La guerra de Warren contra la nueva ‘Era Dorada’

Es obvio que la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren no va a atraer a todos.

Warren, quien visitó Nevada la semana pasada en su giro de campaña más reciente, se encuentra entre los precandidatos demócratas más liberales que buscan la presidencia en 2020. No solo apoya una regulación mucho más vigorosa de los grandes bancos, sino que también quiere romper grandes corporaciones e imponer un impuesto a la riqueza del 2 por ciento sobre los activos de más de 50 millones de dólares.

Warren promete guarderías infantiles universales, preescolar universal, cuidado de salud universal y colegios universitarios comunitarios, escuelas técnicas y comerciales gratuitos, así como también colegiaturas de colegios públicos.

Pero no importa lo que piensen de sus puntos de vista políticos, los republicanos y los demócratas deberían poder ponerse de acuerdo sobre la filosofía que sostiene la guerra de Warren en la nueva Era Dorada: el poder desnudo de los intereses especiales sobre el gobierno.

Un artículo reciente de The New York Times notó la extraña similitud entre el llamado de Donald Trump a “drenar el pantano” y el desdén de Warren por la sumisión del gobierno a la clase de cabildeo que regularmente vende influencia para beneficiar a las empresas estadounidenses sobre las pequeñas empresas y la gente común.

No es para decir que comparten la misma idea: Trump parece creer (como un conjunto de presidentes republicanos que se extiende a Ronald Reagan, de quien Trump tomó el eslogan Make America Great Again) que el gobierno mismo es el problema. Warren, por el contrario, cree que el gobierno puede hacer el bien a la gente, si es que está aislado de la influencia corrupta.

Pero ambos protestan contra el estado actual del gobierno, y con buena razón.

Es difícil discutir el llamado de Warren para, por ejemplo, poner fin a las cárceles privadas cuando abundan los abusos en tales instalaciones, incluidos algunos de los centros de detención donde se encuentran los inmigrantes cerca de la frontera sur.

“No creo que nadie deba obtener un beneficio de encerrar a personas”, me dijo Warren en una entrevista. “Sabe, si realmente creemos que la gente necesita estar encerrada, entonces esa es una función del gobierno y debería ser administrada por el gobierno”.

Lo mismo ocurre con su idea de prohibir que antiguos miembros del Gabinete, senadores y miembros del Congreso regresen para presionar a sus ex colegas para que paguen.

“Creo que cuando trabajas para el gobierno en una posición como esa, estás trabajando para los contribuyentes”, dijo. “Y nadie en este país debería preguntarse si está buscando o no … el próximo empleo que le pagará millones de dólares. ¿Para qué? Para su tarjetero, para acceder a quien conoce”.

Esto es especialmente cierto porque los ciudadanos regulares y las pequeñas empresas rara vez tienen los recursos para contratar a cabilderos para argumentar su caso detrás de las puertas cerradas de Washington.

Lo mismo ocurre con su evaluación del estado de la economía en general y cómo funciona bien el gobierno para que las grandes compañías farmacéuticas obtengan ganancias récord, incluso cuando los pacientes pasan apuros para pagar sus recetas. O cómo tanta riqueza se concentra en unas pocas manos en la parte superior. ¿O deberíamos creer que existe una disparidad porque esas élites son mucho más inteligentes, más trabajadoras y más virtuosas que el resto de la población?

Dijo Warren: “Entiendo, no es solo algo que sucedió en el último par de años. Ha estado sucediendo durante décadas, en las que los ricos y poderosos simplemente siguen reclamando, solo que día tras día obtienen un poco más de poder y lo hacen un poco mejor, mientras que todos los demás se quedan atrás”.

Pocas personas se sorprenderían al escuchar a Warren hablar de Roosevelt como su presidente favorito. Pero muchos se sorprenderían al saber que se refiere al republicano Teddy y no al demócrata Franklin Delano. ¿Por qué? Porque Teddy Roosevelt se enfrentó a los monopolios corporativos de su época, al igual que Warren quiere enfrentar a las grandes compañías de tecnología en la suya.

El escepticismo de la gran industria no se limita a una sola persona o partido. El republicano Dwight Eisenhower, un soldado de toda la vida, advirtió sobre el creciente poder del complejo militar-industrial. Vio lo que Warren ahora ve: poderosos intereses especiales que obligan al gobierno y los reguladores a hacer su voluntad, a menudo a expensas del bien público.

Sí, la regulación puede ir demasiado lejos y sofocar a la industria innecesariamente. Cualquier congresista republicano de primer año que valga la pena, puede darle un ejemplo de eso. Pero esas regulaciones generalmente se derivan de los excesos, la negligencia o los errores intencionales de los actores privados en lugar del celo anti-empresarial.

Así que, si bien las soluciones de Warren pueden no ser atractivas para todos, la filosofía que impulsa sus ideas atraviesa las líneas de partidos. En un mundo político polarizado, hay algo francamente refrescante en ello.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like