76°F
weather icon Clear

¿Formar autómatas o personas?

Para Confucio, la educación era crucial. Basándose en sus propias vivencias, él entendía que pensar de manera crítica era el camino para auto-cultivarse.

Conseguirlo incluía ciertos pilares, tales como conocer el pasado para aprender sobre resolución de problemas, acompañado de algunos rituales que pulían al hombre, de la misma manera que un artesano pule las piedras hasta convertirlas en joyas. Esto último, con el fin de que el carácter moral del individuo lograra alcanzar más virtud. Un ser cultivado podía responder a cada circunstancia pensando por sí mismo.

Así, el estilo de enseñanza de Confucio no se caracterizaba por respuestas múltiples, entre las cuales se escoge o adivina la correcta, sino que proponía preguntas abiertas que demandaban una explicación y pedían al estudiante llegar de forma libre a sus propias conclusiones.

Entonces, la función de la educación no era crear autómatas que sabían escribir y marcar con una “x” aquí o allá, y quienes, una vez egresados, podían ejercer una labor específica. La función principal de la educación era sembrar en el corazón de la gente REN, una cualidad tan esencial como difícil de cultivar.

Esta palabra ha sido traducida como bondad o compasión, entre otros significados, pero expertos en la actualidad la entienden como humanidad. Todos los principios de Confucio están ligados a esta noción. Por ejemplo, la justicia con REN no es duro castigo, sino humana y benevolente. El saber con REN no es ser inteligente, sino sabio.

Todo niño, por el hecho mismo de ser persona, alberga en sí mismo el REN. Por lo tanto, no es una meta o una disciplina. Es una manera empática de interactuar con la vida y el resto de la gente. Manejar cada interacción desde ese espacio se logra con aprendizaje, pero no el aprendizaje que acumula conocimientos (como ¿cuál es la capital de Haití?), ni el conocimiento que se internaliza cuando se aprende una habilidad (como escribir en letra cursiva, por ejemplo).

No. Aquí el filósofo plantea que el conocimiento es requerido para construir nuestro carácter. O sea, para pulirnos hasta convertirnos en seres que actuamos siempre con humanidad hacia los demás.

La sociedad florece cuando cada uno de sus miembros cultiva el REN, creando un mundo más armonioso y feliz a nivel colectivo. Nunca se llega al final del REN, y es una práctica/estado que morimos sin dominar cien por ciento. No obstante, es una aspiración constante. Esa aspiración se ha perdido de vista muchas veces cuando hablamos de educación escolar.

De ahí que, los salones de clases se estaban convirtiendo en terrenos minados por el acoso escolar, acoso cibernético, sexismo, violencia, drogas, racismo entre otras tantas vicisitudes. Y es gracias al COVID-19 que ahora nos detenemos a explorar este campo con mayor calma y nos preguntamos, 2.500 años después de Confucio: ¿cuál es la verdadera función de la educación en estos tiempos? ¿Estamos formando personas nobles, cultivadas y capaces de pensar por sí mismas o creando autómatas?

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
¿Educación emocional? Ahora más que nunca

El confinamiento ha producido en los alumnos consecuencias psicológicas, que van desde “la aparición de una mayor agresividad e irascibilidad, un incremento de rabietas, hasta un retroceso en el control de esfínteres en los más pequeños”, según han señalado algunos psicólogos clínicos y educativos, cuyos estudios aparecen citados en Educaweb.com.

Sí, la hipocresía enferma

Cada día entiendo menos al mundo. La hipocresía es nuestra forma más “normal” de comunicarnos. Hemos llegado al espacio, hemos descubierto muchas cosas, la tecnología nos domina, a pesar de sus fallas. Como el internet, del que dependemos y aún sigue fallando, no importa cuán cara sea la cuenta. Pero es sorprendente lo poco que hemos crecido como seres humanos.

Dejen al presidente (s) en paz

La decisión del fiscal general Bill Barr, de defender una demanda civil por difamación, presentada contra el presidente Donald Trump generó muchas críticas.

Detenme antes de tuitear

Cuando los adultos jóvenes que comienzan una carrera en el periodismo o en el servicio público me preguntan si deberían crear una cuenta de Twitter y unirse a la refriega, todos obtienen la misma respuesta.

Mirarse al espejo y revisar las prácticas racistas

En Estados Unidos hay más o menos 3,5 millones de profesionales ejerciendo el magisterio. El 79% de ellos son blancos y el 76 % del total son mujeres. Y así ha sido durante las últimas dos décadas, aun después de los esfuerzos realizados por promover la importancia de la diversidad racial en el seno de las instituciones dedicadas a la educación.

¿Está la ética por encima del ser humano?

Me enseñaron en la universidad que “por ética” no debemos criticar a otro profesional o colega. ¡Tamaño problema! Una cosa es recurrir al chisme y a la bajeza para dañar reputaciones, y otra muy diferente es dejar que roben y engañen a un ser humano.

Se extiende la moratoria de desalojos

Desde el 29 de marzo hay una moratoria en desalojos o “evictions”, como son conocidas en inglés. Esta moratoria iba a terminar el primero de septiembre, pero el gobernador lo extendió para otros 45 días.

El monorriel de Las Vegas termina como comenzó

El monorriel de Las Vegas siempre ha tenido la pretensión de ser más de lo que realmente es, un servicio de transporte que trae turistas de un puñado de casinos en el lado este del Strip.

Joe Biden: casado con la mafia

En lo que The New York Times describió como una “reprimenda contundente”, el vicepresidente Joe Biden pronunció un discurso en el que dijo: “Pregúntese: ¿Parezco un socialista radical con una debilidad por los alborotadores? ¿De verdad?”

Luchando contra los mitos sobre las elecciones de Nevada

Milton preguntó una vez: “¿Quién supo que la verdad empeoró, en un encuentro libre y abierto?” Pero fue Jonathan Swift quien escribió “La falsedad vuela, y la verdad viene cojeando tras ella”.