85°F
weather icon Clear

Max Eden afirma que la justicia restaurativa no llega a las metas deseadas — VIDEO

En todo el país, la justicia restaurativa está reduciendo los puntajes de las pruebas y aumentando el número de estudiantes que se sienten inseguros en las escuelas. Eso es de acuerdo con Max Eden, un miembro senior del Manhattan Institute, quien recientemente lanzó un estudio sobre la reforma de la disciplina escolar.

El ex secretario de educación, Arne Duncan, inició el esfuerzo nacional por la justicia restaurativa en 2014. Afirmó que el racismo estaba llevando a las escuelas a suspender o expulsar a los estudiantes afroamericanos a una tasa tres veces mayor que la de los estudiantes blancos.

“Las investigaciones realizadas desde entonces han demostrado que ese no es el caso”, anunció Eden mientras filmaba Nevada Politics Today. “Cuando lo analizas con el suficiente detalle, encuentras que en realidad los maestros y administradores tratan a los estudiantes de manera bastante justa, la mayor parte de esta disparidad está siendo impulsada por el tipo de desigualdades en la sociedad que, desafortunadamente, afectan desproporcionadamente a los estudiantes de minorías”.

“Los estudiantes que provienen de una familia unifamiliar tienen el doble de probabilidades de ser suspendidos. Los estudiantes afroamericanos tienen aproximadamente tres veces más probabilidades de provenir de una familia unifamiliar, los cuales tienen aproximadamente tres veces más probabilidades de ser expulsados”.

“Entonces, el grado en que el sesgo de los maestros, el sesgo implícito y el racismo desempeñaron un papel, fue exagerado por estas propuestas de políticas. Como resultado, creo que es realmente una gran cantidad de discreción del maestro que fue útil y una gran cantidad de juicios que se hicieron de manera justa”.

La justicia restaurativa se centra en la resolución no punitiva de conflictos. La falta de consecuencias, sostuvo Eden, erosiona la disciplina escolar.

“Las escuelas tienen la obligación de hacer cumplir una orden moral”, destacó. “Para decir: ‘Estas son las reglas y estas son las consecuencias de estas reglas’”.

“En cierto modo, el instinto detrás de la justicia restaurativa proviene de un buen lugar, porque cuando escuchas que hay un estudiante que proviene de estos antecedentes traumáticos, quieres intentar hablar con ellos en lugar de solo castigarlos. El instinto es muy bueno y soy muy comprensivo ante él, pero en la práctica, lo que suele suceder, lo que he encontrado en los distritos escolares de todo el país, es que la meta para los administradores escolares y los burócratas de los distritos escolares se convierte simplemente en suspensiones”.

“En lugar de hacerlo de manera efectiva y gradual, se irán incorporando apoyos adicionales que serían necesarios para ayudar a estos estudiantes, lo que termina sucediendo es que cuando los estudiantes se portan mal no pasa nada”.

“Esta falta de disciplina ha tenido un efecto notable en el rendimiento de los estudiantes y no de una buena manera”, señaló Eden.

Después de implementar la justicia restaurativa, “en Filadelfia, el rendimiento en matemáticas disminuyó tres puntos porcentuales. El rendimiento en lectura bajó en siete”, puntualizó. “En California, cuando prohibieron las suspensiones e intentaron introducir la justicia restaurativa, los efectos académicos en matemáticas fueron tan malos que arrastraban a un estudiante desde el porcentaje de 50 hasta el 32”.

“En Pittsburgh, encontraron que las escuelas que implementaban justicia restaurativa tenían una menor percepción de seguridad y menor rendimiento académico, especialmente para los estudiantes de minorías”.

Eden agregó que una encuesta que se llevó a cabo en las escuelas del Condado de Washoe, reveló que los estudiantes se sentían menos seguros después de que el distrito escolar comenzó a usar justicia restaurativa.

“En septiembre de 2015, el Distrito Escolar del Condado de Washoe revisó la política de disciplina para hacer justicia restaurativa”, indicó. “Desde 2015 hasta 2017, en dos tercios de las escuelas, más estudiantes declararon: ‘No me siento seguro y no me siento respetado, los profesores no me respetan y no me cuidan”.

“Es un patrón que he visto en Nueva York, en Filadelfia, en Los Ángeles y en Seattle. Cuando se implementan estas políticas, más estudiantes aseguran que no se sienten seguros”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Ofrecer campamentos diurnos para estudiantes es seguro

Si quiere pruebas de que es seguro que los niños regresen a la escuela, considere los campamentos de día que el Condado Clark ahora ofrece a los padres.

Reapertura de escuelas: cómo, cuándo y dónde

En los distritos escolares del país, los líderes han estado en reuniones por casi un mes tratando de resolver la problemática de reabrir los planteles educativos en el año escolar que se aproxima. En consecuencia, muchos hemos estado esperando con ansias locas a que se anuncien los planes que regirán el proceso. Contando con que –idealmente- la solución debería ofrecer una oportunidad justa, que permita a todos los estudiantes tener acceso al soporte que necesitan.

¿Pandemia de divorcios?

La pandemia ha provocado que los divorcios se disparen, según dicen algunos estudios. Creo importante recordar qué es un divorcio, qué puede ocasionarlo y qué puede evitarlo.

Desigual respuesta federal de Trump

¿Qué sucede cuando la izquierda obtiene el poder político? En ciudades como Portland, Oregon, a pesar del coronavirus, los anarquistas organizan protestas masivas que se tornan violentas.

Ayudas federales y estatales para escuelas públicas y privadas

Para millones de estudiantes K-12 en Estados Unidos, la pandemia del Covid-19 ha producido una interrupción sin precedentes, en el tiempo dedicado a la instrucción en los salones de clases, en los programas educativos y en los servicios académicos.

¿En qué fase estamos?

Según el gobernador en ninguna.

La lección del COVID-19

Este virus invisible nos ha mostrado nuestras grandes deficiencias y nos ha estrujado en la cara nuestra soberbia. También ha demostrado a los médicos que no son Dios, y que muchos siguen como borregos los protocolos que escriben otros. La mayoría no son expertos en virus, ni en los pulmones.

¿Es un ‘progresaurio’ el presidente de México?

Al igual que el presidente Donald Trump, el presidente populista de México, Andrés Manuel López Obrador, suele decir cosas disparatadas, a menudo para desviar la atención pública de problemas más grandes. Pero los comentarios recientes del presidente mexicano sobre los estudios en el extranjero merecen atención, porque son aún más descabellados que de costumbre.