77°F
weather icon Clear

Trump y América Latina, según John Bolton

Siempre he sido escéptico de que el presidente Donald Trump sea un aliado confiable de quienes luchan por el restablecimiento de la democracia en Venezuela y Cuba. Pero tras entrevistar al ex asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, estoy aún más convencido que antes de que Trump está engañando a muchos con sus discursos de línea dura contra las dictaduras de esos dos países.

En una entrevista a principios de esta semana con Bolton, cuyo libro “La habitación donde sucedió” está generando titulares de todo el mundo, le pregunté al ex asesor de Trump si el presidente está realmente comprometido a restaurar las libertades democráticas en Venezuela, Cuba o Nicaragua.

Bolton, un republicano conservador que estuvo al lado de Trump en la Casa Blanca hasta finales del año pasado, me respondió que Trump solo está interesado en ganar votos cubanoamericanos y venezolano-americanos. Si Trump es reelegido y ya no necesita esos votos, puede que Trump cambie su discurso sobre Venezuela y Cuba de la noche a la mañana.

En la entrevista, Bolton me dijo que uno de los mayores problemas con la política de Trump sobre Venezuela ha sido su incapacidad para presionar a Rusia y China para que dejen de apoyar a la dictadura de Nicolás Maduro.

“No creo que entienda la amenaza a los intereses estadounidenses en América Latina por parte de actores externos como Rusia y China”, me dijo Bolton. “Se le ha explicado eso en particular en el contexto de Venezuela, y ha dicho que necesitamos sacar a los rusos y a los chinos, por ejemplo. Pero luego, no hace nada”.

Cuando le pregunté por qué, Bolton dijo: “Como en muchas otras áreas, porque no se guía por una filosofía o una estrategia. Son comentarios anecdóticos y episódicos que hace, a los que no da seguimiento de una manera persistente y consistente. Y lo que eso hace es dejarnos con políticas debilitadas e inadecuadas”.

Cuando le pregunté por qué Trump no ha creado una coalición internacional fuerte para lograr elecciones libres en Venezuela, Bolton dijo: “Él mira la vida desde una perspectiva transaccional, como si se tratara de bienes raíces en Manhattan: ve cada transacción de forma aislada. Esa no es la forma de hacer política exterior”.

Añadió: “Una nación como Estados Unidos con intereses en todo el mundo tiene que tener principios claros. Tiene que comunicar eso, y tiene que construir redes de amigos y alianzas en todo el mundo… Eso es simplemente ajeno a la naturaleza de Donald Trump”.

No tengo muchas esperanzas de que muchos de los votantes cubanoamericanos y venezolano-americanos de Trump en Florida cambien de opinión después de leer el libro de Bolton o leer esta columna.

Están ansiosos por ver a sus países liberados de sus respectivas dictaduras, con justa razón. Y no perdonan a los demócratas por el viaje del ex presidente Barack Obama para encontrarse con Raúl Castro, que —como el viaje de Trump para verse con el dictador norcoreano Kim Jong Un— terminó siendo una victoria propagandística para Cuba.

Aun así, puede que algunos votantes republicanos moderados o indecisos se pregunten: “¿Es casual que tantos ex altos colaboradores de Trump lo describan como un presidente errático, narcisista e sorprendentemente ignorante? ¿Es una coincidencia que Bolton llame a Trump “un peligro para la república”, y el ex Secretario de Defensa de Trump, Gen. James Mattis, haya dicho que falta un “liderazgo maduro” en la Casa Blanca?

Puede que algunos votantes también concluyan que mientras Rusia y China continúen apoyando a la dictadura venezolana, y mientras Estados Unidos no forje una alianza fuerte con otras democracias mundiales para lograr elecciones libres en Venezuela, será difícil restaurar la democracia en ese país.

Pero Trump, por alguna misteriosa razón, no está dispuesto a presionar a Rusia, y parece incapaz de construir una coalición internacional para forzar elecciones libres en Venezuela. Lo que dice Trump sobre Venezuela y Cuba es más que nada teatro político para el consumo interno. Si hablara en serio, iría tras los principales sostenes de Maduro: ¡Rusia y China!

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Ofrecer campamentos diurnos para estudiantes es seguro

Si quiere pruebas de que es seguro que los niños regresen a la escuela, considere los campamentos de día que el Condado Clark ahora ofrece a los padres.

Reapertura de escuelas: cómo, cuándo y dónde

En los distritos escolares del país, los líderes han estado en reuniones por casi un mes tratando de resolver la problemática de reabrir los planteles educativos en el año escolar que se aproxima. En consecuencia, muchos hemos estado esperando con ansias locas a que se anuncien los planes que regirán el proceso. Contando con que –idealmente- la solución debería ofrecer una oportunidad justa, que permita a todos los estudiantes tener acceso al soporte que necesitan.

¿Pandemia de divorcios?

La pandemia ha provocado que los divorcios se disparen, según dicen algunos estudios. Creo importante recordar qué es un divorcio, qué puede ocasionarlo y qué puede evitarlo.

Desigual respuesta federal de Trump

¿Qué sucede cuando la izquierda obtiene el poder político? En ciudades como Portland, Oregon, a pesar del coronavirus, los anarquistas organizan protestas masivas que se tornan violentas.

¿En qué fase estamos?

Según el gobernador en ninguna.

Ayudas federales y estatales para escuelas públicas y privadas

Para millones de estudiantes K-12 en Estados Unidos, la pandemia del Covid-19 ha producido una interrupción sin precedentes, en el tiempo dedicado a la instrucción en los salones de clases, en los programas educativos y en los servicios académicos.

La lección del COVID-19

Este virus invisible nos ha mostrado nuestras grandes deficiencias y nos ha estrujado en la cara nuestra soberbia. También ha demostrado a los médicos que no son Dios, y que muchos siguen como borregos los protocolos que escriben otros. La mayoría no son expertos en virus, ni en los pulmones.

¿Es un ‘progresaurio’ el presidente de México?

Al igual que el presidente Donald Trump, el presidente populista de México, Andrés Manuel López Obrador, suele decir cosas disparatadas, a menudo para desviar la atención pública de problemas más grandes. Pero los comentarios recientes del presidente mexicano sobre los estudios en el extranjero merecen atención, porque son aún más descabellados que de costumbre.

¿Por qué ahora hay que defender a las escuelas charters?

“Lo que está mal cuando hablamos de educación pública, es que la prioridad ha sido mantener la gente empleada a cualquier precio, en lugar de que sea la calidad del trabajo lo que le asegure al maestro su permanencia en la plaza”, dijo el doctor Steve Perry al responder sobre los ataques que los progresistas han lanzado contra las escuelas charter.