Donald Trump quiere ganar Nevada en 2020

A fines de abril, el administrador de la campaña de 2020 del presidente Donald Trump, Brad Parscale, sorprendió a muchos cuando dijo a Margaret Brennan, presentadora de “Face the Nation”, que Nevada estaba en la lista de estados “que no ganamos en 2016 que creo que están abiertos para 2020”.

La especulación comenzó de inmediato: ¿se trataba de un plan serio o de una treta de Trump para que los demócratas destinen recursos a los estados donde ya eran fuertes?

Los recientes resultados electorales sugieren esto último. Pero los republicanos insisten en que Trump puede ganar el Silver State en 2020 a pesar de haberlo perdido ante Hillary Clinton en 2016. (Fue un caso raro en Nevada, que casi siempre está del lado del ganador de la contienda presidencial, el que respaldara a alguien que finalmente perdió la Oficina Oval.)

Las cifras: Trump perdió en Nevada por unos 27,000 votos, quedando 2.42 puntos porcentuales por detrás de Clinton. Ese mismo año, la demócrata Catherine Cortez Masto derrotó al republicano Joe Heck para el Senado de EE.UU., por aproximadamente el mismo margen, 2.43 por ciento.

Para 2018, la brecha se había ampliado: el comisionado del Condado de Clark, Steve Sisolak, venció al fiscal general Adam Laxalt para la gubernatura por casi 40,000 votos, o 4.08 puntos. Y la representante Jacky Rosen superó al senador estadounidense Dean Heller por casi 49,000 votos, o 5.03 puntos.

Esa misma elección amplió y profundizó la mayoría demócrata en la Legislatura, donde consolidaron más que una mayoría a prueba de veto en la Asamblea y se quedaron a un escaño de los dos tercios en el Senado estatal.

Y, viendo en retrospectiva la última década, las únicas victorias del Partido Republicano en la parte superior de la boleta fueron la derrota por poco margen de Heller ante la Representante Shelley Berkley para el Senado de los Estados Unidos en 2012 (por solo 1.16 puntos porcentuales) y las dos victorias fáciles del gobernador Brian Sandoval (por 11.75 puntos porcentuales en 2010 y un asombroso 46.7 puntos porcentuales en 2014).

Los resultados de las elecciones provocaron que al menos un funcionario del Comité Nacional Republicano proclamara que Nevada era oficialmente un estado azul, y que las contiendas en todo el estado fuera del alcance para el Partido Republicano no presentaban un escándalo importante o un problema convincente.

Entonces, ¿qué hace que los republicanos piensen que pueden ganar con Trump, cuando las tendencias parecen ir en la otra dirección?

En primer lugar, señalan agentes republicanos, Trump es más popular en Nevada que Laxalt o Heller. Se acercó mucho más a la victoria que cualquiera de ellos. (Para estar seguro, Trump atribuyó la derrota de Heller al hecho de que el senador no respaldó al presidente en 2016 y su adopción tardía de su postura en 2018.)

En segundo lugar, 2018 contó con funcionarios estatales y una contienda para el Senado de los Estados Unidos en la parte superior de la boleta electoral, pero no una contienda presidencial. Hay algunos votantes que son leales al presidente, pero que quizá no participen en las contiendas intermedias. Esas personas volverán en 2020, dicen los republicanos.

Tercero, Trump y el Comité Nacional Republicano (RNC, por su sigla en inglés) tendrán los recursos para competir, no solo en Nevada, sino en todo el país. (La recaudación de fondos del RNC en mayo de 14.6 millones de dólares, por ejemplo, fue de más del doble de la cifra del Comité Nacional Demócrata para ese mes).

Cuarto, Trump está reuniendo personal en Nevada, con consultores como Jeremy Hughes (un veterano de Heller) y el ex-alumno de la Universidad de Nevada en Reno, Joe Weaver, como director estatal. Además, Chris Carr, el director político del esfuerzo del presidente en 2020, tiene vínculos con Nevada, más recientemente como director de asuntos gubernamentales de Wynn Resorts.

Y eso sin mencionar la amistad legítima del presidente con el dirigente del Partido Republicano de Nevada, Michael McDonald. Trump pidió a McDonald que se quedara como presidente, e incluso se ha escuchado a funcionarios electos lamentarse de que McDonald haya pasado más tiempo en la Oficina Oval que ellos.

Si la campaña de Trump está fingiendo, es un farol bastante elaborado. La navaja de Occam sugiere que la campaña realmente cree que el presidente puede ganar, o al menos ser competitivo, en Nevada. Y sabe que los demócratas no cometerán los mismos errores que Clinton cometió en 2016, por lo que sumar los 270 votos electorales necesarios para ganar la Casa Blanca podría involucrar a estados que no fueron parte del cálculo de Trump en 2016.

Sin embargo, nada de eso quiere decir que esto será fácil. Los demócratas aún mantienen una ventaja activa en el registro de votantes de 70,000 (hasta mayo). Y eso es antes de que la aclamada maquinaria demócrata construida (y aún influenciada) por el ex senador estadounidense Harry Reid se haya comprometido por completo con su programa de registro de votantes. Esas cifras seguramente serán impulsadas ​​por el caucus de febrero.

Y, según las reglas adoptadas por los votantes en 2018 y la Legislatura este año, el registro de votantes será más fácil que nunca antes, con la posibilidad de llevar a cabo registros en el mismo día en las urnas y con el registro automático en el DMV. Eso abrirá las listas de votantes a nuevas perspectivas para ambos partidos, pero favorecerá al partido con la mejor maquinaria para obtener el voto.

Además, hay un número creciente de votantes que se registran como no partidistas, más de 344,000 hasta el mes pasado. La dirección que tomen será importante para la contienda de 2020.

El impulso está ciertamente del lado de los demócratas, pero sería una tontería considerar el resultado de Nevada ya decidido. La complacencia fue un aliado de Trump en 2016; los demócratas tendrán que asegurarse de reforzar su ventaja y no dar nada por sentado el año próximo.

 

 

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like