71°F
weather icon Clear

Aaron Ford firma a un antiguo empleador para contrato millonario

Olvídate del mercado de valores récord. Los políticos son la mejor inversión que el dinero puede comprar. Considere lo que el fiscal general Aaron Ford ha hecho por su ex empleador, la firma de abogados Eglet Prince.

La historia comienza en 2015. Ford, quien labora en el Senado Estatal, le debía al Servicio de Ingresos Internos (IRS, por su sigla en inglés) más de 185 mil dólares en impuestos, intereses y multas de impagos, de acuerdo con los embargos en 2013 y 2014. Ford, quien es abogado, culpó de su deuda al hacerse socio con Snell y Wilmer.

Los abogados litigantes también tuvieron un año difícil. Las mayorías republicanas recién elegidas reformaron la ley de defectos de construcción de Nevada. Luego, el senador estatal Greg Brower, logró un tope exitoso de 10 millones de dólares, la tarifa máxima que una firma legal privada podría ganar al representar al gobierno estatal.

“Cada dólar que pagan los abogados, es uno que el Estado pierde”, afirmó Brower.

Su lógica era difícil de discutir. Su proyecto de ley fue aprobado por unanimidad, incluso con el apoyo de Ford. Pero el límite de Brower en daños y perjuicios no duraría mucho.

En 2015, Eglet Prince contrató a Ford como socio. A principios de 2016, Ford encontró el dinero para liquidar su deuda de seis cifras con el IRS. Esa es una evidencia circunstancial de que Eglet Prince compensó generosamente a Ford. ¿Pero, por qué?

Una posible respuesta surgió en 2017, cuando Ford era el líder de la mayoría en el Senado. Durante el último día de la sesión, Ford ayudó a aprobar una enmienda que mató el límite de 10 millones de dólares en honorarios de abogados externos. El nuevo límite alcanzó el 25 por ciento de los daños. La enmienda se colocó en un proyecto de ley de licencias ocupacionales solicitado y, finalmente, firmado por el entonces gobernador Brian Sandoval.

Poco después de la sesión, Robert Eglet, homónimo de la firma en la que Ford todavía trabajaba, se reunió con el despacho del entonces fiscal general Adam Laxalt. Eglet quería que Laxalt contratara a su firma en nombre del estado para demandar a los fabricantes de opioides. Laxalt se negó, prefiriendo buscar un acuerdo de varios estados. Eglet esperó su momento.

En 2018, Ford fue elegido fiscal general y Steve Sisolak se convirtió en gobernador. En pocas semanas, Sisolak, en consulta con Ford, había decidido que Nevada necesitaba abogados externos para demandar a los fabricantes de opioides. Ford se recusó del proceso de selección, dado el evidente conflicto de intereses.

Para sorpresa de nadie, Eglet Prince recibió el contrato. Siete personas evaluaron nueve ofertas en competencia. Los tres que trabajan en la oficina del fiscal general dieron a Eglet Prince la puntuación más alta entre las tres elecciones finales. Tres de las cuatro personas que no trabajan para Ford dieron su puntaje más alto a Wolf, Rifkin, Shapiro, Schulman & Rabkin, LLP. Eglet Prince obtuvo una puntuación peor que esa firma, pero llegó a la cima luego de recibir una bonificación del 5 por ciento por estar en Nevada.

A principios de esta semana, Ford dio a conocer el contrato que su oficina le otorgó a Eglet Prince. Si se descubre un caso, la empresa recibirá entre el 19 y el 21.5 por ciento de los daños, hasta 350 millones de dólares. Si un futuro fiscal general desea cancelar el contrato, tendrá que pagar al menos $700 por hora por todo el trabajo que haya realizado la empresa.

Digamos que Eglet Prince le pagó a Ford hasta un millón de dólares desde 2015 hasta 2018. Gracias a Ford, el bufete de abogados aumentó sus ganancias potenciales en la demanda de opioides de 10 a 350 millones de dólares. Ahora que es el retorno de la inversión.

Para el público, parece un abuso de información privilegiada.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.