la Asociación de Educación del Condado de Clark (CCEA, por su sigla en inglés). La CCEA respaldó a Sisolak en la elección primaria de gobernador demócrata y, a través de un Comité de Acción Política afiliado, gastó cientos de miles de dólares para promover su candidatura. Sisolak no solo propuso un solo aumento salarial del 3 por ciento para los maestros, sino que tampoco lo financió en su totalidad.

El final probable de esta farsa es que la Legislatura asalte algunos fondos categóricos para dar a los distritos escolares dinero para pagar los aumentos que Sisolak prometió, pero no pagó.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like