76°F
weather icon Clear

Las vacantes de trabajo de la CCEA revelan su hipocresía

El sindicato de maestros más grande de Nevada trata a sus propios empleados de manera muy diferente a como insiste que el Distrito Escolar maneja a los maestros.

En noviembre, la Asociación Educativa del Condado de Clark (CCEA, por su sigla en inglés) aumentó las cuotas de sus miembros en más de 200 dólares al año. Planea usar el dinero para impulsar dos iniciativas fiscales que recaudarían mil millones de dólares al año para la educación.

Para ayudar con este gran proyecto, el sindicato está haciendo contrataciones. Las publicaciones en UnionJobs.com revelan que está buscando contratar a seis nuevos empleados.

Cuando la CCEA negocia con el Distrito Escolar del Condado de Clark, insiste en que el Distrito pague a los maestros con base a la experiencia y el desarrollo profesional continuo. Notablemente ausente es el pago relacionado con el desempeño, aunque la habilidad en el salón de clases es la habilidad más importante de un maestro. Obtener una maestría no es un buen indicador de la calidad de los maestros, incluso el liberal Instituto Brookings ha descubierto que un maestro que obtiene una maestría no tiene ningún impacto en los logros de los estudiantes.

La CCEA tampoco está interesada en eliminar a los educadores ineficaces. En la Legislatura, apoyó con éxito un proyecto de ley para diluir el rendimiento de los estudiantes como un factor en las evaluaciones de los maestros. El proyecto de ley también hizo más difícil que los distritos escolares despidieran a los maestros ineficaces.

¡Qué diferencia hace cuando tú eres quien hace las contrataciones!

El sindicato está buscando un director de iniciativas estratégicas. No sólo va a contratar a alguien basándose únicamente en la experiencia y la educación, está buscando candidatos que puedan “demostrar a través de su experiencia laboral previa y sus logros” que tienen “excelentes habilidades analíticas y de resolución de problemas”.

Si los directores aplicaran estos estándares a los maestros, la CCEA los demandaría por violar el contrato del sindicato.

La CCEA dice que el rango salarial para el puesto es de 120 mil a 150 mil dólares, eso es alrededor de 25 mil a 55 mil dólares más de lo que cualquier maestro puede ganar en el salario base.

Otro punto, es que la membresía a la CCEA es opcional. Los maestros que quieran ahorrarse más de 825 dólares al año al optar por no participar, pueden salir del sindicato, aunque puede hacerlos esperar hasta el 1º o hasta el 15 de julio para presentar el aviso de retirada. Lo importante es que pueden retirarse.

Las otras vacantes de trabajo están llenas de cosas de las que el sindicato se quejaría si el Distrito tomara un enfoque similar. El representante de campo es elegible para un “plan de incentivos por desempeño lucrativo”. El puesto de organizador “requiere un horario de trabajo extendido”, en contraste, el contrato de la unión con el Distrito limita estrictamente el tiempo de trabajo requerido de un maestro a siete horas y 11 minutos. El director político “será responsable de implementar los programas políticos, normativos y legislativos de la CCEA”. Buena suerte al director que consiga que la CCEA firme para hacer a los maestros responsables de su desempeño en el salón de clases.

Los estándares de contratación de la CCEA no son escandalosos. Tiene sentido que un grupo que lleva a cabo una campaña multimillonaria exija logros y responsabilidad a sus empleados. Ojalá el sindicato no impidiera que el Distrito Escolar aplicara esos mismos estándares a los maestros. Hipócritas.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Sí, la hipocresía enferma

Cada día entiendo menos al mundo. La hipocresía es nuestra forma más “normal” de comunicarnos. Hemos llegado al espacio, hemos descubierto muchas cosas, la tecnología nos domina, a pesar de sus fallas. Como el internet, del que dependemos y aún sigue fallando, no importa cuán cara sea la cuenta. Pero es sorprendente lo poco que hemos crecido como seres humanos.

Dejen al presidente (s) en paz

La decisión del fiscal general Bill Barr, de defender una demanda civil por difamación, presentada contra el presidente Donald Trump generó muchas críticas.

Detenme antes de tuitear

Cuando los adultos jóvenes que comienzan una carrera en el periodismo o en el servicio público me preguntan si deberían crear una cuenta de Twitter y unirse a la refriega, todos obtienen la misma respuesta.

Mirarse al espejo y revisar las prácticas racistas

En Estados Unidos hay más o menos 3,5 millones de profesionales ejerciendo el magisterio. El 79% de ellos son blancos y el 76 % del total son mujeres. Y así ha sido durante las últimas dos décadas, aun después de los esfuerzos realizados por promover la importancia de la diversidad racial en el seno de las instituciones dedicadas a la educación.

¿Está la ética por encima del ser humano?

Me enseñaron en la universidad que “por ética” no debemos criticar a otro profesional o colega. ¡Tamaño problema! Una cosa es recurrir al chisme y a la bajeza para dañar reputaciones, y otra muy diferente es dejar que roben y engañen a un ser humano.

Se extiende la moratoria de desalojos

Desde el 29 de marzo hay una moratoria en desalojos o “evictions”, como son conocidas en inglés. Esta moratoria iba a terminar el primero de septiembre, pero el gobernador lo extendió para otros 45 días.

El monorriel de Las Vegas termina como comenzó

El monorriel de Las Vegas siempre ha tenido la pretensión de ser más de lo que realmente es, un servicio de transporte que trae turistas de un puñado de casinos en el lado este del Strip.

Joe Biden: casado con la mafia

En lo que The New York Times describió como una “reprimenda contundente”, el vicepresidente Joe Biden pronunció un discurso en el que dijo: “Pregúntese: ¿Parezco un socialista radical con una debilidad por los alborotadores? ¿De verdad?”

¿Formar autómatas o personas?

Para Confucio, la educación era crucial. Basándose en sus propias vivencias, él entendía que pensar de manera crítica era el camino para auto-cultivarse.

Luchando contra los mitos sobre las elecciones de Nevada

Milton preguntó una vez: “¿Quién supo que la verdad empeoró, en un encuentro libre y abierto?” Pero fue Jonathan Swift quien escribió “La falsedad vuela, y la verdad viene cojeando tras ella”.