López Obrador avanza en México, gracias a Trump

Las elecciones presidenciales mexicanas de 2018 no han generado ningun interés en Estados Unidos todavía, pero deberían hacerlo: México podría elegir a su primer presidente izquierdista en la historia reciente, en parte gracias a los disparates que ha dicho el presidente Trump.

Las últimas encuestas muestran que las constantes falsedades que dice Trump sobre México han tenido el efecto predecible de crear una reacción nacionalista entre los mexicanos, que está ayudando al candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador a subir en las encuestas para las elecciones del 1 de julio de 2018.

Según una encuesta de BGC-Excelsior del 6 de mayo, López Obrador encabeza la carrera con un 26 por ciento de las preferencias electorales, seguido por la candidata de centroderecha Margarita Zavala con 21 por ciento y el oficialista Miguel Angel Osorio Chong con un 19 por ciento.

Pero la parte más interesante de la encuesta es un gráfico con las tendencias de los últimos 12 meses: muestra una subida constante de López Obrador y su partido Morena, especialmente después de las elecciones de noviembre de 2016 en Estados Unidos.

Está claro que las mentiras de Trump sobre México –como su aseveración falsa de que hay una invasión de inmigrantes ilegales de ese país, cuando según datos del Centro Pew el número de mexicanos indocumentados en Estados Unidos ha caído de 6.4 millones en 2009 a 5.6 millones actualmente– le vienen de maravilla a López Obrador, que se presenta como el salvador de México ante su agresivo vecino del Norte.

Esta semana, le pregunté al ex canciller Jorge Castañeda si no es demasiado temprano para predecir una victoria de López Obrador, quien ya fue candidato en las elecciones de 2006 y 2012. Castañeda respondió que “hay una posibilidad seria de que, a menos que pase algo inesperado, López Obrador gane”.

Varias cosas están convergiendo a favor de López Obrador, me dijo Castañeda. La campaña antimexicana de Trump, el mediocre crecimiento económico de México (en parte porque las inversiones se han frenado a la espera de definiciones de Trump sobre el futuro del tratado de libre comercio entre los dos países), y la baja popularidad del presidente mexicano Enrique Peña Nieto por los escándalos de corrupción y la violencia están creando una “tormenta perfecta” que está ayudando a López Obrador, dice Castañeda.

 

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like