81°F
weather icon Clear

Trump mina el orgullo de todos los que trabajan para él

El mayor perdedor de la Convención Nacional Republicana es el Secretario de Estado, Mike Pompeo, cuyo discurso grabado en video de la conferencia republicana desde Jerusalén (con la Ciudad Vieja de fondo) provocó indignación porque el mayor estadista de la nación, había violado la Ley Hatch, que prohíbe a los trabajadores del gobierno hacer trabajo político en el trabajo y en propiedad del gobierno.

El video disminuyó la estatura de Pompeo y calificó a un hombre de logros destacados como un “factótum” de Trump.

Luego estuvo el uso franco de Trump, al utilizar la Casa Blanca como un escenario para su campaña, cuando pronunció su discurso de aceptación en un South Lawn convertido en piso de convenciones. La administración sostuvo que la campaña Trump-Pence estaba manejando la logística. El personal de la Casa Blanca no estaría haciendo el trabajo de la campaña. Eso fue una farsa.

El jefe de personal Mark Meadows le dijo a Politico: “A nadie fuera de Beltway realmente le importa”. Probablemente tenga razón. A la base de Trump no le importa y ve la controversia como un juguete masticable de la clase parlanchina.

Los demócratas y los que nunca han apoyado ni simpatizado con Trump, están apopléticos (indignados), hoy a menudo se encogen de hombros cuando los demócratas usaban sus posiciones para promover sus ambiciones. Lo entiendo. Todos lo hacen. No hay vírgenes dentro del Beltway.

Eso no hace que lo que está sucediendo sea correcto. El talón de Aquiles de Trump es que actúa como si fuera el dueño de la Casa Blanca y trata a los profesionales que valoran su buen nombre como ayuda de cámara.

El martes, Trump presidió una ceremonia de naturalización y firmó un indulto presidencial únicamente porque quería reproducir los eventos para el RNC. Las causas fueron más valiosas que su servicio como segmentos en la programación de RNC.

Volvamos a Pompeo.

Trump raspa la corteza del orgullo de las personas que lo sirven. Con frecuencia y públicamente reprendió a su primer fiscal general, Jeff Sessions, porque el exsenador de Alabama no actuó como un “compañero”, como si el principal representante de la ley de la nación tuviera dos trabajos: proteger a Trump y hacer cumplir la ley, en ese orden. Los comentarios públicos de Trump ahora persiguen al reemplazo de Session, Bill Barr, quien afortunadamente es la rara figura de Washington a quien no le importa lo que la gente piense de él.

El 22 de agosto en Twitter, Trump acusó a un “estado profundo” dentro de la FDA de retrasar la aprobación de vacunas y terapias. “Obviamente, esperan retrasar la respuesta hasta después del 3 de noviembre. ¡Debe concentrarse en la velocidad y salvar vidas! @SteveFDA “. Al día siguiente, el comisionado de la FDA, Steve Hahn, estuvo junto a Trump en una sesión informativa donde anunciaron que Hahn había autorizado el uso de emergencia de plasma convaleciente.

El anuncio abrió un camino estrecho que deja las decisiones a los médicos y espera más datos antes de la aprobación final, si llega. Pero Hahn también tuvo que retractarse de algunos de sus comentarios. El lunes, tuiteó que había sido criticado con razón: “Lo que debería haber dicho mejor es que los datos muestran una reducción del riesgo relativo, no una reducción absoluta del riesgo”.

Aquí hay dos problemas. Uno, la politización de Trump de la política de coronavirus le da a la gente razones para no confiar en los tratamientos y una vacuna, siempre y cuando se apruebe una. Eso significa menos personas vacunadas y más personas infectadas y contagiosas.

Dos, los profesionales médicos del Grupo de Trabajo sobre Coronavirus del presidente valoran su reputación. Hay muchos críticos dispuestos a degradar a cualquiera que trabaje con Trump, como si fueran mejores personas si se fueran y dejaran que los aficionados resuelvan los problemas médicos.

Y Trump no se lo pone fácil. Habla de que la policía se siente expuesta mientras los funcionarios no les dan la espalda. Probablemente eso es lo que se siente trabajar para Trump.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
La perspectiva desde lo más profundo del frenético ruido

Durante una entrevista –exclusiva- antes de aparecer en el escenario, el presidente Donald Trump tuvo claro quién era el culpable de la decisión de su campaña de organizar un mitin bajo techo en Henderson: el gobernador de Nevada, Steve Sisolak.

¿Educación emocional? Ahora más que nunca

El confinamiento ha producido en los alumnos consecuencias psicológicas, que van desde “la aparición de una mayor agresividad e irascibilidad, un incremento de rabietas, hasta un retroceso en el control de esfínteres en los más pequeños”, según han señalado algunos psicólogos clínicos y educativos, cuyos estudios aparecen citados en Educaweb.com.

Sí, la hipocresía enferma

Cada día entiendo menos al mundo. La hipocresía es nuestra forma más “normal” de comunicarnos. Hemos llegado al espacio, hemos descubierto muchas cosas, la tecnología nos domina, a pesar de sus fallas. Como el internet, del que dependemos y aún sigue fallando, no importa cuán cara sea la cuenta. Pero es sorprendente lo poco que hemos crecido como seres humanos.

Dejen al presidente (s) en paz

La decisión del fiscal general Bill Barr, de defender una demanda civil por difamación, presentada contra el presidente Donald Trump generó muchas críticas.

Detenme antes de tuitear

Cuando los adultos jóvenes que comienzan una carrera en el periodismo o en el servicio público me preguntan si deberían crear una cuenta de Twitter y unirse a la refriega, todos obtienen la misma respuesta.

Mirarse al espejo y revisar las prácticas racistas

En Estados Unidos hay más o menos 3,5 millones de profesionales ejerciendo el magisterio. El 79% de ellos son blancos y el 76 % del total son mujeres. Y así ha sido durante las últimas dos décadas, aun después de los esfuerzos realizados por promover la importancia de la diversidad racial en el seno de las instituciones dedicadas a la educación.

¿Está la ética por encima del ser humano?

Me enseñaron en la universidad que “por ética” no debemos criticar a otro profesional o colega. ¡Tamaño problema! Una cosa es recurrir al chisme y a la bajeza para dañar reputaciones, y otra muy diferente es dejar que roben y engañen a un ser humano.

Se extiende la moratoria de desalojos

Desde el 29 de marzo hay una moratoria en desalojos o “evictions”, como son conocidas en inglés. Esta moratoria iba a terminar el primero de septiembre, pero el gobernador lo extendió para otros 45 días.

El monorriel de Las Vegas termina como comenzó

El monorriel de Las Vegas siempre ha tenido la pretensión de ser más de lo que realmente es, un servicio de transporte que trae turistas de un puñado de casinos en el lado este del Strip.