62°F
weather icon Clear

¿Escalada autoritaria en Argentina?

La sobrerreacción de la presidenta Cristina Fernández tras ser imputada por presuntamente haber tratado de encubrir la responsabilidad de Irán en el atentado terrorista de 1994 contra el centro comunitario israelita AMIA en Buenos Aires, sugiere que las cosas en Argentina se van a poner peor, antes de ponerse mejor.

Fernández, quien debe dejar la presidencia tras las elecciones de octubre, en las que no puede aspirar a un tercer mandato, dijo a través de sus voceros que los cargos formales presentados el viernes contra ella, el canciller Héctor Timerman y otros dos cercanos colaboradores, constituyen un intento de “golpe judicial” contra su gobierno.

En lugar de continuar con su estrategia anterior de tratar de minimizar las acusaciones diciendo que son jurídicamente insostenibles por falta de pruebas, la presidenta decidió redoblar la apuesta.

El jefe de gabinete, Jorge Capitanich, calificó la imputación como un acto de “golpismo judicial”, y el secretario presidencial Aníbal Fernández la denunció como “una clara maniobra de desestabilización antidemocrática”.

Ambos funcionarios se referían a la decisión del fiscal Gerardo Pollicita de imputar a la presidenta y a Timerman por supuestamente haber conspirar para encubrir la responsabilidad de funcionarios iraníes de alto rango en el bombazo que destruyó la AMIA en 1994 que dejó 85 muertos y unos 300 heridos.

El fiscal Pollicita validó la denuncia penal de 289 páginas que había sido presentada por el fallecido fiscal Alberto Nisman el 14 de enero, cuatro días antes de que fuera encontrado muerto de un balazo en la cabeza en su apartamento. El gobierno en un principio calificó la muerte de Nisman como un suicidio, y luego admitió que podría haberse tratado de un asesinato.

Muchos juristas se preguntan por qué el gobierno reaccionó con tanta vehemencia ante la imputación de Pollicita, si está tan convencido de que se trata de una acusación jurídicamente endeble. De hecho, la imputación formal de Pollicita solo elevó la acusación de Nisman en un pequeño escalón legal, ya la suerte del caso dependerá de si un juez decide darle curso, o declararlo inadmisible por falta de pruebas.

Entonces, ¿por qué el gobierno de Fernández sobrerreaccionó, si los cargos son tan endebles como asegura?

Una teoría es que fue una reacción automática de un gobierno populista autoritario, que instintivamente califica de “intento desestabilizador” a acusaciones en su contra que en cualquier democracia moderna serían vistas como parte normal del funcionamiento del sistema de separación de poderes.

Al igual que en Venezuela, donde el presidente Nicolás Maduro ya ha denunciado cuatro supuestos intentos de golpes desde que asumió el cargo hace dos años, sin aportar pruebas sólidas en ningún caso, Fernández puede estar tratando de desviar la atención pública de sus crecientes problemas políticos y económicos.

En Argentina, además de la nueva imputación contra Fernández por supuesto encubrimiento en el caso de la AMIA, el vicepresidente Amado Boudou está siendo procesado en al menos dos casos de corrupción, y hay alrededor de 300 otras causas que alegan que funcionarios de alto rango del gobierno y sus parientes cercanos participaron en actos de corrupción.

Además, la economía de Argentina está yendo cuesta abajo. La mayoría de los economistas coinciden en que la economía se contraerá un 1.3 por ciento este año, tras una caída similar el año pasado, y que la inflación alanzará un 33 por ciento anual.

En medio de todo esto, varios fiscales han llamado a una marcha masiva el miércoles 18 para exigir una investigación efectiva sobre la muerte de Nisman, y una mayor independencia judicial. La mayoría de los líderes de oposición han dicho que participarán en la marcha.

Otra teoría es que Fernández ha decidido contraatacar con fuerza como parte de una estrategia planeada para mantenerse en el centro de la escena política durante sus últimos meses de gobierno, mantener a sus seguidores motivados, y asegurarse tanto la lealtad del candidato oficialista como una representación significativa en el Congreso después de las elecciones de octubre.

“Cristina (Fernández) doblará la apuesta”, escribió el columnista Mariano Obarrio, del diario La Nación. “La orden presidencial es acusar de una confabulación a fiscales, jueces, espías díscolos, prensa, corporaciones e intereses internacionales.”

Santiago Cantón, director del Centro Robert F. Kennedy para la Justicia y los Derechos Humanos en Washington D.C., coincide en que “la presidenta quiere ocultar la corrupción, crímenes y violaciones de su gobierno bajo el manto de acusaciones golpistas a quienes creemos en la justicia y la libertad de prensa”.

Mi opinión: La sobrerreacción de Fernández tras su imputación sugiere que en los próximos meses veremos una escalada autoritaria del gobierno para tratar de proyectar una imagen de fortaleza mientras trata de negociar su impunidad, y la de sus colaboradores, después de las elecciones de octubre.

Hasta entonces, prepárense para un aumento de abusos gubernamentales en Argentina.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
La mujer y su techo de cristal

Hace tiempo leí sobre el techo de cristal que impide a las mujeres lograr sus sueños, desarrollarse como profesionales y ser “alguien” en el espacio laboral, además de mamá y esposa. Pero, esto lo entendí mejor, en carne propia, cuando pude ganar un sueldo mayor que el del presidente Obama, pero al que renuncié por ser íntegra y defender mi dignidad. Yo viví lo que los libros decían del famoso “techo de cristal” al que nos obliga la sociedad. Dicen que las reglas han cambiado, pero no es así.

Economía, protección y justicia penal

La Asamblea Legislativa de Nevada está inmersa en su sesión anual, pero el progreso ha sido lento en una serie de temas importantes. Con sólo un mes restante, los legisladores deben aprovechar la oportunidad para propiciar el impulso de la economía, la protección contra pandemias futuras y la reforma del sistema de justicia penal. Si lo hacen, la comunidad hispana de Nevada estará entre los más beneficiados.

El gobierno estadounidense necesita dos para bailar tango

El ex-senador de Nevada Harry Reid dijo la semana pasada algo inesperado, especialmente para un hombre que dirigió a los demócratas en el Senado durante 12 años.

Nadie se mete entre dos que están bien

Discutí sobre el engaño en la pareja con dos grandes amigos, Erick Cuesta y Orlando Segura, en mi programa de las redes dranancy.com. Ellos consideran que viven en un mundo no solo machista, ya que hay mujeres que son infieles y además son independientes. Orlando insiste: ¿qué hacemos después? ¿Limarse los cachos y seguir?

Mi marido se fue con otra

Según mi gran amigo, el Dr. Carlos Lugo, ido a destiempo por causa del maldito COVID-19 (días después de grabar el show “Dra. Nancy”), estas serían las posibles razones de que un marido se vaya con otra:

El poder económico de los migrantes en Nevada

Cada año, de febrero a abril, los adultos residentes en Estados Unidos deben presentar su declaración de impuestos. 2021 no es la excepción.

El error no forzado de Pickard puede ser un fracaso en 2022

Para un tipo que ganó su elección por solo 24 votos, el senador del estado de Nevada, Keith Pickard, siempre caminaba por la cuerda floja, y sin red que lo proteja de una estrepitosa caida.