61°F
weather icon Clear

La baja participación en las elecciones expone que es hora de hacer un cambio

Resulta que las elecciones primarias municipales de 2019 no tuvieron la peor participación en los últimos 20 años.

Tuvieron la segunda.

En 2005, solo el 7.65 por ciento de los más de 414 mil civiles elegibles votaron en las elecciones municipales. Este año, el 8.8 por ciento de los 559 mil 972 votantes elegibles lo hicieron. Eso es menos de 50 mil personas.

Este año marca la tercera vez en los últimos 20 años que la participación no llegó ni a un 10 por ciento y la marca tope en las últimas dos décadas fue de 22.3 por ciento.

Pero esta elección todavía produjo algunos resultados interesantes.

El ex representante Ruben Kihuen, quien no buscó la reelección el año pasado después de enfrentar acusaciones creíbles de acoso sexual a tres mujeres, perdió una licitación para el Concejo Municipal de Las Vegas por solo cinco votos.

Y el Distrito 3, donde Kihuen quedó en tercer lugar detrás de la ex asambleísta Olivia Díaz y la gerente de proyectos de Asuntos de Veteranos, Melissa Clary, vio la carrera más baja en toda la ciudad, con solo 3 mil 65 personas que votaron.

¿Quién dice que un solo voto no importa?

La campaña de Kihuen indicó que no solicitará un recuento, la cual es la primer decisión responsable que tomó desde que estalló el escándalo de los acosos. Es tentador descartarlo, pero esto es Nevada. Otro político una vez perdió una carrera en el Senado seguido inmediatamente por una oferta perdida para alcalde de Las Vegas, se pensó que este había quedado políticamente muerto hasta que un nombramiento revivió su carrera. Harry Reid se convirtió en el Nevadense más poderoso en servir en Washington, D.C., y en el hombre que ayudó a Kihuen a comenzar su carrera política.

En otras carreras, las cosas no fueron muy reñidas: la alcaldesa Carolyn Goodman y dos titulares del consejo de Henderson, Dan Stewart y Dan Shaw, lograron cifras similares en sus respectivas ofertas, al igual que la titular predominante de North Las Vegas: Pamela Goynes-Brown.

Un intento de éxito a la alcaldía en North Las Vegas fracasó: el titular Richard Cherchio enfrentará una segunda vuelta electoral, pero no contra el candidato preferido de John Lee. Hace dos años, Lee pudo expulsar a un titular del concejo a favor de un candidato que él respaldaba.

Hay muchas razones para la baja participación en las elecciones primarias municipales. Primero, no todos pueden votar: los residentes del condado no incorporados no acuden a las urnas. Segundo, si no hay un candidato de la ciudad en la boleta (como alcalde o juez), ni siquiera todos los residentes de la ciudad podrían votar. (Las excepciones son Henderson y Boulder City, que permiten la votación en toda la ciudad).

En tercer lugar, las competencias fuera del año no atraen la atención del público como lo hacen las elecciones de los años pares, cuando hay carreras de alto perfil como de presidente, el Congreso o los concursos estatales.

Es por eso que ya es hora de aprobar el Proyecto de Ley de la Asamblea 50 (AB50).

El proyecto de ley, patrocinado por el Comité de Operaciones Legislativas y Elecciones de la Asamblea, en nombre de la oficina del secretario de estado, es una reforma de sentido común que alinearía las elecciones de la ciudad con las contiendas de un año.

Los votantes acudirían a las urnas una vez cada dos años, en lugar de votar en noviembre y luego se les pedirá que voten nuevamente el año siguiente.

Se ahorraría dinero. Las estimaciones del Condado de Clark (las cifras exactas no estaban disponibles) revelaron que la elección primaria municipal costó al menos 750 mil dólares. Eso equivale a $15.22 por voto emitido. ¿Es ese un gasto que vale la pena de los recursos de los contribuyentes?

Aumentaría la participación: cuando Mesquite hizo el cambio, la participación de los votantes en las elecciones generales aumentó del 31 por ciento en 2013 al 83 por ciento en 2016.

Los críticos apuntan que las carreras locales se perderán en una votación cada vez mayor con todo, desde el presidente hasta la junta escolar, hasta las preguntas sobre la votación. Pero si la participación del 8.8 por ciento no muestra un concurso desatendido, ¿qué lo hará?

Los únicos beneficiarios reales de las elecciones de los años impares, son los candidatos que necesitan gastar menos, hacer menos y ganar menos personas y esa no es una justificación suficiente para mantener el ciclo electoral de año impar en su lugar.

AB50 podría arreglar todo eso. Hasta el momento, todavía está en comisión, enfrentando una fecha límite del 12 de abril para aprobarse o ser declarado muerto. Los legisladores deberían aprobarlo.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.