105°F
weather icon Clear

Porqué no debemos registrar la puntuación en los partidos deportivos de los niños

Siempre se me hacía raro el hecho de ver cuando no se registraba el puntaje en partidos deportivos de niños. Después de todo, el mundo real premia los logros y los resultados, no las intenciones y los sentimientos; Fue entonces vi a mi hijo jugar T-ball.

El beisbol es sencillo: golpeas la pelota, corres a la primera base antes de que un jardinero te atrape. Tres outs, y tu equipo toma el campo.

No parece simple con niños de cinco y seis años: Mantén tus ojos abiertos cuando batees, corre a la primera, no te quedes viendo la pelota, sí, corre todo el camino hasta la primer base. ¡No, espera, detente, la primer base es para el otro lado!

Cada uno de estos pequeños pasos era su propia aventura.

Luego está el fielding. La mayoría de los tiros no llegaron mucho más allá del montículo del lanzador. Mi hijo jugaba tercero cuando llegó un jardinero, hizo un par de cosas bien, se movió delante de la pelota con su guante al suelo. Luego esperó y esperó y esperó mientras la pelota rodaba lentamente hacia él.

“Pégale fuerte a la pelota, sé agresivo”, le dije después.

Eso fue exactamente lo que hizo, un poco demasiado. Un niño golpeó un dribbler en el lado izquierdo, mi hijo cargó la pelota y corrió hacia el lanzador. Mis intentos de aclarar esto – sé fuerte con la pelota, pero no si tu compañero de equipo tiene una jugada – no se mantuvo tan bien como mi orientación inicial. Mi consejo paternal convirtió al campo en un lugar de carritos chocones, duh.

De vez en cuando, una pelota pasaba el infield. Un niño en el equipo de mi hijo golpeó la pelota en el centro derecho. El equipo contrario, sí, el equipo, todos, menos el primera base y el receptor, lo persiguieron.

Para complicar todo esto tenemos la capacidad de atención de seis años de edad. Mi hijo pronto se dio cuenta de que si no estaba jugando como lanzador, no había mucha acción en el campo. ¿Por qué ver a un bateador que es poco probable que golpee la pelota cuando siempre es divertido jugar en la tierra?

Esto hizo que conseguir un out fuera un milagro o un accidente, pero no importaba. Cada entrada consistía en que todos batearan una vez, se detuvieran en la primera base si salían o no, y avanzaban una base por bateador.

El gran drama vino del último bateador que intentaría anotar, generalmente después de golpear la pelota alrededor de 25 pies. ¿Podría un jardinero llevar la pelota al home antes de redondear todas las bases?

Las dudas que tenía sobre no mantener la puntuación se desvanecieron después de ver al primer bateador. Estos juegos no eran competencias, fueron experiencias de aprendizaje glorificadas.

En algún momento, mantener el puntaje será apropiado y necesario. Quiero que mi hijo vea el nexo entre el trabajo duro y el éxito, necesita oportunidades para demostrar gracia tanto en la victoria como en la derrota, también es divertido competir y ganar.

Esas cosas llegarán, pero estoy de acuerdo en no registrar la puntuación hasta que todos en el equipo sepan la diferencia entre la primera y tercera base.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.