63°F
weather icon Partly Cloudy

El PRI se mira el ombligo

El escenario se acomoda para que José Antonio Meade sea el finalista que disputará la presidencia con López Obrador.

Anaya logró hacer una alianza con el menguado Partido de la Revolución Democrática, pero dividió al partido fuerte, al partido que tenía todo para regresar a Los Pinos, su partido, Acción Nacional.

Lo obvio es que un partido dividido, que lleva dos candidatos presidenciales, también vote dividido.

Meade es el que tiene una oportunidad de oro para dar el campanazo y ganar. Pero…

El PRI y su candidato, es cierto, cargan la pesada losa de un gobierno que sin duda ha logrado avances importantes, pero está mal evaluado por la sociedad. Reprobado, para decirlo en una sola palabra.

Motivos hay muchos para esa mala evaluación: errores consabidos y evidentes. Menosprecio a la opinión popular. Falta de reflejos para hacer cambios a tiempo. Se equivocó al elegir aliados. Creyó en ‘los adversarios leales’. Le tapó delitos a los enemigos de su proyecto. Nunca tomó en serio la batalla ideológica. Se rodeó de no pocos frívolos, narcisistas y mercenarios.

Sin embargo, eso se puede atenuar con una buena campaña, que proyecte liderazgo de José Antonio Meade para cambiar lo malo y profundizar lo bueno. Y eso no lo han logrado conseguir en tres meses. ¿Lo van a hacer en los siguientes tres?

Mientras López Obrador da una imagen presidencial, de que ‘ya ganó’, se dirige a los empresarios y a la ciudadanía en general, no a Morena, la campaña del PRI se centra en hablarle al priismo.

Traen un pleito de nunca acabar con Ricardo Anaya, lo que sin duda une a las bases de su partido, pero no deja de ser un asunto entre dos –por ahora–, perdedores.

Las energías de la campaña de Meade se han ido en la cohesión interna y no proyectan nada hacia la sociedad.

Ya. Ya los priistas lo ‘hicieron suyo’, no hay otro. Es Meade o nadie. Las listas de candidatos plurinominales les salieron razonablemente bien, y por razones inexplicables siguen engordando la plantilla de ‘generales’ en la campaña para tender puentes hacia el priismo.

A quien tienen que conquistar es al ciudadano enojado con el gobierno y que busca un horizonte de paz y prosperidad para los próximos seis años.

Hasta ahora la campaña de Meade no ha logrado posicionar en la opinión pública tres o cuatro ideas que digan claramente qué van a hacer si ganan, y que esos temas entusiasmen, que inviten a votar por él.

Presentaron tres ideas rectoras de lo que sería el gobierno de Meade, que no se entienden ni se recuerdan.

En lo personal sólo me acuerdo de dos:

“Un gobierno a la medida de cada ciudadano”. ¿Qué es eso? Demagogia. No hay un gobierno a la medida de cada quien.

Lo único que se capta de esa propuesta es una filosofía profundamente individualista, contraria a la esencia del México de las comunidades, de las etnias, de los grupos sociales con intereses compartidos.

Y la segunda es “poner a la mujer en el centro de las políticas públicas”.

¿Cómo? ¿Qué, en concreto, van a tener las mujeres que no tienen ahora? Si lo explicaran, y se entendiera, puede ser una gran propuesta.

Hasta ahora no se percibe un entusiasmo en las votantes porque van a estar “en el centro de las políticas públicas”.

No lo han explicado. Se han pasado todo este tiempo mirándose el ombligo.

Y el riesgo de no salir a ofrecer expectativas a la sociedad es que nos pueden dejar en la presidencia a López Obrador, que dentro de unos pocos años va a embestir contra las instituciones que sostienen al país.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Cosas que nunca le dije a Sheldon Adelson

Los críticos filosos salieron en enero de 2017 cuando llegué a Washington como corresponsal en la Casa Blanca del Review-Journal (RJ). Verá usted, trabajo para lo que a los regañones les gustaba llamar “el periódico de Sheldon Adelson”, y eso es un rotundo no-no.

¿Qué nos espera en este 2021?

Para muchos, aunque el 2020 fue un año muy duro, el 2021 será aún más difícil. ¿Por qué? Porque muchos tuvieron ayuda del gobierno en el 2020. Beneficios como el desempleo, días de vacaciones, préstamos para negocios, ayuda de agencias de gobierno o privadas ayudaron a muchos.

¿Los políticos son sexólogos?

Hoy de nuevo vuelvo a enfatizar que los políticos no son sexólogos y que varias instituciones e intereses están empujándonos por el mal camino. La mal llamada “nueva educación sexual” es un desastre que tendrá pésimas consecuencias en la sexualidad humana, las familias y la salud mental del mundo.

Adiós a un reformista intrépido

El ex-senador del estado de Nevada, Joe Neal, siempre se inclinaba hacia los molinos de viento.

Cómo iniciar una guerra civil

Una cosa que la derecha siempre pretendió fue la creencia de que, a diferencia de Black Lives Matter y las protestas por la justicia social, el Tea Party y las posteriores manifestaciones del MAGA eran un discurso político pacífico, aunque a veces profano.

Si lo puedes imaginar, lo puedes lograr

“Algunos investigadores hambrientos de realidad tuvieron la audacia… de contemplar la enfermedad desde otro prisma, buscando lo que la desencadenaba en lo que no es material, en la memoria de la angustia, acercándose tanto a la mente como a la genética. Lo que describieron y las curaciones obtenidas revolucionaron el arte terapéutico y la civilización entera”. Patrick Obissier.

Los republicanos del Congreso se separan del presidente Trump

“Así que pasamos toda una elección de mi lado de la cerca hablando de ‘Tenemos que luchar contra el socialismo’. Y ahora vas a tirar medio billón de dólares” sin “absolutamente ningún objetivo” para los asalariados económicamente perjudicados por el ¿coronavirus?

Cuatro cambios para hacer que el Año Nuevo sea venturoso

Si está leyendo esto, felicidades ha sobrevivido al 2020. Quizá llego al 2021 de “panzazo”, aruñando, o tal vez sin mayor percance. Sea cual sea su situación, todos esperamos un mejor 2021. ¿Qué puede hacer para asegurar que este año sea más seguro para usted y su familia? Hoy hablaremos de cuatro cosas importantes:

Lo que dejó 2020 para la educación en EE.UU.

“Que hablen mal de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen”, afirmaba el famoso escritor Oscar Wilde. Así, fuera a favor o en contra, con la designación de Betsy Devos como secretaria de Educación del gobierno de Donald Trump y con la llegada de la pandemia, el tema de las opciones escolares (school choice) recibió más atención en los últimos cuatro años que en cualquier otro momento de la historia.