106°F
weather icon Clear

¿Es retrogrado el gobierno de México?

Mientras que la economía de México se está estancando, la violencia está alcanzando niveles récord, y el país está atrayendo críticas internacionales por su reciente apoyo a una elección fraudulenta en Bolivia, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador parece estar ocupando gran parte de su atención en temas de siglos pasados.

Por supuesto, cada país tiene el derecho, incluso el deber, de conmemorar su historia y enseñarla a las nuevas generaciones. Pero la fijación de López Obrador con la historia es tan exagerada que se está convirtiendo en un problema nacional.

Hace días, el presidente prácticamente puso patas para arriba a la Ciudad de México para un desfile de 8.5 kilómetros con más de 2,500 jinetes y soldados vestidos con trajes de 1910, para celebrar el 109 aniversario de la Revolución Mexicana (1910-1917).

El desfile del 20 de noviembre fue organizado en parte por la primera dama de México, Beatriz González Muller, quien comparte con el presidente la pasión por la historia y ha sido nombrada Coordinadora Nacional para la Memoria Nacional Histórica y Cultural.

El desfile fue apenas último ejemplo de la obsesión de López Obrador con la historia. El día anterior, 19 de noviembre, López Obrador anunció la inminente publicación de su nuevo libro, “Hacia una economía moral”, y adelantó que su primer capítulo trata sobre los actos de corrupción del conquistador español Hernán Cortés hace unos cinco siglos.

López Obrador cuenta allí que Cortés se proclamó ilegalmente alcalde de Veracruz y que malversó los fondos del tesoro del emperador azteca Moctezuma. Ahora, un congresista del partido oficialista mexicano está exigiendo que los restos de Cortés sean devueltos a España.

A principios de este año, López Obrador había enviado cartas separadas al rey español Felipe VI y al Papa Francisco pidiéndoles que se disculparan públicamente con los mexicanos indígenas por violaciones a los derechos humanos durante la conquista. El gobierno español respondió con una nota de protesta.

López Obrador también ha trasladado las oficinas presidenciales al viejo Palacio Nacional de México, cuya construcción fue iniciada por Cortés en 1522. Allí, inauguró una nueva sala de conferencias que llamó el “el salón de los olvidados” para honrar a figuras injustamente olvidadas por la historia oficial.

Uno de los primeros actos de López Obrador al asumir la presidencia había sido cambiar el logotipo del gobierno mexicano, que solía ser una bandera, por una imagen grupal de figuras históricas como Miguel Hidalgo (1753-1811), José María Morelos (1765-1815) y Benito Juárez (1806 -1872.)

El problema con toda esta obsesión con el pasado es que está desviando tiempo y energías de asuntos mucho más urgentes.

La economía de México que López Obrador había prometido que se expandiría a tasas del 4 por ciento anual, se ha desacelerado a el 0.4 por ciento este año, según el Fondo Monetario Internacional.

La violencia en México ha alcanzado un nuevo récord de 31,632 homicidios en los primeros diez meses de este año. La reciente masacre de nueve miembros de una familia estadounidense-mexicana, incluidos nueve niños, en el norte de México fue el último recordatorio de la escalada de violencia en el país.

Y en medio de todos estos problemas internos, López Obrador fue objeto de críticas internacionales por haber felicitado al ex gobernante boliviano Evo Morales tras su fraudulenta victoria electoral del 20 de octubre, y luego al darle una bienvenida de héroe en México. Morales era un presidente inconstitucional que antes de hacer un fraude se había aferrado al poder mucho más tiempo que los dos mandatos consecutivos permitidos por la constitución boliviana.

La obsesión por el pasado también está impidiendo que México le preste más atención a los grandes temas que van a decidir su futuro, como la educación de calidad, la tecnología y la innovación.

Algunos pueden especular que la obsesión de López Obrador con la historia es una estrategia para desviar la atención de los problemas de México. Pero mi impresión tras haberlo entrevistado una vez y seguir su carrera política durante más de dos décadas es que su obsesión con el pasado es genuina.

Sus referentes son políticos mexicanos que en muchos casos murieron antes de la invención del teléfono. Muchos de ellos pueden haber sido grandes hombres, pero no tienen mucho que decir en el mundo del Internet 5G, la inteligencia artificial y la robótica avanzada. Por el bien de México, es hora de concentrarse en el futuro.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Ofrecer campamentos diurnos para estudiantes es seguro

Si quiere pruebas de que es seguro que los niños regresen a la escuela, considere los campamentos de día que el Condado Clark ahora ofrece a los padres.

Reapertura de escuelas: cómo, cuándo y dónde

En los distritos escolares del país, los líderes han estado en reuniones por casi un mes tratando de resolver la problemática de reabrir los planteles educativos en el año escolar que se aproxima. En consecuencia, muchos hemos estado esperando con ansias locas a que se anuncien los planes que regirán el proceso. Contando con que –idealmente- la solución debería ofrecer una oportunidad justa, que permita a todos los estudiantes tener acceso al soporte que necesitan.

¿Pandemia de divorcios?

La pandemia ha provocado que los divorcios se disparen, según dicen algunos estudios. Creo importante recordar qué es un divorcio, qué puede ocasionarlo y qué puede evitarlo.

Desigual respuesta federal de Trump

¿Qué sucede cuando la izquierda obtiene el poder político? En ciudades como Portland, Oregon, a pesar del coronavirus, los anarquistas organizan protestas masivas que se tornan violentas.

Ayudas federales y estatales para escuelas públicas y privadas

Para millones de estudiantes K-12 en Estados Unidos, la pandemia del Covid-19 ha producido una interrupción sin precedentes, en el tiempo dedicado a la instrucción en los salones de clases, en los programas educativos y en los servicios académicos.

¿En qué fase estamos?

Según el gobernador en ninguna.

La lección del COVID-19

Este virus invisible nos ha mostrado nuestras grandes deficiencias y nos ha estrujado en la cara nuestra soberbia. También ha demostrado a los médicos que no son Dios, y que muchos siguen como borregos los protocolos que escriben otros. La mayoría no son expertos en virus, ni en los pulmones.

¿Es un ‘progresaurio’ el presidente de México?

Al igual que el presidente Donald Trump, el presidente populista de México, Andrés Manuel López Obrador, suele decir cosas disparatadas, a menudo para desviar la atención pública de problemas más grandes. Pero los comentarios recientes del presidente mexicano sobre los estudios en el extranjero merecen atención, porque son aún más descabellados que de costumbre.

¿Por qué ahora hay que defender a las escuelas charters?

“Lo que está mal cuando hablamos de educación pública, es que la prioridad ha sido mantener la gente empleada a cualquier precio, en lugar de que sea la calidad del trabajo lo que le asegure al maestro su permanencia en la plaza”, dijo el doctor Steve Perry al responder sobre los ataques que los progresistas han lanzado contra las escuelas charter.