44°F
weather icon Clear

La incompetencia de Biden en política exterior podría matar a millones de personas

Es aterrador pensarlo, pero el presidente Joe Biden puede ser peor en política exterior que en política interior.

Comencemos con Afganistán. Es probable que todavía haya cientos de estadounidenses y hasta 14 mil titulares de una tarjeta verde atrapados allí. Eso por no hablar de los presuntos miles de afganos que ayudaron al ejército estadounidense y que Biden dejó atrás.

Biden entregó el país a los talibanes, el grupo que proporcionó un refugio seguro a Al Qaeda mientras planeaba los ataques terroristas del 11 de septiembre.

La amenaza de ataques terroristas no es una reliquia del pasado. En octubre, funcionarios del Pentágono dijeron al Congreso que el Estado Islámico en Afganistán podría ser capaz de lanzar un ataque terrorista en seis meses. Al-Qaida podría estar lista en un año.

Colin Kahl, subsecretario de defensa para la política, dijo que es probable que ambos grupos de terroristas “tengan la intención de” atacar.

Las cosas no son mejores para la mayoría de los afganos. La Agencia de la ONU para los Refugiados calcula que 23 millones de personas (más de la mitad del país) podrían sufrir niveles extremos de hambre este invierno. De ellos, casi nueve millones de personas se enfrentan a la posibilidad de hambruna. Un millón de niños podría morir sin ayuda.

La política exterior de Biden en Afganistán ha provocado que haya estadounidenses atrapados, terroristas conspirando y una posible hambruna para millones de personas.

Por desgracia, otros líderes mundiales se han dado cuenta de la ineptitud de Biden. Rusia, China e Irán ya se pusieron en marcha. Los tiranos que lideran esos regímenes no tienen reparos en llenar el vacío de poder que Biden creó.

Rusia está reuniendo tropas cerca de Ucrania y parece estar preparando una invasión. Estados Unidos va a decirle a Ucrania que “ceda formalmente una medida de autonomía a las tierras del este de Ucrania que ahora controlan los separatistas respaldados por Rusia que se levantaron contra Kiev en 2014”, informó el jueves The Associated Press.

Capitular ante Vladmir Putin no parece una gran estrategia a largo plazo. Pero no es la primera vez que Biden lo hace. En mayo, renunció a las sanciones impuestas a una empresa que trabajaba en el oleoducto Nord Stream 2 desde Rusia a Alemania. Así que Biden mató el oleoducto Keystone pero ayudó a Rusia a completar su oleoducto. Y pensar que la izquierda se convenció de que Donald Trump era un activo ruso.

Una invasión china de Taiwán parece ser una cuestión de cuándo, no de si. El país está buscando invertir miles de millones en Afganistán, que tiene un tesoro de minerales de tierras raras que podría valer casi un billón de dólares. En agosto, China lanzó un misil hipersónico que podría llevar un arma nuclear y que tiene más posibilidades de evadir las defensas estadounidenses. Ah, y China quiere construir una base naval frente a la costa atlántica en África.

China claramente quiere ser un competidor de igual a igual con Estados Unidos en el escenario mundial. En 2019, Biden se burló de la idea de que China es “competencia para nosotros”. La principal prioridad de nuestros líderes militares parece ser evitar la rendición de cuentas por Afganistán e impulsar el dogma del despertar.

Irán sigue persiguiendo un arma nuclear. Biden pensó que la mejor manera de avanzar era a través de negociaciones. Sin embargo, las cosas son tan sombrías en ese frente que Biden dijo recientemente a su administración que se preparara para que las conversaciones fracasaran.

Los numerosos fracasos de Biden no deberían sorprender. Se opuso a la redada que mató a Osama bin Laden. “No subestimes la capacidad de Joe para ***** las cosas”, dijo una vez Barack Obama a un compañero demócrata, según Politico en 2020.

En sus memorias de 2014, Robert Gates, que fue secretario de Defensa durante los gobiernos de George W. Bush y Obama, escribió que Joe Biden “se equivocó en casi todos los asuntos importantes de política exterior y seguridad nacional de las últimas cuatro décadas”.

A estas alturas, que sean las últimas cinco décadas.

Esperemos que no se tarde tanto en sacar al país del agujero en el que nos ha metido Biden.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Préstamos “Compre ahora, pague después” presentan riesgos para comunidad latina

“Compre ahora, pague después” (BNPL, por sus siglas en inglés) es un producto nuevo para financiar compras que es promocionado como una alternativa a los préstamos tradicionales. Sin embargo, a medida que ha ganado popularidad, hemos visto varios problemas que deben abordarse, como la falta de términos transparentes, el enfoque a consumidores con menos opciones de crédito, falta de supervisión regulatoria, y las complicadas políticas de devolución.

Futuras noticias: los demócratas lamentan haber eliminado al filibustero

WASHINGTON, D.C., 14 de mayo de 2026.- Los demócratas del Senado organizaron una huelga el jueves 13, en protesta por un proyecto de ley de revisión electoral republicano que exige la identificación de votantes en todo el país, limita la votación anticipada a los días de semana y otorga a los estados la autoridad para aprobar reglas aún más restrictivas.

“No miren arriba”: una película para ver con nuestros hijos

Enferma, en plena Navidad, dediqué tiempo a Netflix. La película “No miren arriba” atrajo mi atención, sobre todo por sus actores: un Leonardo di Capio con 30 libras más, y mi preferida, Meryl Streep. No es común actualmente ver algo que te haga pensar, y que aporte a una sociedad que anda más loca cada día.

¿Es una bancarrota la mejor opción?

Muchos me preguntan si una bancarrota es la mejor opción para su situación financiera. La respuesta varía dependiendo de las circunstancias de la persona y su familia. No hay una cifra o cantidad exacta de deuda para que una bancarrota sea la solución a sus problemas financieros.

Ni “torpes” ni “estúpidos”: no pongas etiquetas a tus hijos

Yugle Rivas es una de nuestras psicólogas infantiles en el show dranancy.com. A mí, personalmente, me encanta. Escogimos este tema porque aún hay gente, y sobre todo padres, que opinan todo lo contrario. Siguen pensando que “la letra con sangre, entra”.

Diez libras de más estas Navidades: ¡quiero perderlas!

El organismo trabaja incesantemente 365 días al año para mantenernos sanos. Todos hacemos esfuerzos para controlar el exceso de peso con dietas, ejercicios, etcétera. Pero, entonces llegan las Navidades, periodo en el cual bajamos la guardia y dejamos que penetren el azúcar, los carbohidratos de mala calidad y la grasa animal. ¿El resultado? Entre seis y 15 libras de más.