105°F
weather icon Clear

Excesos con Evo

Está bien que el gobierno de México haya brindado asilo al expresidente de Bolivia por las razones que precisamente lo hizo: humanitarias. Su vida corría peligro allá, y Evo Morales no es un criminal como Nicolás Maduro.

Su integridad física estaba en riesgo por la violencia que él provocó al pretender eternizarse en el poder, violar la Constitución y robarse las elecciones.

Eso es asunto de los bolivianos, se podrá argumentar, y no vamos a discutir por eso. Venga Evo.

Sin embargo, cuidado: Morales se ha presentado como un humilde y pacífico indígena al que quitaron del poder por su color de piel y su origen pobre de la meseta andina. No es así.

En su carta a la Asamblea Legislativa del 10 de noviembre dice que “para evitar estos sucesos violentos y vuelva la paz social, presento mi renuncia”

Vamos por partes. Evo Morales, como líder de los cocaleros participó activamente en el levantamiento cívico, acompañado de la policía, en contra del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada en 2003, en el que murieron 64 personas y tumbaron al gobierno constitucional.

Luego encabezó los violentos motines contra el siguiente presidente constitucional, Juan Carlos Mesa, a quien también tiró.

Como pretexto para las movilizaciones y bloqueos que asfixiaron a los gobiernos democráticos, Evo y sus seguidores usaron el nunca demostrado argumento de que Bolivia pretendía exportar gas a través de puertos chilenos.

Exigió, con éxito, que los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados no asumieran la primera magistratura al renunciar Carlos Mesa, como mandata su Constitución, a fin de convocar a otras elecciones y así llegar él a la presidencia de la República de Bolivia.

Morales llegó por cansancio de huelgas, bloqueos y marchas a la presidencia boliviana, con un amplio margen de votos.

De ese entonces hasta el domingo pasado, nunca soltó el poder.

En esta ocasión, por robarse las elecciones y querer seguir ocupando la presidencia luego de haber violado la Constitución, Evo Morales despertó la reacción popular en su contra –también la ultraderecha movió sus fichas–, y sus dos grandes brazos de apoyo, la Central Obrera Boliviana (COB) y el Ejército, le retiraron el respaldo. Se había pasado de la raya.

Tuvo que huir, pues eso de que el pueblo cuida a los presidentes buenos es puro cuento. La turba lo iba a linchar si lo encontraba. El gobierno mexicano afortunadamente lo sacó de ahí, aunque no hubiera solicitud de asilo, alzamiento militar, orden de aprehensión en su contra y ni siquiera restricción para que abandonara Bolivia.

Aquí el presidente y el canciller armaron un show con la mentira del golpe militar y le dieron trato de héroe a un delincuente electoral que se engolosinó con el poder y dejó a su país polarizado, al borde de la guerra civil.

El gobierno de México rescató a un aliado político después de una semana clave: Nicolás Maduro fue a La Habana con el único propósito visible de decir, desde ahí, que Andrés Manuel López Obrador era el líder latinoamericano contra el neoliberalismo.

Le entregó la estafeta después de haber destruido a su país, Venezuela, y secar la ubre de la cual succionaron Cuba, Nicaragua, Bolivia y la Argentina de los Kirchner.

Vino el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y se entrevistó en privado con nuestro presidente en Palacio Nacional.

Después presentó la renuncia de Evo y se le trajo a México.

Aquí, el gobierno que le había quitado la protección a los expresidentes de México que combatieron al narcotráfico y apresaron a sus líderes, entregó a un presidente extranjero los mismos elementos de élite del Estado Mayor que daban seguridad a los exmandatarios mexicanos.

Paradójico, para no ahondar, es que se haya dejado sin protección a nuestros presidentes que lucharon contra las bandas criminales del narco, y se la entregaran al líder las siete centrales cocaleras de Bolivia.

Sí, allá es legal la siembra de coca, porque la mastican y toman té.

En ese país hay 23 mil 100 hectáreas sembradas de coca, según informe de la ONU en 2018.

Pero, por Dios, ¿cuánto té toman los bolivianos?

Cuento. De acuerdo con la Oficina de Naciones Unidas Contra las Drogas y el Delito (UNODOC), en ese país hay un excedente de 19 mil hectáreas de coca.

¿Qué ocurre con esas 19 mil hectáreas sembradas de coca que no beben ni mastican? Se van a la producción de cocaína.

El líder de los cocaleros bolivianos es Evo Morales. De ahí surgió a la política.

Dos mil 500 dólares cuesta el kilo de cocaína en El Chapare, en el trópico de Cochabamba, donde se abastecía, o abastece, el Cártel de Sinaloa.

