72°F
weather icon Clear

La campaña antimexicana de Trump

Lo más preocupante de las declaraciones xenófobas contra los mexicanos que hizo el aspirante presidencial republicano Donald Trump, no es que haya dicho semejantes tonterías, sino que sus comentarios parecen estar ayudándolo a ganar apoyo en las primarias republicanas.

Tras sus incendiarias declaraciones contra los mexicanos, Trump subió al segundo puesto — detrás del ex gobernador de la Florida Jeb Bush — entre una docena de candidatos republicanos en New Hampshire, el primer estado en que se celebrarán las elecciones primarias, según una encuesta de CNN/WMUR. Otra encuesta de CNN muestra que Trump ya está segundo entre los candidatos republicanos a nivel nacional, después de Bush.

Es más, el discurso del magnate inmobiliario en contra de México y los mexicanos fue celebrado por algunos de los otros aspirantes a la candidatura republicana, y aún no ha sido denunciado formalmente como ofensivo, o racista, por el Comité Nacional Republicano.

Es obvio que una parte de la población estadounidense está dispuesta a creer en las mentiras y las medias verdades de Trump.

Según una encuesta del Pew Research Center, solo el 39 por ciento de los estadounidenses tiene una opinión favorable de México, por debajo del 47 por ciento que tenía una buena opinión de ese país antes de la crisis financiera de Estados Unidos del 2008. La crisis económica estadounidense ha sido, obviamente, un terreno fértil para los políticos que buscan votos con posturas antiinmigrantes.

En su discurso del 16 de junio en que anunció su candidatura, Trump arremetió contra México por presuntamente inundar a los Estados Unidos con inmigrantes indocumentados. Dijo que México envía a Estados Unidos a “gente que tiene un montón de problemas…Ellos están trayendo drogas, y trayendo crimen, y son violadores”. Asimismo, dijo que obligaría a México a pagar la construcción de un muro fronterizo.

El problema es que todo el discurso de Trump contra los mexicanos se basa en premisas falsas.

En primer lugar, es francamente ofensivo insinuar que los 34 millones de mexicanos o descendientes de mexicanos que viven en Estados Unidos son delincuentes o inmigrantes indeseables.

Segundo, sugerir que hay una avalancha de indocumentados mexicanos es falso. En rigor, el flujo de inmigrantes mexicanos a Estados Unidos ha caído en picada en las últimas décadas, pasando de alrededor de 400,000 al año hace una década a 125,000 el año pasado, según datos recientes de la Oficina del Censo estadounidense.

La inmigración de México cayó, entre otros aspectos, por la crisis financiera de Estados Unidos, por la caída en la tasa de natalidad en México — que bajó de un promedio de 5.5 hijos por mujer en 1970 a 2.5 en la actualidad — y por el aumento de las medidas de seguridad fronteriza.

Tercero, la afirmación de que un muro a lo largo de la frontera México-Estados Unidos podría detener el flujo de mexicanos es, en el mejor de los casos, dudosa. Cerca de la mitad de los indocumentados mexicanos que entran a este país no cruzan la frontera, sino que llegan en avión y se quedan después de que expiran sus visas de turistas.

Andrew Smith, el profesor de la Universidad de New Hampshire que realizó la encuesta de CNN/WMUR en ese estado, me dijo que la inmigración no es un gran problema en New Hampshire, donde solo el 3.2 por ciento de la población es hispana. La subida de Trump en las encuestas se debe más a la notoriedad que logró, que al contenido de sus comentarios, dijo.

“Sus declaraciones atrajeron atención y prensa”, me dijo Smith. “Le hacen parecer como alguien que no tiene miedo de decir cosas que están en la mente de muchos, pero que muchos no se atreven a decir”.

¿Cuál fue la reacción de los otros aspirantes republicanos? El senador Ted Cruz (R-Texas) apoyó abiertamente las declaraciones de Trump. La mayoría de los otros permanecieron neutrales o eludieron el tema.

