60°F
weather icon Clear

Los imigrantes avanzan como semillas de la historia

“No es la primera vez ni será la última”. Es la simple y deshumanizada conclusión a la que muchos siempre llegan cuando tragedias como la de San Antonio, Texas, ocurren. Tal parece que morir asfixiado dentro de un camión, luego de una tortuosa travesía en busca de cruzar la frontera, fuese el “merecido” castigo del inmigrante que tiene la osadía de intentarlo, descontextualizando los motivos personales, las realidades sociales, los entornos políticos y las necesidades económicas.

Si alguien se pregunta qué es un inmigrante en la actualidad, debe empezar por entender que el deseo de alcanzar una tabla de salvación en este mundo tal como está estructurado —no por el inmigrante mismo, sino por los centros de poder político y económico— implica realizar sacrificios de esa magnitud, creyendo fervientemente en ese “Norte”, que ahora mismo se desdibuja como faro de esperanza.

No hay una sola de las entrevistas que han hecho a los sobrevivientes de la tragedia en Texas que contradiga el objetivo de su viaje: buscar una vida mejor. Sí, la frase entera se ha convertido en una especie de cliché que a muchos –sobre todo a los que ya lograron instalarse donde deseaban a su manera durante varias generaciones—les parece chocante, burda, atrevida e incluso ridícula.

Pero la autenticidad de quien la dice se equipara a la de quienes la repitieron un millón de veces antes, mucho antes, huyendo del hambre, de la guerra, de la persecución religiosa o de la intolerancia política. Y que ahora, muchos años después, gracias a sus esfuerzos y miles de sacrificios, sus descendientes, ya estadounidenses, se han podido convertir en legisladores, médicos, científicos, maestros de escuela, empresarios, granjeros, banqueros, e incluso presidentes de Estados Unidos.

A unos les ha ido bien, a otros no tanto; pero todos han formado parte del tejido social de esta nación, de la amalgama cultural que la solidifica.

¿No es este el laboratorio social que nació para ser ejemplo de un nuevo tipo de nación donde el habitante, idependientemente de su origen, idioma, credo religioso, etc., gozaría de las libertades plenas que emanan de la Constitución?

Inmediatamente hay quien sale al paso para responder que cruzar la frontera ilegalmente convierte a quienes lo hacen en “delicuentes”, y que por esa razón deberían ser castigados y expulsados del país, tal como lo declaró hace unos días el director de ICE, Thomas Homan, con un gesto de pocos amigos, más que de funcionario público de un país que hasta antes de este gobierno era considerado protector de los derechos humanos.

La complejidad de las leyes migratorias de cualquier país, sobre todo las de Estados Unidos, impide entender las razones que tuvo, por ejemplo, ese inmigrante mexicano que prefirió beber líquido anticongelante para autos, antes que perecer de deshidratación y asfixia y no ver cumplido su anhelo de llegar a este país.

¿Merece el Estados Unidos contemporáneo un gesto así? ¿Vale la pena?

Ya vendrán otros espacios de abundancia en otras latitudes y hacia allá enfilarán las multitudes de desposeídos. Esa ha sido la lógica de las migraciones humanas a lo largo de la historia. ¿Es tan difícil de entender eso por parte de quienes pretenden acabar con la historia misma, instalados en este preciso momento en la atribulada Casa Blanca, reduciendo a un problema de “ilegalidad” una realidad que les estalla en las narices?

Los “críticos” más simplistas dicen siempre que “el problema es de ellos”, de los países de origen de los inmigrantes, donde violencia, corrupción, falta de oportunidades y economías fallidas son el pan de cada día.

Por eso, más allá de insistir en la corresponsabilidad internacional, en que el desequilibrio económico es endémico y que ha sido heredado y reproducido por siglos hasta quedar como está organizado hoy, es preciso recordar que mientras eso persista, habrá no uno, sino millones de seres humanos que de la noche a la mañana se convertirán en inmigrantes, esas semillas sembradas en la historia que irremediablemente algún día le darán otro rostro a sus puntos de destino.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
La mujer y su techo de cristal

Hace tiempo leí sobre el techo de cristal que impide a las mujeres lograr sus sueños, desarrollarse como profesionales y ser “alguien” en el espacio laboral, además de mamá y esposa. Pero, esto lo entendí mejor, en carne propia, cuando pude ganar un sueldo mayor que el del presidente Obama, pero al que renuncié por ser íntegra y defender mi dignidad. Yo viví lo que los libros decían del famoso “techo de cristal” al que nos obliga la sociedad. Dicen que las reglas han cambiado, pero no es así.

Economía, protección y justicia penal

La Asamblea Legislativa de Nevada está inmersa en su sesión anual, pero el progreso ha sido lento en una serie de temas importantes. Con sólo un mes restante, los legisladores deben aprovechar la oportunidad para propiciar el impulso de la economía, la protección contra pandemias futuras y la reforma del sistema de justicia penal. Si lo hacen, la comunidad hispana de Nevada estará entre los más beneficiados.

El gobierno estadounidense necesita dos para bailar tango

El ex-senador de Nevada Harry Reid dijo la semana pasada algo inesperado, especialmente para un hombre que dirigió a los demócratas en el Senado durante 12 años.

Nadie se mete entre dos que están bien

Discutí sobre el engaño en la pareja con dos grandes amigos, Erick Cuesta y Orlando Segura, en mi programa de las redes dranancy.com. Ellos consideran que viven en un mundo no solo machista, ya que hay mujeres que son infieles y además son independientes. Orlando insiste: ¿qué hacemos después? ¿Limarse los cachos y seguir?

Mi marido se fue con otra

Según mi gran amigo, el Dr. Carlos Lugo, ido a destiempo por causa del maldito COVID-19 (días después de grabar el show “Dra. Nancy”), estas serían las posibles razones de que un marido se vaya con otra:

El poder económico de los migrantes en Nevada

Cada año, de febrero a abril, los adultos residentes en Estados Unidos deben presentar su declaración de impuestos. 2021 no es la excepción.

El error no forzado de Pickard puede ser un fracaso en 2022

Para un tipo que ganó su elección por solo 24 votos, el senador del estado de Nevada, Keith Pickard, siempre caminaba por la cuerda floja, y sin red que lo proteja de una estrepitosa caida.