94°F
weather icon Clear

Para la educación, el futuro es hoy

El progreso es indetenible; la expansión, inevitable. A medida que crece el entendimiento, las fronteras alzan sus tiendas y se ruedan unas cuantas yardas, metros o kilómetros más adelante. Nada es estático. Todo cambia. Lo evidencio a diario en el pulsar de dos pulgares que marcan las teclas de un teléfono móvil a una velocidad vertiginosa.

Ambos hemisferios cerebrales operando concomitantemente, escribiendo algún código desconocido hasta hace solo unos cuantos años: LOL, BFF, TQM (Laugthing Out Loud, Best Friend Forever, Te Quiero Mucho). Mis sobrinos saltan por encima de la gramática y la ortografía, reinventando un novedoso idioma cada mes.

Se burlan del afán inútil que tenemos los adultos en catalogar a sus amigos: ¿Es mexicano o de Hawái?, pregunta curiosa mi madre. – ¿Qué más da, abuela? Es mi amigo. ¿Y la escuela, m’hijo?, pregunto por enésima vez y por enésima vez se levantan los hombros en una subida a medio camino entre apática y despótica, que me da a entender que ahí dónde está el pupitre sobre el cual se posa el cuerpo de este chico, no está la mente, pues ha volado.

Vuela por encima de las cuatro paredes del aula, por arriba de la cerca que rodea el plantel, más allá de la puerta con rejas de la entrada y se esfuma con las alas expandidas sobrepasando la bandera tricolor y la cabeza del guardia armado de pie en el estacionamiento. La boca dice ¡presente!, mientras la maestra pasa inventario, pero la vida pareciera estar en otra parte, lejos de allí, ubicada de antemano en el futuro, como en una dimensión paralela.

Allí el mañana está preñado de soluciones. No hay sobrepoblación en las aulas, no hay maestros obligados a instruir en cómo pasar un examen, en lugar de enseñar. Allí ser maestro es una gloria; es decir, una posición reputada, bien remunerada que goza de gran latitud para innovar, inspirar y estimular. En ese bravo y nuevo mundo no faltan recursos, la brecha académica es casi inexistente, el acoso escolar se ha reducido a una mínima expresión y el clima general que se respira es de entusiasmo por enseñar y de ganas de aprender.

Han quedado en el olvido los salones-prisiones del pasado. Esos recintos grises, de sillas en fila, niños agrupados por fecha de nacimiento, una pizarra, un timbre para esto y otro para aquello; o sea, aquel anticuado ensamblaje de factoría ha sido desmantelado para dar paso a un nuevo sistema. Todos los avances tecnológicos y las riquezas del saber de la época se han volcado dentro de exitosos modelos. Modelos que más que estar acorde con los tiempos, se han adelantado a su tiempo.

Así, las soluciones brotan de ese manantial divino que son las mentes de los jóvenes. Lejos de un distópico filme hollywoodiense, la educación alcanza un punto álgido de conocimiento, equidad y justicia. Y ese momento es ahora, porque, como dijo la gran poeta chilena Gabriela Mistral: “el futuro de los niños es siempre hoy. Mañana será tarde”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
¿Es hora de que los sistemas educativos se ajusten a las familias?

Dice un proverbio que la fortuna favorece a los valientes. Si alguna vez ha habido una oportunidad para que los líderes de la educación reexaminen su manera de ver y de invertir los recursos necesarios para afrontar los retos del presente, esa oportunidad es ahora.

¿Tengo que usar cubrebocas?

La respuesta simple: por ahora, ¡sí! El gobernador Steve Sisolak anunció esta semana el requisito de que todos usemos mascarillas protectoras (cubrebocas) al estar en espacios públicos.

Y ahora, la humillación

Donald Trump necesita oxígeno político pues su discurso racista no ha bastado para levantarse del piso electoral en que supuestamente se encuentra, 14 puntos abajo del candidato demócrata Joe Biden, y convocó al presidente de México a la Casa Blanca para tal propósito.

América Latina cae en los ‘rankings’

Dos nuevos rankings mundiales de competitividad traen malas noticias para América Latina: muestran que la región se está volviendo cada vez menos atractiva para los inversores extranjeros. Y los presidentes de México, Brasil y Argentina están haciendo empeorar las cosas.

¿Por qué la violación sexual es un crimen?

Empecé a ver una película que todos me recomendaron, pero no duré ni cinco minutos. Daba náuseas ver cómo un salvaje violaba a una jovencita, dejándola en un charco de sangre. Me indignó tanto que apague la televisión. Deberían cambiarle el nombre a la TV y al cine: es un saco lleno de crímenes, sexo violento, denigración de la mujer y un gran etcétera.

Escuelas: ¿Cuál debe ser la prioridad este verano?

“Muchas familias no tienen los dispositivos digitales necesarios ni las habilidades o el nivel cultural para acompañar a sus hijos en un aprendizaje autónomo; nos estamos jugando que muchos niños se descuelguen del sistema”, explicó Álvaro Ferrer, investigador de la organización sin fines de lucro Save the Children, en una carta dirigida a la ministra de Educación de España. El contenido de dicha carta se ajusta al dedillo a la realidad de otros países, incluyendo Estados Unidos y Reino Unido.

Doctor Chunga, ya váyase por favor

El coronavirus está fuera de control en el país y el encargado de contenerlo se encuentra absolutamente extraviado.

¿Usó Trump fondos de Venezuela para su muro fronterizo?

Aquí hay una noticia que pasó casi desapercibida en medio de la pandemia de COVID-19 y las protestas raciales en Estados Unidos, pero que merece atención: señala que el presidente Donald Trump habría usado fondos incautados a la dictadura de Venezuela para pagar su inútil muro fronterizo.

Protegiendo a los “Dreamers” de Nevada

El 18 de junio la Corte Suprema de Estados Unidos bloqueo el cruel e innecesario intento del presidente Trump de poner fin a las protecciones otorgadas a los “Dreamers” incluyendo a miles que residen en Nevada.

Un renglón obligatorio en la educación escolar

El progreso de las naciones depende de la educación, y esta a su vez, de las instituciones que la gobiernan. Dichas instituciones no sólo deben preocuparse de lo relativo al conocimiento, sino que —también— deberían atender la parte espiritual, que incluye normas y valores humanitarios tales como la solidaridad y la diversidad, entre otros elementos que son esenciales para la enseñanza.