38°F
weather icon Clear

La caída de la imagen de EEUU en Latinoamérica

El gobierno del presidente Donald Trump ha lanzado una gran ofensiva de relaciones públicas para contrarrestar la creciente influencia de China en América Latina. Pero, hasta ahora, le ha ido pésimo.

A principios de esta semana, una nueva encuesta de CADEM en Chile, uno de los aliados más cercanos de Estados Unidos en la región, mostró que el 77 por ciento de los chilenos tiene una imagen positiva de China, mientras que solo el 61 por ciento tiene una imagen positiva de Estados Unidos.

Lo mismo está sucediendo en varios otros países latinoamericanos. En México, el 57 por ciento de los encuestados tiene una opinión favorable de China, en comparación con un 43 por ciento que tiene una opinión favorable de Estados Unidos, según una encuesta de Latinobarómetro de 2018.

En Argentina, el 51 por ciento ve a China favorablemente, en comparación con el 45 por ciento que ve a Estados Unidos de esa manera. En Perú, China tiene una opinión favorable del 59, contra un 56 por ciento de Estados Unidos.

Es cierto que en otros países como Brasil, Colombia y varios países de América Central, Estados Unidos sigue siendo más popular que China. Pero el apoyo a Estados Unidos en la región está disminuyendo, tras varios años de crecientes relaciones comerciales latinoamericanas con China.

El comercio de China con América Latina ha aumentado de $17,000 millones en 2002 a $306,000 millones el año pasado, y China ya se ha convertido en el principal socio comercial de Brasil, Chile, Perú y Uruguay.

Alarmado por todo esto, el gobierno de Trump le está pidiendo públicamente a los países latinoamericanos que no se acerquen demasiado a Beijing. Durante una gira por la región en octubre de 2018, el vicepresidente de EE.UU, Mike Pence, criticó la “actividad económica depredadora” de China en América Latina.

Más recientemente, durante una gira por América Latina a principios de este mes, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que China “inyecta capital corrosivo” en las economías latinoamericanas, “generando la corrupción y erosionando el buen gobierno”.

Los funcionarios estadounidenses dicen que las empresas chinas no están sujetas a leyes drásticas antisoborno, como lo están las estadounidenses. Y señalan que las empresas chinas están perjudicando a América Latina al invertir casi exclusivamente en la extracción de materias primas, lo que profundiza la dependencia de la región de los productos básicos.

¿A qué se debe, entonces, que China salga tan bien en las encuestas? La razón es simple, y se llama Donald Trump, dicen muchos funcionarios latinoamericanos. Y las encuestas los respaldan.

La imagen de Estados Unidos en todo el mundo ha caído desde que empezó el gobierno de Trump, según una encuesta separada del Pew Research Center.

En América Latina, la cruzada de Trump para construir un muro fronterizo, sus absurdas afirmaciones de que la mayoría de los indocumentados mexicanos son “criminales” y “violadores”, y su afirmación de que varias naciones latinoamericanas son “países de m…” han dañado gravemente la imagen de Estados Unidos.

Además, la retirada de Trump del acuerdo comercial de la Asociación Transpacífica y su declarada intención de reducir la ayuda externa a Centroamérica han hecho que muchos ahora vean a Estados Unidos como una potencia arrogante, y un mal vecino.

Mientras tanto, China gana terreno haciendo poco ruido, y mostrando interés en la región. El presidente de China, Xi Jin Ping, ya visitó la región cuatro veces desde que asumió el cargo en 2013. Trump realizó un solo viaje a la región, para una reunión del G-20 de las economías más grandes del mundo en Argentina.

Casi todas las críticas del gobierno de Estados Unidos a China son válidas, así como las denuncias de Trump contra los regímenes de Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Pero si Trump quiere revertir la tendencia de la creciente popularidad de China en América Latina, debería dejar de lado su arrogancia y prepotencia. Debería comenzar a construir una agenda positiva, en lugar de seguir machacando con sus diatribas contra la inmigración, el libre comercio y la ayuda externa.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Regla simple: ¡Haz que votar sea fácil para todos!

Ahora que la “Gran Pelea de Filibusteros” de 2022 ha terminado, -¡El peor espectáculo fuera de Broadway de todos los tiempos!- aprovechemos la oportunidad para hablar sobre los derechos de sufragar, de una manera menos acalorada.

¿Qué tan serio es un DUI?

Hoy en día no hay razón para manejar bajo la influencia del alcohol o drogas. Es muy fácil conseguir quien lo lleve a uno a casa. En nuestra ciudad hay buen servicio de taxis y Lyft o Uber. Aún así, todavía hay quienes deciden manejar ebrios. ¿Cuáles son las consecuencias?

Lombardo luce casi imbatible en las primarias

El alguacil Joe Lombardo no ha ganado la nominación republicana a gobernador, pero -en enero- está lo más cerca posible.

Préstamos “Compre ahora, pague después” presentan riesgos para comunidad latina

“Compre ahora, pague después” (BNPL, por sus siglas en inglés) es un producto nuevo para financiar compras que es promocionado como una alternativa a los préstamos tradicionales. Sin embargo, a medida que ha ganado popularidad, hemos visto varios problemas que deben abordarse, como la falta de términos transparentes, el enfoque a consumidores con menos opciones de crédito, falta de supervisión regulatoria, y las complicadas políticas de devolución.

Futuras noticias: los demócratas lamentan haber eliminado al filibustero

WASHINGTON, D.C., 14 de mayo de 2026.- Los demócratas del Senado organizaron una huelga el jueves 13, en protesta por un proyecto de ley de revisión electoral republicano que exige la identificación de votantes en todo el país, limita la votación anticipada a los días de semana y otorga a los estados la autoridad para aprobar reglas aún más restrictivas.

“No miren arriba”: una película para ver con nuestros hijos

Enferma, en plena Navidad, dediqué tiempo a Netflix. La película “No miren arriba” atrajo mi atención, sobre todo por sus actores: un Leonardo di Capio con 30 libras más, y mi preferida, Meryl Streep. No es común actualmente ver algo que te haga pensar, y que aporte a una sociedad que anda más loca cada día.

¿Es una bancarrota la mejor opción?

Muchos me preguntan si una bancarrota es la mejor opción para su situación financiera. La respuesta varía dependiendo de las circunstancias de la persona y su familia. No hay una cifra o cantidad exacta de deuda para que una bancarrota sea la solución a sus problemas financieros.