97°F
weather icon Clear

Los comentarios de Trump sobre Ocasio-Cortez muestran cómo su mayor fortaleza es su mayor debilidad

Durante las elecciones primarias presidenciales republicanas de 2016, Donald Trump transformó brillantemente las mayores fortalezas de su oponente en defectos paralizantes.

Neutralizó el mandato de Jeb Bush como gobernador de Florida al calificarlo de contar con “poca energía”. El senador Marco Rubio era la estrella en ascenso con retórica dotada, excepto que era difícil ver una conmovedora oración proveniente del “pequeño Marco”. Trump socavó el tema del senador Ted Cruz que los conservadores podrían confiarle la etiqueta “el mentiroso Ted”.

Si solo el presidente Trump pudiera ver que una de sus mayores fortalezas, su capacidad para moldear las narrativas nacionales, también es una gran debilidad.

La semana pasada, los demócratas del Congreso se encontraban en medio de una guerra civil fea y cada vez más pública. La representante novata Alexandria Ocasio-Cortez (AOC) no insinuó tan sutilmente que la Presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi era racista después de que Pelosi hubiera desestimado la influencia de AOC. Pelosi dijo que el alcance de AOC se limitaba a su “escuadrón” de representantes Rashida Tlaib, Ilhan Omar y Ayanna Pressley.

Luego, la cuenta oficial de Twitter de los demócratas de la Cámara de Representantes acusó al jefe de personal de AOC de “señalar a una mujer de color nativa americana”. Luego, Pressley lanzó este ataque: “No necesitamos caras afroamericanas que no quieran ser una voz afroamericana”. Sus comentarios aparecieron dirigidos al congreso Black Caucus, el cual se había puesto del lado de Pelosi.

Cuando tus oponentes políticos se apiñan retóricamente a la muerte, retrocedes, te callas y te apartas del camino.

A menos que seas Trump, quien, cegado por su propio genio a la hora de moldear las historias políticas, decidió que era un buen momento para criticar a AOC y su escuadrón.

“Es tan interesante ver cómo las congresistas demócratas ‘progresistas’, quienes originalmente vinieron de países cuyos gobiernos son una catástrofe total, en voz alta y viciosamente, diciéndole a la gente de los Estados Unidos cómo se debe dirigir nuestro gobierno”, tuiteó Trump el domingo. “¿Por qué no regresan y ayudan a reparar los lugares totalmente rotos e infestados de delitos de los que vinieron?”

Esto estuvo mal en varios niveles. Es insultante y desdeñoso para los ciudadanos que vinieron a los Estados Unidos como inmigrantes. Debemos evaluar las ideas de las personas por sus méritos, no decirle a alguien que su lugar de nacimiento hace que sus ideas sean inaceptables. Con su propuesta de prohibir el transporte aéreo y las vacas con flatulencias, AOC ha facilitado desacreditar sus ideas. Su lugar de nacimiento no tiene nada que ver con eso.

Ese fue otro error de Trump. Sólo Omar es un inmigrante. AOC, Tlaib y Pressley nacieron en los Estados Unidos.

Los demócratas y los principales medios de comunicación se apresuraron a afirmar que esto era una nueva evidencia del racismo de Trump. Sacar esa conclusión se basa en la misma lógica (cualquier crítica de una minoría está enraizada en el sesgo racial) que AOC utilizó para atacar a Pelosi. Trump ha proporcionado años de evidencia de que no está muy bien con los detalles y es un insulter que ofrece igualdad de oportunidades. Solo tres tuits antes de este, Trump insinuó que el ex orador de la Cámara y su compatriota Paul Ryan era “débil, ineficaz y estúpido”.

El presidente también hizo un mal paso político. Los demócratas pasaron de pelearse unos contra otros a atacarlo.

Trump es un genio en generar publicidad. Eso no siempre es bueno.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.