73°F
weather icon Clear

Los izquierdistas ahora acusan a Pelosi y Biden de ser racistas

Algunos demócratas en el Congreso ahora están insinuando que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el ex vicepresidente Joe Biden son racistas de closet. Eso es a la vez hilarante y desalentador.

Pelosi, demócrata por California, se ha enfrentado en repetidas ocasiones con la novata Alexandria Ocasio-Cortez, demócrata por Nueva York. AOC ha hecho olas al presionar a favor de propuestas extremas, como su Green New Deal (Nuevo Trato Verde), y amenazar a los demócratas moderados con desafíos en las primarias. Se ha sentido frustrada por Pelosi, quien ha minimizado públicamente la influencia y poder de AOC.

El grupo de AOC “no tuvo seguidores. Son cuatro personas y esa es la cantidad de votos que obtuvieron”, dijo recientemente Pelosi a la columnista de The New York Times Maureen Dowd.

Las cuatro personas a las que hace referencia Pelosi son AOC, la representante Ilhan Omar, demócrata por Minnesota; Rashida Tlaib, demócrata por Michigan; y la representante Ayanna Pressley, demócrata por Massachusetts. Todas son mujeres pertenecientes a minorías, lo que le dio a AOC un arma poderosa que utilizar el miércoles cuando se soltó contra Pelosi.

“Cuando empezaron estos comentarios, pensé que ella estaba manteniendo al bando progresista a distancia para proteger a los miembros más moderados, lo cual entendí”, dijo Ocasio-Cortez, según informó The Washington Post. “Pero el señalamiento persistente … llegó a un punto en el que resultó simplemente una falta de respeto … el señalamiento explícito de las mujeres de color recién elegidas”.

Vive por la carta racial, muere por la carta racial.

Pero Pelosi no es la única racista secreta que acecha dentro del Partido Demócrata.

En el primer debate presidencial demócrata, la senadora Kamala Harris, demócrata por California, disparó contra Biden por sus supuestos pecados raciales.

“No creo que seas un racista”, le dijo Harris a Biden antes de acusarlo de antiguo racismo. “Fue doloroso escucharle hablar sobre la reputación de dos senadores de los Estados Unidos que construyeron su reputación y su carrera con base en la segregación racial en este país. Y no solo fue eso, sino que usted también trabajó con ellos para oponerse a la integración en el transporte escolar. Y sabe, había una niña en California que era parte de la segunda clase en la integración de sus escuelas públicas, y usaba el transporte escolar todos los días. Y esa niña era yo”.

Conclusión: Biden, trabajando con sus amigos segregacionistas, trató de impedir el avance de los afroamericanos, como Harris. Para empeorar las cosas para la candidatura de Biden, la ex primera dama Michelle Obama se negó a defenderlo cuando se le preguntó sobre el enfrentamiento.

Todo esto es tan cínico y deshonesto. Lo de Pelosi no está motivado por el racismo, sino por desacuerdos sobre cuán pública y rápidamente el Partido Demócrata debería revelar su naturaleza radical. El cielo nos salve de que Pelosi sea ahora la voz de la razón entre los demócratas. Y Harris en realidad tiene la misma posición sobre el transporte escolar que Biden.

Pero es difícil ser comprensivo cuando los demócratas han pasado décadas insinuando que los republicanos son racistas por apoyar la identificación de los votantes y oponerse a la acción afirmativa.

Sería mucho mejor para el país si los demócratas no usaran la etiqueta de racismo como una manera fácil de desprestigiar a los opositores políticos mientras evitan las discusiones fundamentales. Pero hasta que eso suceda, disfrute viendo cómo la política de la identidad vuelve y afecta a Pelosi y a Biden.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.