El Tiempo Las Vegas

Ralenkotter y Wright manifiestan arrogancia

Rossi Ralenkotter y Deanna Wright no solo te están estafando. Son lo suficientemente arrogantes como para actuar indignados de que el público esté molesto por el mal uso que hacen del dinero de los contribuyentes.

Comience con Ralenkotter, el asediado y futuro ex-CEO de la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas (LVCVA). El martes, la junta de la LVCVA le dio un regalo de despedida de $455 mil, que incluye un contrato de consultoría de $270 mil y un bono de $132 mil. Esto se produce cuando el Departamento de Policía Metropolitana está “activamente” investigando por el uso de más de $16 mil en tarjetas de regalo Southwest que pertenecen a la LVCVA para viajes personales. Él y su esposa usaron esas tarjetas para viajar a docenas de ciudades.

Algunos de esos viajes personales tomaron lugar durante semanas laborales, y Ralenkotter ni siquiera se tomó un descanso. No solo pagaste su viaje de vacaciones, también su salario mientras estaba de vacaciones, y este es un tipo que ganó más de $862 mil el año pasado en compensación total. Eso es arrogante y codicioso.

En total, el equipo de investigación del Review-Journal descubrió que Ralenkotter había perdido 38 días de trabajo sin tener tiempo libre personal en los últimos tres años. Eso no es solo un ataque de Recursos Humanos; Ralenkotter parece haberse posicionado para cobrar nuevamente. La política actual de la LVCVA es que a los empleados “se les pagará” por el tiempo de ausencia no utilizado cuando salen de la organización. Pero una vez que el Review-Journal le preguntó acerca de esto, Ralenkotter respondió que “nunca esperó ser compensado por mi tiempo libre remunerado acumulado”. Claro, lo que nunca esperó fue un escrutinio.

Qué generoso de Ralenkotter renunciar al dinero que pudo haberlo enviado a la cárcel por defraudar a los contribuyentes.

“Como líder de la organización, su ética y su moral determinan cómo opera el resto de la compañía”, señaló el alcalde de North Las Vegas y miembro de la junta de la LVCVA, John Lee.

Él tiene razón, y plantea una gran preocupación. ¿Cuántos otros empleados de la LVCVA han estado fuera de la oficina sin tener que perder tiempo con el paso de los años?

¿Cuánto cuesta eso a los contribuyentes?

Una junta que se preocupa por el dinero de los contribuyentes exigirá una auditoría e investigación completa. En cambio, esta junta le dio a Ralenkotter casi medio millón de dólares. Todo un mensaje para enviar a todos los empleados de la autoridad de la convención. Lee fue el único miembro de la junta con el coraje y la integridad para votar no.

Al menos Ralenkotter puede señalar los logros reales para justificar su arrogancia. El Distrito Escolar del Condado de Clark (CCSD) ha sido un desastre por décadas. Pero la presidenta de la Junta Escolar, Deanna Wright, sigue defendiendo su decisión de haberse retirado temprano de una conferencia contra el bullying para ir a Disney World. Si no se hubiera ido al parque de atracciones, pudo haber volado de regreso a Las Vegas esa tarde. En su lugar, ella le cobró al distrito por una noche extra en su hotel y un día extra de viáticos.

“No sé qué más hacer”, mencionó Wright en defensa de su paseo. “He hecho lo que me dijeron que es la forma habitual en que el CCSD hace negocios”.

¿Transformar los viajes financiados por el distrito en mini vacaciones es “la forma habitual en que el CCSD hace negocios”? O bien Wright ha expuesto un escándalo más grande, que es ignorado, o está menospreciando a los empleados del distrito para echarle la culpa a ella misma.

Ambas opciones hacen que Wright se vea peor de lo que ya se ve.

Además, eres la presidenta de la Junta Escolar; si esta es la “forma habitual en que el CCSD hace negocios”, es su trabajo cambiar esas políticas del distrito, no explotarlas para obtener ganancias.

Tampoco debe tomarse una política para evitar que la presidenta de la Junta Escolar corra a Disney World usando el centavo de los contribuyentes. Al igual que Ralenkotter no debió de haber necesitado una política para evitar que cargue vuelos personales a tarjetas de regalo de la compañía.

Pero con la arrogancia viene el derecho. Tanto Ralenkotter como Wright han actuado como si los contribuyentes les sirvieran, en lugar de al revés.

No pueden salirse del gobierno lo suficientemente pronto.