El VIH sigue su avance

La infección del VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) que luego se desarrolla en el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, Sida (VIH/AIDS, por sus siglas en inglés), continúa su avance en nuestra comunidad.

Por ello hay organizaciones como Aid for AIDS of Nevada (AFAN), que lleva 29 años asistiendo a personas con esta enfermedad.

Los servicios que ofrece la agencia incluyen asesoría bilingüe (inglés-español) sobre cómo empezar a tratar la enfermedad, los pasos que debe seguir, tratamiento, hospitales, dónde conseguir las medicinas, asistencia financiera, vivienda, transporte, etc., dijo Abigail Esquivel, trabajadora social de AFAN, en entrevista con El Tiempo.

El costo varía de acuerdo con el avance de la enfermedad y su tratamiento. Si la persona califica para el programa que provee el gobierno, no tiene costo alguno, explicó. Para calificar debe ser una persona soltera que gane hasta $45.960 al año.

En lo que se refiere a infectados de la comunidad hispana generalmente llegan a buscar ayuda cuando la enfermedad ha avanzado demasiado. “Algunos porque temen al tratamiento, les da miedo que sus familiares y amistades conozcan de su situación, el estigma está muy presente y para muchos ya es tarde porque incluso ya han perdido la visión o el sentido del oído”, explicó Esquivel.

Los primeros síntomas se reflejan en el cansancio, gripa constante, infecciones, el sistema inmunológico de la persona se va afectando progresivamente.

“Hay personas enfermas a quienes debemos atender en su propia casa o en el hospital porque no pueden salir y requieren los servicios de AFAN,” dijo.

Durante el 2012, se presentaron 102 casos nuevos de hispanos infectados en el condado Clark, reveló Esquivel. A nivel nacional el 30 por ciento de los infectados con VIH/Sida son hispanos.

AFAN tiene cerca de 4000 personas registradas en el condado Clark. En el 2012, 24 por ciento de estos pacientes eran hispanos. De febrero de 2012 a enero de 2013, cerca de 6 mil personas buscaron los servicios de AFAN, informó la agencia.

Black & White

Cada año AFAN realiza una cena de gala para recaudar fondos que le permitan continuar con sus programas de asistencia a los infectados. El evento se denomina Black & White y este año asistieron más de 3.500 personas el sábado 24 de agosto en The Joint del hotel y casino Hard Rock. El evento empezó hace 27 años y año tras año ha ido creciendo.

El recaudo de este año llegó a $130.000 incluyendo otras actividades del sábado 24 y domingo 25 de agosto, dijeron sus organizadores.

Enfermedad que no respeta edad ni raza

Durante la experiencia de Abigail Esquivel como trabajadora social de AFAN en los últimos tres años, ha atendido casos de hombres y mujeres de todas las edades incluyendo bebés, jovencitos y personas de la tercera edad.

El estigma de la enfermedad llega a tal punto que a muchos les avergüenza llegar a las oficinas de AFAN e incluso piden que se les atienda sin que otras personas los puedan ver, sostuvo Esquivel.

La cifra de mujeres hispanas infectadas con VIH va creciendo. La cifra más alta corresponde a la comunidad homosexual.

“La recomendación es que siempre se hagan un chequeo anual y hacerse el examen para detectar el VIH significa mayor tranquilidad,” dijo.

Muchos de los infectados tardan demasiado en buscar asistencia médica, se niegan a hacerlo por temor a la respuesta.

Si usted necesita los servicios de AFAN puede acudir a 1120 Almond Tree Lane en Las Vegas o llamar al 702-383-8078 donde también será atendido en español.

Testimonios

El Tiempo dialogó con dos personas infectadas con el VIH. Sus nombres se mantienen en reserva. Ellos reciben los servicios de AFAN.

Uno, original de Baja California Sur, con 20 años residiendo en Estados Unidos; otro de Guatemala, con 22 años de residencia.

“Me enteré que tenía esta enfermedad en el 2010, en un centro de salud de La Paz, Baja California. Tuve miedo, me pregunté por qué me pasó esto a mí, quién me contagió, cómo me voy a cuidar, a quien le voy a contar esto… pero además no quería creerlo, no quise educarme y eso me impactó mucho,” dijo uno de los pacientes.

Aceptó que sus acciones no eran responsables, era alcohólico y usaba drogas, hizo actos irresponsables. “Vivía en las calles en San Diego y creo que allí fue donde me infecté,” sostuvo.

Dijo que gran parte del problema es la ignorancia, el prejuicio social. “Vivía en medio del miedo, era rechazado por mi preferencia homosexual, por eso llegué al alcohol y a las drogas.”

La reacción de la familia fue de total rechazo, dijo. “Me faltó mucho amor, mi mamá me escondía, había mucha ignorancia,” insistió.

En The Center, donde acude la comunidad gay, se enteró de los servicios de AFAN y decidió hablar del problema y aceptar la ayuda.

“Me ayudaron con vivienda, con comida, me guiaron emocional y físicamente para reconstruir mi vida viviendo con VIH,” afirmó.

En el otro caso, nuestro entrevistado recuerda que la infección llegó por intermedio de su amigo. No usé protección y agarré la enfermedad, dijo. “Yo me guardaba todo, me sentía muy enferma pero no decía nada a pesar que sospechaba que tenía VIH, no quería hacerme el examen hasta que un día, sin decírmelo, una doctora en Santa Bárbara, California, me hizo la prueba del VIH y me confirmó la enfermedad. Gracias a ella estoy viva ahora,” sostuvo.

“Allí me ayudó una trabajadora social, me trataba bien, sentí su respaldo. Me dijeron que sólo tenía 40 por ciento de mis defensas y empecé un tratamiento muy fuerte,” recordó.

Ahora recomienda hacerse el examen, “para cuidarse uno mismo y cuidar a otras personas, es cuestión de conciencia”, dijo.

Su familia no sabe y no quiere darles la noticia para evitarle daño a su mamá, una persona de edad.

Afirmó que dentro de la comunidad hispana este tema sigue siendo un tabú. “Pero también he visto esto en otras comunidades,” comentó.

En Las Vegas se prostituyó, fue a la cárcel pero nunca le hicieron la prueba del VIH. Contó que una vez un policía la detuvo y la entregó a inmigración donde estuvo de cárcel en cárcel, pero nunca reveló que tenía VIH.

Después de ello conoció los servicios de AFAN. Ahora agradece la ayuda recibida. “Me tratan muy bien, me siento bien y los consejos que me dan me han servido mucho. Ahora los recomiendo,” afirmó.

También reconoce los buenos servicios de Alcohólicos Anónimos por su adicción al licor.

La FDA acepta prueba rápida para detección de VIH

De otra parte, se informó que el 8 de agosto la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) aprobó las primeras pruebas rápidas para la detección de infección por Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH).

“Las pruebas detectan la presencia simultánea de antígenos del tipo de HIV-1 así como de anticuerpos producidos por HIV-1 y HIV-2 en sangre, suero o plasma humanos”, señaló la dependencia en un comunicado.

Agregó que la prueba puede ser usada en cualquier lugar disponible por profesionales de la salud capacitados para identificar individuos infectados por VIH que pudieran no tener acceso a lugares tradicionales de atención médica para su diagnóstico.

“Esta prueba ayuda a diagnosticar la infección por VIH en una etapa temprana en cualquier lugar permitiendo a los individuos buscar asistenta médica más temprana”, indicó la doctora Karen Midthun directora del Centro para la Investigación y Evaluación de Biológicos de la FDA. Recordó que la infección por VIH puede desarrollar el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

 

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like