85°F
weather icon Clear

Los numerosos problemas de la opción pública

En comparación con “Medicare para Todos”, la tan llamada “opción pública” parece una alternativa moderada. No te dejes engañar, es solo una forma más lenta de llegar a la atención médica de un solo pagador.

Los candidatos presidenciales demócratas se dividen en dos campos de atención médica. Candidatos como los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren apoyan Medicare para Todos. Ese enfoque prohibiría los seguros privados, forzando a 160 millones de planes actuales ingresar a Medicare. El gobierno sería responsable de pagar las facturas de atención médica de todos. Siempre hay un atractivo para las “cosas gratis”, pero el precio (32 billones de dólares en 10 años) es asombroso. Por contexto, el gobierno federal gastará 4.5 billones de dólares este año, lo que resultará en un déficit de 1.1 billones de dólares.

Hay una razón por la que se llama “medicina socializada”. El gobierno se encargaría de distribuir la atención médica. Establecería tasas de pago para médicos y hospitales. Si quisieras cirugía, tendrías que esperar la aprobación de un burócrata gubernamental.

Algunos demócratas, como Joe Biden, están impulsando una alternativa: una opción pública. Eso permitiría a cualquier estadounidense comprar cobertura de Medicare como si fuera a comprar un plan de seguro privado.

Hay muchas razones por las que es una mala idea que el gobierno compita con las empresas privadas. Comencemos con el hecho de que no es responsabilidad del gobierno; la Constitución le da al gobierno federal la capacidad de formar un ejército y recaudar impuestos, no ingresar al negocio de la atención médica. Por desgracia, muchas de las limitaciones de la constitución se han reducido en el último siglo.

Luego, el gobierno tiene ventajas injustas sobre las entidades privadas, puede regular su competencia. Imagínate si Burger King tuviera la capacidad de imponer reglas a otras compañías de comida rápida, podría prohibirle a McDonald’s tener carriles drive-through o a Wendy’s servir papas fritas. Hacer esas cosas maximizaría sus ingresos a expensas de los consumidores. Los políticos y los burócratas del gobierno tendrían el mismo perverso incentivo.

El gobierno también puede gravar a sus competidores, si la compra de Medicare está costando más de lo esperado, el gobierno podría aumentar los impuestos sobre otras compañías de seguros para compensar la diferencia o simplemente podría agregarse a la deuda nacional de 22.5 billones de dólares.

Ninguna empresa privada tiene la capacidad de perder tanto dinero.

Otro problema es que los hospitales pierden dinero con los pacientes de Medicare, pueden permitirse esas pérdidas porque las compañías de seguros privadas pagan entre una y media y cuatro veces más que por los mismos procedimientos. Eso es según un estudio a nivel nacional de la organización sin fines de lucro Rand Corporation.

Pero si más personas estuvieran en Medicare, esas pérdidas podrían ser insostenibles. Un grupo de la industria estima que más del 50 por ciento de los hospitales rurales enfrentarían un alto riesgo de cierre si existiera una opción pública.

El gobierno que compite contra las empresas en el mercado es como un árbitro de béisbol que es miembro del equipo local. No puedes ser un competidor y un partido neutral.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.