El Tiempo Las Vegas

Hay nuevo plan para la educación: Repetir el anterior

El establecimiento educativo de Nevada tiene un nuevo plan para arreglar las escuelas: Repetir el plan anterior.

Los políticos de Nevada primero implementaron las palabras de moda que escuchamos todos ahora: más fondos, clases más pequeñas, aumento del salario de los maestros, hace décadas.

“Actualmente, encontramos la educación en el proceso de un programa de reorganización y, al mismo tiempo, experimenta un rápido crecimiento en inscripciones”. Ese comentario pudo haber venido del nuevo Superintendente del Distrito Escolar del Condado de Clark, Jesús Jara, pero no fue así. El ex gobernador Grant Sawyer, pronunció ese enunciado en su discurso del Estado del Estado de 1959, junto con “recomendar” en el presupuesto ejecutivo, aumentos sustanciales en el auxilio escolar”.

En 1977, el entonces gobernador: Mike O’Callaghan, pidió un aumento del 20 por ciento en el gasto en educación. También incluyó en su presupuesto dinero específico para educación especial, una versión temprana del “financiamiento ponderado” que es la locura actual.

La Legislatura también promulgó pruebas de competencia en 1977. En 1979, el entonces gobernador, Robert List, propuso que “se proporcionen fondos” para ayudar a las escuelas con esas pruebas. Él también quería una “cantidad récord” para la educación.

“Es hora de mejorar drásticamente los servicios de asesoramiento en el nivel de la escuela primaria”, dijo List. El asesoramiento temprano “sería un paso positivo para mejorar la educación, así como para reducir la delincuencia en los próximos años”.

Todo ese gasto no mejoró el sistema educativo de Nevada. En 1989, el entonces gobernador Bob Miller, dijo que “hasta un tercio de nuestros niños abandonará la escuela y nunca se graduarán”.

¿Su solución? Clases más pequeñas y salarios más altos para los maestros.

“Debemos comenzar un esfuerzo concertado para reducir el tamaño de las clases a un nivel aceptable, especialmente para los grados K a 3”, detalló Miller. También recomendó un “aumento salarial general para los maestros” del 5 por ciento.

A instancias de Miller, la Legislatura financió el programa de reducción del tamaño de la clase en esa sesión. Desde entonces, Nevada ha gastado más de 3 bdd en él.

“Cuando finalice esta sesión legislativa, sinceramente espero que podamos volver con nuestros hijos y decirles: ‘Hemos hecho la diferencia, los hemos ayudado a prepararse para el futuro, hemos mejorado su calidad de vida’”, anunció Miller.

Pese al éxito en la implementación de sus programas de educación, las fallas educativas de las que Miller se preocupó, se quedaron. En 2018, solo el 29 por ciento de los estudiantes de cuarto grado del Distrito Escolar del Condado de Clark son competentes en lectura.

Esos fallos aún eran evidentes en 2003 cuando el próximo gobernador de Nevada, Kenny Guinn, comenzó su segundo mandato.

“La educación no está solo en mi agenda, es mi agenda”, declaró Guinn. “La educación es crucial para la supervivencia y el éxito de todos los negocios de Nevada”.

Ese año, obligó a través de lo que era, en ese momento, el mayor aumento de impuestos en la historia de Nevada específicamente para la educación. También propuso contratar bonos para nuevos maestros y 40 mdd para que no tuvieran que comprar suministros.

El ciclo se repitió en 2015, cuando el gobernador Brian Sandoval impulsó el mayor aumento de impuestos en la historia de Nevada, específicamente para impulsar la financiación de la educación. Sandoval prometió que su plan “modernizaría y transformaría Nevada para sus próximos 50 años de éxito”.

Sandoval continuó, “Lo que todos debemos acordar es que otra generación de jóvenes nevadenses no podrá moverse a través de nuestras escuelas sin más recursos, opciones y reformas”.

Verifica el calendario. Solo tres años después, y el plan de 50 años de Sandoval no sobrevivió a su último mandato sin que el sistema educativo volviera por más. La semana pasada, los consultores presentaron un informe al Comité Legislativo de Educación que, lo adivinaron, exigió un aumento dramático en el gasto por alumno. No incluyó ni una sola palabra para explicar por qué seis décadas de aumentos en el gasto no lograron los resultados deseados.

Esta es la razón por la cual las escuelas necesitan reformas estructurales, tales como cambios en las leyes de negociación colectiva y competencia a través de la elección de escuelas. Pero las personas en el establecimiento educativo de Nevada no están interesadas en aprender de los errores del pasado. Insisten en que Nevada los repita.