Ahí estuvo la base de operaciones de Evo Morales como líder cocalero, y ahí se refugió tras la revuelta que lo motivó a renunciar. Hasta allá fue un avión de la Fuerza Aérea Mexicana a recogerlo el domingo-lunes.

Ilógico es que a Evo, líder de los productores de coca, se le cuide con camionetas blindadas y escoltas de élite del Estado Mayor que el gobierno de Morena le quitó a expresidentes mexicanos que combatieron y encarcelaron a los capos del tráfico de la drogas.

Sin coca no hay cocaína.

México siempre ha sido generoso con el exilio ilustrado, pero a Evo lo cuidan y llenan de lujos que nos hacen ver que debajo de todo este show de excesos hay otras razones.

Cuando llegó exiliada a México, la viuda del presidente Allende siempre vivió en un departamento de clase media en la colonia Del Valle, y doña Tencha no tenía guaruras ni camionetas blindadas.

La hija de Salvador Allende que se exilió en México, vivía en un departamento de dos recámaras en Villa Olímpica que pagaban ella y su marido.

Para Evo, un personaje que no defendió con decoro su investidura, que se escondió entre los plantíos de coca luego de robarse unas elecciones, ordenó a los suyos que boicoteen la formación de un nuevo gobierno constitucional (y llaman a la guerra civil), llega a un exilio rodeado de guardias que se le quitaron a nuestros expresidentes, que sí los necesitan.

¿Por qué? ¿Por qué razón lo ocultan en una casa de seguridad? ¿Quién o qué grupo quiere hacer daño a Evo Morales? Por temas políticos, no es para tanto. Los hechos nos lo dirán, y no falta mucho.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
María Antonieta

La persona más insultada de Francia antes y al inicio de la Revolución no fue Luis XVI, sino su esposa, María Antonieta.

La debacle educativa que traerá el COVID-19

El cierre de escuelas por la pandemia de COVID-19 y el aumento del aprendizaje en línea hará que aumente la brecha educacional entre quienes tienen un tutor privado, o una computadora y acceso a internet y quienes no los tienen. Pero hay una manera de limitar este problema, y es gratis.

¿Es hora de que los sistemas educativos se ajusten a las familias?

Dice un proverbio que la fortuna favorece a los valientes. Si alguna vez ha habido una oportunidad para que los líderes de la educación reexaminen su manera de ver y de invertir los recursos necesarios para afrontar los retos del presente, esa oportunidad es ahora.

¿Tengo que usar cubrebocas?

La respuesta simple: por ahora, ¡sí! El gobernador Steve Sisolak anunció esta semana el requisito de que todos usemos mascarillas protectoras (cubrebocas) al estar en espacios públicos.

Y ahora, la humillación

Donald Trump necesita oxígeno político pues su discurso racista no ha bastado para levantarse del piso electoral en que supuestamente se encuentra, 14 puntos abajo del candidato demócrata Joe Biden, y convocó al presidente de México a la Casa Blanca para tal propósito.

América Latina cae en los ‘rankings’

Dos nuevos rankings mundiales de competitividad traen malas noticias para América Latina: muestran que la región se está volviendo cada vez menos atractiva para los inversores extranjeros. Y los presidentes de México, Brasil y Argentina están haciendo empeorar las cosas.

¿Por qué la violación sexual es un crimen?

Empecé a ver una película que todos me recomendaron, pero no duré ni cinco minutos. Daba náuseas ver cómo un salvaje violaba a una jovencita, dejándola en un charco de sangre. Me indignó tanto que apague la televisión. Deberían cambiarle el nombre a la TV y al cine: es un saco lleno de crímenes, sexo violento, denigración de la mujer y un gran etcétera.

Escuelas: ¿Cuál debe ser la prioridad este verano?

“Muchas familias no tienen los dispositivos digitales necesarios ni las habilidades o el nivel cultural para acompañar a sus hijos en un aprendizaje autónomo; nos estamos jugando que muchos niños se descuelguen del sistema”, explicó Álvaro Ferrer, investigador de la organización sin fines de lucro Save the Children, en una carta dirigida a la ministra de Educación de España. El contenido de dicha carta se ajusta al dedillo a la realidad de otros países, incluyendo Estados Unidos y Reino Unido.

Doctor Chunga, ya váyase por favor

El coronavirus está fuera de control en el país y el encargado de contenerlo se encuentra absolutamente extraviado.

¿Usó Trump fondos de Venezuela para su muro fronterizo?

Aquí hay una noticia que pasó casi desapercibida en medio de la pandemia de COVID-19 y las protestas raciales en Estados Unidos, pero que merece atención: señala que el presidente Donald Trump habría usado fondos incautados a la dictadura de Venezuela para pagar su inútil muro fronterizo.