Ford protegió a un acosador sexual. Ahora dirige un grupo de trabajo contra el acoso

Un hombre que protegió a un acosador sexual con fines de lucro político ahora conduce a un grupo de trabajo estatal en contra del acoso sexual preferencial. Hablemos de mensajes mixtos…

Después de su juramento el lunes, el gobernador Steve Sisolak emitió su primer orden ejecutiva. Creó un grupo de trabajo para erradicar el acoso sexual, es un objetivo noble.

Nevada debe “examinar y abordar las desigualdades de poder, el acoso y la discriminación que informan fallas en las leyes, políticas y procedimientos contra la discriminación que han permitido que persistan el acoso sexual”, señala la orden.

Es por eso que el hombre a quien Sisolak seleccionó para presidir el panel, el nuevo fiscal general, Aaron Ford, es una elección extraña. Ford permitió que el acoso sexual floreciera en su grupo durante años cuando lideró a los demócratas del Senado.

En 2003, el entonces presidente Richard Perkins despojó a Mark Manendo de su presidencia en la Asamblea por denuncias de acoso sexual. Eso no impidió que Manendo, un demócrata, ganara el asiento en el Senado estatal en 2010.

“La tendencia de Manendo de hostigar e insultar a las mujeres que lo rechazaron no era desconocida para la mayoría de las personas involucradas en la Legislatura”, escribió en 2017 la ex-senadora demócrata Sheila Leslie. Un año, “un grupo de mujeres legisladoras y cabilderas unieron fuerzas para advertir al liderazgo que expondrían públicamente su comportamiento de hostigamiento si continuaba, pero nunca surgió nada”.

Entonces, ¿qué hizo Ford con respecto a Manendo cuando se convirtió en el líder demócrata del Senado después de las elecciones de 2014? Pudo haberlo expulsado de la asamblea o haber pedido una investigación. En cambio, aceptó la contribución de $5 mil que Manendo hizo al comité. Se pone peor, después de que los demócratas tomaron la mayoría del Senado en 2016, Ford nombró a Manendo como presidente del comité.

Este es un ejemplo de un libro de texto sobre la creación de “desigualdades de poder”, que permiten que “el acoso sexual y la discriminación persistan”.

Sólo desde una perspectiva política, las acciones de Ford tenían sentido. Después de las elecciones de 2016, los demócratas tuvieron una escasa mayoría de 11-10. Si Ford hubiera alienado a Manendo, este pudo haber votado a un republicano como líder de la mayoría del Senado, privando a Ford de la poderosa posición que había buscado tan desesperadamente.

Las consideraciones políticas incluso surgieron de la eventual decisión de Ford de llevar a cabo una investigación sobre la conducta de Manendo, Ford le dio una reprimenda verbal solo después de que ya no necesitaba su voto y se negó a presentar los resultados de la investigación financiada por los contribuyentes, eso no fue sorprendente porque mostró “al menos 14 incidentes de conducta inapropiada durante la sesión legislativa de 2017”.

Manendo cometió el delito, pero Ford aumentó su poder, lo peor que puedes darle a un acosador sexual.

Manendo no es un ejemplo aislado. Antes de que Rubén Kihuen ganara la elección al Congreso, prestó servicios en el Senado estatal bajo Ford. Una investigación del Congreso encontró que Kihuen acosó sexualmente a al menos una cabildera de Nevada, ella lo acusó de haber tocado “su trasero con toda su palma” durante una sesión de 2015. La cabildera indicó que temía que “perdiera mi trabajo” si se lo contaba a alguien.

En lugar de presidir a este grupo de trabajo, Ford debería explicar al público por qué ha permitido que el acoso sexual exista bajo su nariz durante años.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like