63°F
weather icon Partly Cloudy

La cultura de la violencia en Venezuela

El asesinato de una ex miss Venezuela y su esposo ante su hijita de 5 años está concitando la atención mundial sobre el auge de la criminalidad de Venezuela, y hace que muchos nos preguntemos si la epidemia de crímenes que sacude al país no está siendo al menos parcialmente generada por un discurso gubernamental que glorifica la violencia.

No hay duda de que los altos índices de criminalidad de Venezuela se deben principalmente a la corrupción policial, la debilidad del sistema judicial, y un sistema carcelario disfuncional. Además, el deterioro del sistema educativo y los subsidios gubernamentales para los jóvenes ha creado una generación de jóvenes que ni estudian ni trabajan – los famosos “ni-nis” – que muchas veces se dedican a delinquir.

En todo eso, Venezuela no se diferencia mucho de algunos otros países con altas tasas de criminalidad. Pero en Venezuela hay una gran diferencia: durante los últimos quince años, desde que el difunto presidente Hugo Chávez asumió el poder, el gobierno ha empleado una retórica incendiaria que glorifica la violencia.

El propio Chávez asumió un nuevo mandato en el 2007 al grito de “Patria. socialismo o muerte!”. El ex militar convirtió a ex golpistas y guerrilleros en “mártires”, promovió la creación de “milicias populares” constituidas por civiles armados, y pidió el apoyo del pueblo para librar una “guerra” contra la “oligarquía fascista”.

En el discurso oficial venezolano, los simpatizantes del gobierno no son partidarios, sino “combatientes”. Los empresarios no son hombres de negocios, sino miembros de “la burguesía parasitaria”. Los adversarios políticos no son rivales, sino “escoria” y “apátridas”.

El Presidente Nicolás Maduro ha continuado – y a veces exacerbado – el discurso del odio. En Noviembre, Maduro llamó a la “ocupación” de supermercados que supuestamente no cumplían con los controles de precios ordenados por el gobierno, generando una ola de saqueos. Hasta los militares fueron vistos cargando sus motocicletas con plasmas.

En esta cultura del “vale todo”, Venezuela ha cuadruplicado su índice de homicidios desde que Chávez asumió la presidencia hace quince años, de 19 muertes por cada 100,000 habitantes en 1999 a 79 muertes por cada 100,000 habitantes en la actualidad, según el Observatorio de Violencia Venezolano, un grupo no gubernamental que se dedica a registrar los delitos violentos.

El mes pasado, el ministro del interior venezolano, Miguel Rodríguez, cuestionó las cifras del Observatorio de Violencia, alegando que el índice de asesinatos es de 39 por cada 100,000 habitantes.

La estimación más reciente de la Oficina de Drogas y Delitos de las Naciones Unidas es que el índice de homicidios de Venezuela es de 45 muertes por cada 100,000 habitantes, mucho más alto que el de su vecina Colombia (31 por cada 100,000 habitantes), que sufre de un conflicto armado, y el de México (24 por cada 100,000 habitantes).

El asesinato, cometido esta semana, de la ex Miss Venzuela Mónica Spear, una actriz residente en Miami, que fue muerta junto con su marido en un intento de robo, ante la mirada de la hijita de la pareja, que sobrevivió, ha llevado a Maduro a reconocer por primera vez que hay un problema serio de la criminalidad en Venezuela.

Alfredo Romero, director del Foro Penal Venezolano, un grupo no gubernamental con sede en Caracas, me dijo en una entrevista telefónica que las principales razón del enorme incremento del delito en Venezuela son la corrupción policial, la impunidad de los delincuentes, el fallido sistema carcelario, que han llevado a que la mayoría de los venezolanos ni siquiera reporten los delitos de que son víctimas.

“En Venezuela, un muchacho menor de edad dispara diez titos a una persona para robarle un teléfono celular, porque no hay respeto por la propiedad, ni por la vida”, me dijo Romero. “Ese irrespeto ha sido fomentado desde el propio discurso persidencial”.

