Reflexiones sobre riqueza, desigualdad y acción de gracias

Escuche a algunos políticos, y pensaría que la riqueza de Estados Unidos debería ser una fuente de enojo, no de acción de gracias.

“Hoy vivimos en el país más rico de la historia del mundo, pero esa realidad significa poco porque gran parte de esa riqueza está controlada por un pequeño puñado de personas”, escribe el senador estadounidense Bernie Sanders en su sitio web.

Escondida en la declaración de Sanders está la suposición de que cuando otras personas tienen mucho, el pueblo está en peor situación. Ese argumento tiene sentido intuitivo. Si tienes $20 y alguien te lo quita, él tiene más y tú tienes menos. Ese es un escenario de suma cero.

Pero el fundador de Amazon, Jeff Bezos, no tiene un valor de 140 bdd debido a que robó, es fabulosamente rico por lo que creó. Al igual que Bill Gates, Sam Walton y Oprah. En un mercado libre, usted gana dinero al satisfacer mejor las necesidades y deseos de las personas a un precio que están dispuestos a pagar. Estos son intercambios mutuamente beneficiosos ya que crean valor. Cuando compra en Black Friday y cambia sus $20 por una camisa nueva, ambas partes ganan. Valoras tu compra más de los $20, y el minorista valora tu dinero más que el artículo. Todos ganan. Eso es diferente de los ganadores y perdedores elegidos por el gobierno al entregar subsidios.

Esto significa que aquellos que han ganado la mayor cantidad de dinero en un mercado libre han hecho el mejor trabajo para proporcionar lo que otras personas quieren comprar. Incluso hay beneficios significativos para las personas que no participan en la transacción original.

Considere a los llamados “usureros”, como John Rockefeller, Andrew Carnegie y Cornelius Vanderbilt, quienes vivieron hace 100 años. Estas fueron algunas de las personas más ricas del mundo, pero hoy tiene usted mejores cosas que ellos. Nunca tuvieron un celular, el teléfono en su bolsillo de hoy es un teléfono, una cámara y un portal para Internet, para cantidades incomprensibles de información. Las cosas que dan por sentado habrían sido lujos impensables para los hombres más ricos del mundo hace solo 100 años.

Sanders ignora estas mejoras para dar a entender que los estadounidenses no pueden salir adelante porque los ricos controlan demasiado.

“Un estudio de la Universidad de Michigan que siguió a un grupo dado de estadounidenses que trabajaban desde 1975 hasta 1991 encontró que el 95 por ciento de las personas inicialmente en el 20 por ciento inferior ya no estaban allí al final de ese período”, escribe Thomas Sowell en su libro “Discriminación y disparidades”, 29 por ciento de los que habían comenzado en el 20 por ciento inferior incluso habían logrado llegar al 20 por ciento superior. Un estudio de Harvard de 2014 encontró que la movilidad de los ingresos se ha mantenido estable durante las últimas dos décadas.

Debates como este habrían sido ajenos a los peregrinos. En 1621, sin saberlo, comenzaron el Día de Acción de Gracias alabando a Dios por una buena cosecha de maíz. Menos de un año antes, aproximadamente la mitad de su grupo había muerto de enfermedades y resfriados.

Estaban agradecidos de tener suficiente comida para sobrevivir. ¿Cuánto más agradecidos deberíamos estar de vivir en el país más rico de la historia del mundo, aunque alguien, en algún lugar, tenga más que nosotros?

Feliz Día de Acción de Gracias.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like