El sueño de Cerati

Sus fanáticos venezolanos no lo sabían, pero serían los últimos en ver en vivo un concierto de Gustavo Cerato. Fue un 15 de mayo de 2010, cuando el cantante sufrió un accidente cerebrovascular al terminar su espectáculo. Desde ese día permanece en estado de coma. Y desde ese día el rock extraña a una de sus grandes voces.

Compositor, músico y cantante, figura determinante del rock iberoamericano desde la década de los años ochenta y un elemento clave para entender la evolución sonora del Continente en la última mitad del siglo XX, Gustavo Adrián Cerati Clark el domingo 11 cumplió 54 años de edad, sin embargo, los últimos tres los ha vivido en estado de coma.

Al momento del accidente cerebral que hoy lo tiene postrado, Cerati se encontraba promoviendo el disco Fuerza natural, su quinta placa como solista y en la que, a juicio de los críticos, había logrado encontrar un discurso propio, alejado de la incandescente carrera que había labrado previamente como líder de Soda Stereo. En el futuro se avecinaba una gira, nuevas composiciones, colaboraciones al lado de otros artistas. Pero desde hace tres años, todo es silencio.

La postración de Cerati no se tradujo en el olvido. Su figura permanece presente, e incluso reverenciada entre sus seguidores, amigos y familiares.

Sin posibilidad de moverse o responder a estímulos externos, la condición de Gustavo Cerati ha ofrecido pocos cambios durante más de 36 meses. Todos los días lo levantan a las 09:00 horas, lo bañan, lo visten y lo sientan en un sillón especial, que estimula sus músculos y evita que se atrofien. Con él se encuentran, además de su madre, sus hermanas Estela y Laura, su tía Dora y sus hijos Lisa y Benito.

Éste último decidió seguir los pasos de su padre en la música, y el fin de semana compartió un texto alusivo al cumpleaños de Cerati. “Hoy cumple años mi padre, Gustavo. Creo que el feliz cumpleaños verdadero se lo daré hoy, más adelantado el día, pero sí quiero compartir con ustedes estas palabras porque bien sabemos que tenemos la suerte de tenerlo con nosotros y que haya alumbrado tantas décadas con su activa presencia”.

El joven agregó que “primero, ha sido uno de los exponentes más buenos en la música. Segundo, ha sido una de las personas más presentes en mi vida, siempre estuvo, y como padre fue, es y será un ejemplo. En ese aspecto es donde más lo valoro. Tercero, me ha influenciado mucho en mi propio camino, inevitablemente ha sido la persona de la que más aprendí. Casi todo lo que hago musical y moralmente lo tomé de él (ciertamente no todo, tengo mis discrepancias también y es bueno decirlo). Todo lo que lo admiro no tiene nombre”.

Así, rodeado de muestras de admiración, anhelo por su despertar y la esperanza de un futuro mejor, el legendario titán del rock argentino cumplió 54 años. Con la esperanza de que después de esta tormenta que azota su vida, salga el Sol.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like