Chávez instaló en la sociedad la idea de que robar no es algo necesariamente malo, y que los delincuentes no son necesariamente mala gente, sino a menudo víctimas del sistema capitalista. Eso ha contribuido a generar la ola de robos, asaltos y homicidios que vive el país, agregó.

Mi opinión: Estoy de acuerdo. Obviamente, al igual que en otros países, las principal causas del aumento de la criminalidad en Venezuela son la corrupción policial y la impunidad de los criminales.

Pero en Venezuela, el discurso violento del gobierno empeora las cosas. Por suerte, después de varios meses de negar que existía una epidemia de criminalidad, Maduro invitó a los gobernadores oficialistas y de oposición al palacio presidencial el miércoles, para buscar soluciones al problema.

Ahora, Maduro debería bajar el tono de su discurso guerrerista, porque ha ayudado a crear una cultura de la violencia que alienta a la comisión de actos delictivos como el intento de robo que le costó la vida a Mónica Spear.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Cosas que nunca le dije a Sheldon Adelson

Los críticos filosos salieron en enero de 2017 cuando llegué a Washington como corresponsal en la Casa Blanca del Review-Journal (RJ). Verá usted, trabajo para lo que a los regañones les gustaba llamar “el periódico de Sheldon Adelson”, y eso es un rotundo no-no.

¿Qué nos espera en este 2021?

Para muchos, aunque el 2020 fue un año muy duro, el 2021 será aún más difícil. ¿Por qué? Porque muchos tuvieron ayuda del gobierno en el 2020. Beneficios como el desempleo, días de vacaciones, préstamos para negocios, ayuda de agencias de gobierno o privadas ayudaron a muchos.

¿Los políticos son sexólogos?

Hoy de nuevo vuelvo a enfatizar que los políticos no son sexólogos y que varias instituciones e intereses están empujándonos por el mal camino. La mal llamada “nueva educación sexual” es un desastre que tendrá pésimas consecuencias en la sexualidad humana, las familias y la salud mental del mundo.

Adiós a un reformista intrépido

El ex-senador del estado de Nevada, Joe Neal, siempre se inclinaba hacia los molinos de viento.

Cómo iniciar una guerra civil

Una cosa que la derecha siempre pretendió fue la creencia de que, a diferencia de Black Lives Matter y las protestas por la justicia social, el Tea Party y las posteriores manifestaciones del MAGA eran un discurso político pacífico, aunque a veces profano.

Si lo puedes imaginar, lo puedes lograr

“Algunos investigadores hambrientos de realidad tuvieron la audacia… de contemplar la enfermedad desde otro prisma, buscando lo que la desencadenaba en lo que no es material, en la memoria de la angustia, acercándose tanto a la mente como a la genética. Lo que describieron y las curaciones obtenidas revolucionaron el arte terapéutico y la civilización entera”. Patrick Obissier.

Los republicanos del Congreso se separan del presidente Trump

“Así que pasamos toda una elección de mi lado de la cerca hablando de ‘Tenemos que luchar contra el socialismo’. Y ahora vas a tirar medio billón de dólares” sin “absolutamente ningún objetivo” para los asalariados económicamente perjudicados por el ¿coronavirus?

Cuatro cambios para hacer que el Año Nuevo sea venturoso

Si está leyendo esto, felicidades ha sobrevivido al 2020. Quizá llego al 2021 de “panzazo”, aruñando, o tal vez sin mayor percance. Sea cual sea su situación, todos esperamos un mejor 2021. ¿Qué puede hacer para asegurar que este año sea más seguro para usted y su familia? Hoy hablaremos de cuatro cosas importantes:

Lo que dejó 2020 para la educación en EE.UU.

“Que hablen mal de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen”, afirmaba el famoso escritor Oscar Wilde. Así, fuera a favor o en contra, con la designación de Betsy Devos como secretaria de Educación del gobierno de Donald Trump y con la llegada de la pandemia, el tema de las opciones escolares (school choice) recibió más atención en los últimos cuatro años que en cualquier otro momento de la historia.