¿Qué hacer si su hijo, menor de edad, es acusado de un crimen?

Como padres, una de las cosas más tristes que nos pueda suceder, es ver a un hijo en problemas con la ley. Si su hijo ó hija -menor de edad- es acusado/a de un crimen, usted debe informarse sobre sus derechos.

Primeramente, dependiendo de la edad de su hijo y la severidad del crimen, se determina si será acusado como menor de edad o como adulto. Mientras más cerca esté su hijo de cumplir los 18 años, es más probable que sea juzgado como un adulto. Por ejemplo, un joven de 16 o 17 años que comete un crimen severo es más apto a ser juzgado como adulto, que un joven que comete un crimen similar que sólo tiene 12 o 13 años.

La severidad del crimen también tiene mucho que ver en la decisión de juzgar a un joven como menor de edad o como un adulto. Mientras más severo sea el crimen, más probabilidad hay de que el joven sea juzgado como adulto.

También se toma en consideración el historial criminal del joven. ¿Es la primera vez que es acusado de un crimen? ¿Ha tenido problemas con la ley antes? ¿Tiene un largo historial de problemas con la ley, en la escuela, etc.?

Hay una gran diferencia en la manera como se acusa al joven. Si es juzgado como menor de edad, por lo general, las penalidades son más severas. El caso es tratado con más detalle y el joven puede ser enviado a un instituto correccional, a una escuela para jóvenes que han tenido problemas con la ley, puede ser expulsado de la escuela, puede ser puesto en programas de supervisión, y más. Algo positivo de ser juzgado como menor de edad es que, por lo general, al cumplir 18 años el joven, su récord criminal es sellado. Esto significa que no queda rastro de sus problemas con la ley como joven. Y, por lo general, no afecta su vida futura en cuanto a empleos u oportunidades educativas.

Si el joven es juzgado como adulto, generalmente las penalidades son menores. Se le da más oportunidad de arreglar su conducta, como si fuera un adulto. Puede recibir “probation” o estar bajo un programa de supervisión leve, bajo el cual, no sufrirá más consecuencias, si es que se mantiene fuera de problemas con la ley. Muchos padres deciden que sus hijos sean juzgados como adultos para que no sean enviados a la cárcel juvenil o para que no tengan otras repercusiones Fuertes. El problema está en que, al ser juzgados como adultos, por lo general estos cargos quedan en su historial criminal aun cuando el joven cumple los 18 años. Esto si puede afectar el futuro de su hijo, ya que no será sellado o borrado este historial negativo de su record.

Por eso, si su hijo es acusado de un crimen, ya sea severo o menor, es muy importante que usted consulte con un abogado con experiencia en casos juveniles. De esta manera usted podrá proteger los derechos de su hijo, ahora y en el futuro.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like