May-Brown habla sobre por qué Nevada necesita el salario sub-mínimo

Remover el salario sub-mínimo acabaría con la capacitación y las oportunidades de trabajo para algunos discapacitados. En lugar de hacer algo productivo, quedarían atrapados en una guardería para adultos, esto según Tracy May-Brown, directora de promoción y relaciones de la junta directiva y gobierno de Opportunity Village.

El sueldo por debajo del salario mínimo “permite a los proveedores de empleos sin fines de lucro y de capacitación diaria, involucrar a las personas en una actividad de capacitación cuando aún no están listos para producir a nivel industrial o no tendrían acceso a empleos competitivos sin el apoyo de un personal especializado”, explicó May-Brown mientras filmaba Nevada Politics Today.

“Es una banda muy estrecha de personas quienes ahora estamos viendo que tienen acceso a algún tipo de actividad productiva a través de la capacitación bajo nuestro certificado de salario especial, pero no es para las personas comunes que tienen algún tipo de discapacidad física”.

Poder pagar el salario mínimo es “una herramienta para involucrar a las personas en la productividad”, agregó. “Para ayudarles a ser mejores; sin esa herramienta, sin esa oportunidad de capacitación, la gente simplemente no estaría involucrada en la productividad, no habría actividad lucrativa y serían relegados a una guardería para adultos, lo cual es un programa basado en actividades. Las personas a las que atiendo me han dicho en voz alta: ‘¡No quiero ir a la guardería, quiero ser productivo, quiero estar comprometido!’”.

Trabajar en un programa de empleo y capacitación no es como un trabajo tradicional, afirmó May-Brown.

“No somos un empleador donde alguien entra y va a trabajar, somos un empleador que proporciona un servicio, vamos a ayudarte a llegar al baño, vamos a ayudarte a enfocarte en tu trabajo, vamos a ayudarte con tu aseo. Hay un nivel de gestión de casos”, detalló.

En los últimos cinco años, Opportunity Village ha colocado a 300 personas en trabajos comunitarios, incluidas 100 personas que comenzaron en un programa de paga mínima. Las personas que trabajan en trabajos comunitarios ganan al menos el salario mínimo estándar.

Opportunity Village pierde 2.3 millones de dólares al año por ejecutar su trabajo y programa de capacitación, añadió May-Brown. El Proyecto de Ley 339 de la Asamblea habría requerido el pago del salario mínimo completo, lo que habría obligado a Opportunity Village a cerrar su programa de entrenamiento.

“La gente saldrá lastimada, es así de simple”, apuntó acerca de la propuesta, la cual fracasó recientemente luego de no poder pasar a la comisión.

“Si se requiere que los proveedores de capacitación diurna y de empleo paguen al menos el salario mínimo para proporcionar un servicio a alguien que tenga una barrera importante para el empleo, ese empleo, esa oportunidad de capacitación, desaparecerá”, afirmó.

En una audiencia sobre la legislación, el proponente Erik Jiménez (quien tiene una discapacidad) declaró: “Nadie debería tener que mirarse en el espejo y decir: ‘No soy lo suficientemente bueno para el salario mínimo’”.

May-Brown respondió que cree que Jiménez tiene un título universitario y que la excepción de salario por debajo del mínimo “nunca se aplicaría a una persona como el Sr. Jiménez”.

Parte de “su declaración realmente lastimó a los padres y miembros de la familia quienes han trabajado incansablemente para ayudar a las personas con discapacidad en sus vidas a tener éxito”, recalcó. “Hubo una gran cantidad de emoción adjunta a esa declaración en particular, porque ningún padre, ninguna persona, ni ningún proveedor del que tengamos conocimiento en Nevada, quiere que nadie se sienta menos que nadie”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like