50°F
weather icon Clear

Para los votantes de Trump, ahora no es momento de ser tímidos

Hace un cuarto de siglo, me convertí en ciudadana estadounidense. Fue un acto de amor, y no solo para mi esposo estadounidense. También estaba enamorada de los valores que hicieron que esta nación nuestra fuera tan grande.

El mayor de esos valores es la libertad. Y la forma más grande de libertad, es la libertad del miedo.

Esa libertad ha estimulado a generaciones de pioneros estadounidenses a explorar, ya sea el oeste sin trabas o el infinito del espacio, o los milagros no descubiertos de la ciencia. Ha inspirado a los visionarios de las libertades estadounidenses a probar y mejorar constantemente esta maravillosa democracia. Y ha inspirado a los presidentes y generales de Estados Unidos a enfrentar guerras y traer la paz que los líderes extranjeros podrían no haber logrado.

La elección del martes 3 debería ser la manifestación más pura de la libertad estadounidense, un día en el que los ciudadanos estadounidenses de todas las tendencias decidan sobre su futuro colectivo y, por extensión, el curso del mundo entero.

Pero esta elección se ha contaminado con la más anti-estadounidense de las emociones: el miedo.

Lo ves en los escaparates tapizados de Manhattan y Washington, D.C., y en los extraordinarios despliegues policiales, todo en anticipación de los disturbios del día después de los vejados votantes de Joe Biden y otros descontentos.

Peor aún, cuando se les pregunta por quién planean votar, muchos partidarios del presidente Donald Trump adoptan un tono silencioso y ansioso.

A los llamados “votantes tímidos de Trump” les preocupa ser excluidos, a costa de trabajos o amistades. Para algunos, es una cuestión de seguridad física. La vehemencia de la animadversión anti-Trump, como hemos presenciado, puede significar un asalto violento total.

Esta es una tragedia para todos los estadounidenses. Es tóxico para el gran experimento estadounidense.

Debe detenerse. Y no hay mejor momento para detenerlo que ahora mismo, en vísperas de unas elecciones que están demostrando ser un referéndum sobre la valentía que debería ser fundamental para el carácter estadounidense.

Nuestro sistema democrático nos permite mantener nuestros votos privados. Eso está bien, y tengo la ferviente esperanza y creencia de que el recuento final mostrará que la mayoría de nosotros estamos a favor de un segundo mandato para Trump.

Pero sea cual sea el resultado, no debemos permitir que el efecto secundario de esta elección sea el atemorizar un electorado estadounidense.

A mi esposo, Sheldon, le gusta decir que es importante defender lo que uno cree, con orgullo y en público, incluso si eso significa estar solo.

Los partidarios de Trump no están solos de ninguna manera. Pero ciertamente se verán disminuidos, como individuos, si se tragan su orgullo, desvían la mirada y se arrastran en silencio para emitir su voto antes de apresurarse a regresar a casa.

Las próximas horas serán un momento para reconocer la cordialidad que deberíamos brindar a nuestros compatriotas estadounidenses incluso si no estamos de políticamente. Los votantes de Trump, al igual que los votantes de Biden, deben hablar tan libremente como deseen y mantener la cabeza en alto. No debemos esperar menos del otro y darle la bienvenida.

El martes 3 de noviembre de 2020 puede decidirse la presidencia. Pero es cómo actuamos ahora lo que nos definirá como estadounidenses.

Unámonos, aunque podamos diferir. Reafirmemos los “unidos” en los Estados Unidos de América.

La familia de la Dra. Miriam Adelson es propietaria de Las Vegas Review-Journal. El Tiempo es una publicación en español de Las Vegas Review-Journal.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Violencia en Estados Unidos: Detengamos este disparate

Estados Unidos se ha convertido en un país sumamente violento. En este país hay más armas letales que personas viven aquí. Lo peor es que están en manos de jóvenes, y de cualquiera que tenga dinero para comprarlas.

El caso de Epstein todavía se usa para difamar a Acosta

Antes de que lo encontraran muerto en una celda de la cárcel de Nueva York, en lo que un forense describió como un suicidio, Jeffrey Epstein era un abusador sexual en serie -súper rico- con conexiones políticas impecables y una racha despiadada. Un año después de su muerte, Epstein acecha a un sistema de justicia penal que falló a sus muchas víctimas.

La validez pedagógica de la danza

A propósito de que el 16 de noviembre se celebra el Día Internacional del Flamenco, nos interesa explorar la función que la danza juega en el ámbito educativo. En sánscrito, la palabra danza quiere decir «anhelo de vivir». Y de ahí que a esta práctica se le atribuyen beneficios que traspasan los límites de lo corporal y se percibe como un medio capaz de expresar las emociones y los sentimientos.

Dos preocupantes pandemias

Hablar con el gran amigo Tony Jiménez, siempre es una delicia. Tengo que agradecer a mi nuevo programa, “Dra. Nancy”, que me ha permitido volver a entrevistar a seres inteligentes, con los que crezco y aprendo, y que aman, como yo, servir y ayudar.

¿Por qué renuncian masivamente los maestros?

Tres de cada cinco llamadas de parte de los administradores de las escuelas de D.C., tienen como objetivo plantear la renuncia permanente a sus funciones. Una de las razones más contundentes es la falta de moral, asociada con el desconocimiento de los procesos implicados en la reapertura de los planteles escolares.

Susan Collins venció al Proyecto Lincoln

Los largos cuchillos, bien afilados, estaban listos para la senadora Susan Collins, republicana de Maine.

Un país dividido necesita líderes que se comprometan

Mientras se escribe esto, el recuento de votos populares en Estados Unidos es de 73 millones para el ex-vicepresidente Joe Biden y de 69 millones para el presidente Donald Trump.