Solo Jeb Bush, que está casado con una mexicana, habría dicho en un evento en Nevada que no estaba de acuerdo con las palabras de Trump y que no representan sus valores, según un asesor anónimo de Bush citado por The Washington Examiner.

El presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, dijo en una conferencia de prensa el 26 de junio, diez días después de las declaraciones de Trump, que lo manifestado por el magnate inmobiliario “no ayuda”. La tardía reacción de Priebus estuvo muy lejos de ser una rotunda condena a comentarios ofensivos contra millones de hispanos.

Mi opinión: Puede que Trump sea un payaso, o un político irresponsable que busca titulares a cualquier costo, pero no hay excusa para que la mayoría de los demás aspirantes republicanos y — lo más importante — el Comité Nacional Republicano no se hayan pronunciado enfáticamente contra las palabras de Trump que ofendieron a millones de personas. ¡Eso es lo más preocupante de todo!

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
La perspectiva desde lo más profundo del frenético ruido

Durante una entrevista –exclusiva- antes de aparecer en el escenario, el presidente Donald Trump tuvo claro quién era el culpable de la decisión de su campaña de organizar un mitin bajo techo en Henderson: el gobernador de Nevada, Steve Sisolak.

¿Educación emocional? Ahora más que nunca

El confinamiento ha producido en los alumnos consecuencias psicológicas, que van desde “la aparición de una mayor agresividad e irascibilidad, un incremento de rabietas, hasta un retroceso en el control de esfínteres en los más pequeños”, según han señalado algunos psicólogos clínicos y educativos, cuyos estudios aparecen citados en Educaweb.com.

Sí, la hipocresía enferma

Cada día entiendo menos al mundo. La hipocresía es nuestra forma más “normal” de comunicarnos. Hemos llegado al espacio, hemos descubierto muchas cosas, la tecnología nos domina, a pesar de sus fallas. Como el internet, del que dependemos y aún sigue fallando, no importa cuán cara sea la cuenta. Pero es sorprendente lo poco que hemos crecido como seres humanos.

Dejen al presidente (s) en paz

La decisión del fiscal general Bill Barr, de defender una demanda civil por difamación, presentada contra el presidente Donald Trump generó muchas críticas.

Detenme antes de tuitear

Cuando los adultos jóvenes que comienzan una carrera en el periodismo o en el servicio público me preguntan si deberían crear una cuenta de Twitter y unirse a la refriega, todos obtienen la misma respuesta.

Mirarse al espejo y revisar las prácticas racistas

En Estados Unidos hay más o menos 3,5 millones de profesionales ejerciendo el magisterio. El 79% de ellos son blancos y el 76 % del total son mujeres. Y así ha sido durante las últimas dos décadas, aun después de los esfuerzos realizados por promover la importancia de la diversidad racial en el seno de las instituciones dedicadas a la educación.

¿Está la ética por encima del ser humano?

Me enseñaron en la universidad que “por ética” no debemos criticar a otro profesional o colega. ¡Tamaño problema! Una cosa es recurrir al chisme y a la bajeza para dañar reputaciones, y otra muy diferente es dejar que roben y engañen a un ser humano.

Se extiende la moratoria de desalojos

Desde el 29 de marzo hay una moratoria en desalojos o “evictions”, como son conocidas en inglés. Esta moratoria iba a terminar el primero de septiembre, pero el gobernador lo extendió para otros 45 días.

El monorriel de Las Vegas termina como comenzó

El monorriel de Las Vegas siempre ha tenido la pretensión de ser más de lo que realmente es, un servicio de transporte que trae turistas de un puñado de casinos en el lado este del Strip.

Joe Biden: casado con la mafia

En lo que The New York Times describió como una “reprimenda contundente”, el vicepresidente Joe Biden pronunció un discurso en el que dijo: “Pregúntese: ¿Parezco un socialista radical con una debilidad por los alborotadores? ¿De verdad?”