82°F
weather icon Partly Cloudy

Sí, quieren quitarte tus armas

Un destacado grupo de control de armas finalmente lo ha admitido: quieren quitarte tus armas.

March For Our Lives, creada originalmente por estudiantes que asistieron a la Preparatoria Marjory Stoneman Douglas, lanzó un nuevo plan de control de armas el miércoles. Quieren prohibir algunas armas, confiscar otras y remodelar la Corte Suprema para evitar la molesta Segunda Enmienda. Eso es solo para empezar.

El plan tiene un objetivo noble, busca reducir el número de muertes por armas en un 50 por ciento en los próximos 10 años.

Para lograr eso, March for Our Lives propone prohibir las armas de asalto. De manera reveladora, nunca explican ese término. Si algo es tan peligroso que el gobierno necesita prohibirlo, al menos deben definir de qué están hablando.

Las recomendaciones van más allá: las armas de asalto, sean cuales sean, estarían sujetas a una “recompra” obligatoria. Renuncia a tu arma o ve a la cárcel. Incluso la prohibición de armas de asalto de 1994 contenía una cláusula para las armas previamente legales.

Esta recomendación trata más sobre el robo de armas que salvar vidas. Las muertes por armas de más alto perfil provienen de tiroteos masivos, esos asesinos a menudo usan rifles de estilo AR-15, la retórica de March For Our Lives hace que parezca que estas armas se usan en la mayoría de las 40 mil muertes anuales por armas de fuego del país. Pues no, ni siquiera cerca.

Dos tercios de las muertes por armas de fuego son suicidios, hubo siete mil asesinatos con pistolas en 2017 según estadísticas del FBI. Comparen eso con 403 asesinatos con rifles; hubo menos asesinatos con rifles que cuchillos (utilizados en mil 600 asesinatos) y con objetos contundentes como martillos, utilizados en 467 asesinatos. Observen con qué frecuencia los principales medios de comunicación mencionan estas estadísticas narrativas, o esta: los homicidios con armas de fuego han disminuido en un tercio desde 1993, a pesar de que el número de armas por habitante aumentó en un 50 por ciento entre 1993 y 2012.

Si realmente creen que las prohibiciones salvarán vidas, comenzarían tratando de prohibir las pistolas, los cuchillos y los martillos. Eso no volaría políticamente, por lo que los ladrones de armas no lo están intentando … todavía, eventualmente lo harán. La eliminación de todos los asesinatos cometidos con rifles lograría una reducción del uno por ciento en las muertes por armas de fuego. Una prohibición de las armas de mano es inevitable una vez que el plan de este grupo no cumple con su objetivo declarado, una reducción del 50 por ciento en las muertes por armas de fuego.

Para implementar estas prohibiciones de armas, la Corte Suprema necesita revertir la Segunda Enmienda. March for Our Lives llama explícitamente a una “conversación nacional” sobre la reestructuración de la Corte Suprema con el objetivo de hacer precisamente eso.

La mejor manera de detener los tiroteos masivos es que las personas acudan a la policía cuando los que están a su alrededor actúan sospechosamente. ¡Buenas noticias! Justo eso esta pasando. Desde los tiroteos masivos en El Paso y Dayton, la policía ha arrestado a 29 personas por amenazas de tiroteos masivos. Avisar a la policía pudo incluso haber evitado el ataque en Desert Oasis High School. Según los informes, ese sospechoso planeó usar explosivos.

Así, no quitando armas, es como se detienen los tiroteos masivos. Planes como este, sin embargo, lo hacen obvio: por muy nobles que sean sus intenciones, el objetivo es la confiscación de armas. Prevenir horribles actos de violencia es simplemente una buena cobertura.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.