Tiene el derecho de escoger su abogado

Si usted sufre un accidente, entonces usted debe escoger su abogado. Esta decisión debe ser basada en su experiencia previa con tal abogado, en recomendaciones de familiares o conocidos que han usado los servicios de ese profesionista, o en referencias de personas de confianza.

Hoy en día hay una industria ilegal enfocada en los accidentes de auto. Son personas que reciben dinero por llevarle o recomendarle a un abogado o doctores que usted no conoce.

Las personas de dicha industria pueden incluir: chofer de la grúa, paramédicos, policías, su agente de seguro de auto, o incluso personas que se acercan a usted inmediatamente después del accidente para recomendarle a un abogado o doctor.

Con pocas excepciones, es contra la ley “solicitar clientes” u ofrecer servicios legales a personas que necesitan ayuda de este tipo. Especialmente si la persona que lo hace ni siquiera es abogado o no trabaja directamente para un abogado. La motivación de estas personas, a menudo, es recibir un pago ilegal de parte de tales profesionistas.

Muchos clientes me han dicho que han sido presionados a ir con abogados que no conocen o doctores que no escogen. Muchas veces con malos resultados en sus casos. Solo cuando es demasiado tarde, se dan cuenta que cometieron un grave error al acudir con estas personas que no conocen.

Recientemente un cliente me relato cómo, al sufrir un accidente, el conductor de la grúa le insistió que fuera con un abogado que él recomendaba. Al negarse mi cliente, el conductor de la grúa insistió varias veces. Mi cliente rehusó a acudir con un abogado que no conocía.

Al siguiente día, recibió una llamada de parte de una oficina de abogados, nuevamente tratando de convencerlo de contratar a un abogado extraño. Mi cliente preguntó a tal persona que cómo sabía que estuvo involucrado en un accidente y cómo obtuvo su número telefónico.

La persona solo respondió que “un amigo le había dado su número”.

Muchas veces tales personas lo llaman a su casa o hasta llegan a tocar su puerta sin que usted los solicite. Personas que no son abogados le ofrecen servicios legales. A menudo, al contratar a tales personas usted nunca conoce ni habla directamente con un abogado.

Tenga mucho cuidado. Si usted necesita los servicios de un abogado no se deje llevar por alguien que usted no conoce. Es importante informarse. Pida referencias solo a personas de confianza.

Si alguien que usted no conoce le recomienda y hasta insiste en que usted vaya a un abogado o doctor, pregúntese: “Por qué tiene esta persona tanto interés en que vaya a tal abogado?” Lo más probable es que la persona reciba un pago por llevarlo con tal profesionista.

Si se siente presionado por cualquier persona, especialmente un desconocido, para acudir con un abogado o doctor que usted no conoce o escoge, usted puede reportar tal actividad sospechosa a la Barra de Abogados o al Procurador General.

Recuerde, usted tiene el derecho de escoger a su abogado y a su doctor.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like